Ciclo de entrevistas: "Invisibles" | 20 NOV 21

Dra. Pamela Botti: “Acá soy la única médica, pero no podría sin mis enfermeras”

Junto con sus dos colaboradoras, atienden a 200 pacientes en el pueblo de Santa Eleodora, a 60 kilómetros de General Villegas.
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed 

INVISIBLES No siempre el valor y la fama coinciden; ni los médicos más dedicados son los más visibles. Tal vez su esforzada tarea cotidiana les quite el tiempo para congresos, quizás no encuentren en esos escenarios las repuestas a sus necesidades. Valoran el agradecimiento de quienes los necesitan más que algunos minutos en televisión. Forman parte de sus comunidades y están comprometidos con ellas. No tienen nada para vender; más bien comparten lo que tienen, lo que saben. Atienden en localidades remotas a familias humildes, no quieren dejar huérfana a ninguna enfermedad. Curan cuando se puede y cuidan siempre. Son aquellos que con los pies en el barro le dan sentido a una profesión milenaria. IntraMed quiere homenajearlos con este ciclo de entrevistas que se propone darles visibilidad a los “Invisibles”.


La Dra. Pamela Botti volvió al lugar que la vio nacer. Actualmente es la única médica del pueblo Santa Eleodora, perteneciente al partido de General Villegas, provincia de Buenos Aires. Allí, junto con dos enfermeras, atiende a cerca de 200 pacientes en el centro de salud local.

Pero además es madre de Felipe, quien transitó años atrás una leucemia y la comunidad acompañó; colabora en el Hogar de Ancianos de Piedritas, el pueblo vecino; realiza guardias en el Hospital Municipal de General Villegas y también realiza pericias médicas para la Policía.

“Desde siempre supe que quería ser médica”, dice Botti, que se especializa en medicina familiar y en pediatría.  Hacerlo en su lugar de origen le permite seguir su vocación, pero también estar cerca de la familia. “Yo conozco a todos acá en el pueblo, pero ‘ando’ mucho”, relata la médica, quien no duda en estar para quien la necesita, ya sea en Santa Eleodora, Piedritas y Genera Villegas. Con la humildad de quien dice poco y hace mucho, ante la pregunta de cómo se organiza con todas sus actividades, dice “nos vamos acomodando” y siempre pone en primer plano la ayuda de las enfermeras que las acompañan. Aquí, su historia.


Entrevista

Por ahí llego y me encuentro un chocolate, o mi vecina que está acá a dos casas me lleva una flor de su jardín

¿Cómo evolucionó su carrera y desde cuándo atiende en el Centro de Salud de Santa Eleodora?

Nací acá, así que me fui y volví, tras recibirme en la UBA. Atiendo en el centro hace más de siete años. Al momento de llegar, no había un médico fijo en el pueblo desde hacía una década, si bien colegas venían una vez a la semana. Yo era la nueva y muchos en el pueblo ya tenían su médico de cabecera con los que se atendían. Pero acá las calles son de tierra, el pueblo de al lado queda a 30 kilómetros y si necesitaban una receta, venían porque no iban a recorrer ese tramo. Así empecé de a poquito, me fueron conociendo y ahora atiendo a todos. Si un tema no es de mi competencia, lo derivo a un colega especialista. Pero estoy al tanto de toda la patología de la población.

 ¿Qué se siente ser la única médica y cómo fue la tarea adicional de la vacunación COVID?

Hoy soy la única médica, pero tengo dos enfermeras que son mi mano derecha, no podría sin ellas. Atendemos a cerca de 200 personas. El staff es todo femenino. Además hay otra chica que limpia el centro de salud, nos ayuda a hacer gasas, antes nos cebaba mate. Una de las enfermeras es la vacunadora del pueblo y acá aplicamos todas las vacunas del calendario menos la BCG, que solo se aplica en el Hospital Municipal de General Villegas. Obviamente nos acoplamos a la vacunación COVID, que se organizó en conjunto con epidemiología del Municipio. Ya se vino a vacunar dos veces a Santa Eleodora y gran parte de la población ya recibió su esquema, incluso niños.

¿Cuáles son las enfermedades más prevalentes en Santa Eleodora?

Acá se come muy bien, así que las enfermedades más frecuentes son las relacionadas con la hipertensión, diabetes, obesidad e hipercolesterolemia.

¿Cómo combina sus tareas en el Centro de Salud de Santa Eleodora, en el Hogar de Ancianos de Piedritas y como médica de la policía?

Los días acá nunca son iguales. Por ahí tenés mucho trabajo en unos y no hay trabajo en otros. Como vivo a una cuadra del centro de salud, si no estoy, me llaman. O si me necesitan en el pueblo de al lado, nos organizamos y voy.  Al hogar de ancianos, que queda en Piedritas, voy una vez por semana. Además, como constantemente viajo a Villegas por diferentes cuestiones, que está a 60 kilómetros, si me necesitan paro, porque está de camino. A los adultos mayores les hago controles de rutina, pero las urgencias suele verlas el médico estable en Piedritas.  Lo de policía es algo muy nuevo que salió en agosto: cuando hacemos una pericia médica somos dos, lo cual es más fácil y si yo no estoy, va mi colega. Pero los martes siempre voy a Villegas porque mi hijo tiene psicóloga. Entonces si hay una pericia en el hospital, aprovecho y la hago ese día, aunque las autopsias son cuando te tocan y te acomodás.  

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021