Revisión clínica | 15 FEB 22

Válvula aórtica bicúspide en lactantes, niños, y adolescentes

Revisión de anatomía, genética, presentación, diagnóstico y tratamiento de la válvula aórtica bicúspide en lactantes, niños y adolescentes
Autor/a: Talha Niaz, Jonathan N. Johnson, Frank Cetta, Timothy M. Olson, Donald J. Hagler Pediatrics in Review 2021;42;233
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencia bibliográfica
Texto principal
Introducción

La válvula aórtica bicúspide (VAB) es el defecto cardíaco congénito más común en niños, adolescentes y adultos. (1) Es una enfermedad heterogénea que afecta tanto la válvula aórtica como la aorta.

Puede dar lugar a muchas complicaciones, que incluyen estenosis, regurgitación o endocarditis de la válvula aórtica. (2)(3) También puede conducir a dilatación de la aorta, lo que predispone a los individuos a un riesgo significativamente mayor de aneurisma y disección aórtica. (4)

Aunque la mayoría de las personas con VAB presentan estas complicaciones a largo plazo durante la edad adulta, un número considerable de pacientes también pueden presentarse durante la niñez y la adolescencia con enfermedad de aparición temprana que puede requerir intervenciones en hasta 12% a 15% de los pacientes. (5)(6) Por lo tanto, los pacientes con VAB requieren seguimiento y vigilancia de por vida.

La VAB tiene múltiples implicaciones en términos de participación deportiva y cribado familiar, convirtiéndolo en un tema importante para los profesionales de atención primaria. Este artículo revisa la anatomía, genética, presentación, diagnóstico y tratamiento de la VAB en lactantes, niños y adolescentes.

Epidemiología

La válvula aórtica bicúspide fue descripta por primera vez por Leonardo da Vinci en 1500.

La incidencia estimada de VAB es de 0,5% a 2% en la población general. (1) Es 3 veces más frecuente en hombres que en mujeres. Puede ocurrir como una lesión aislada o en asociación con otros defectos cardíacos congénitos simples o complejos. (5)

Además, también puede ser una característica clínica de ciertos síndromes genéticos y trastornos del tejido conectivo.  El defecto cardíaco congénito más común asociado con VAB es la coartación de aorta; se observa VAB en 25% a 85% de estos pacientes. (5)(7) El síndrome genético más común asociado con VAB es el síndrome de Turner; con una afectación del 15% al 30%. (11)

Anatomía

Una válvula aórtica normal consta de 3 valvas. Estas cúspides son nombradas en base a las respectivas arterias coronarias que surgen de los senos correspondientes, como valva derecha, izquierda y no coronaria. La VAB surge de la fusión de 2 de cualquiera de estas valvas, lo que lleva a 2 valvas funcionales en lugar de 3.

La VAB se puede dividir en diferentes subtipos morfológicos en base a las valvas de la válvula aórtica fusionadas. La forma más común de VAB es la fusión de las valvas coronarias derecha e izquierda, presente en el 71%, seguida de la fusión de las valvas derecha y no coronaria, presente en un 28%; la fusión de la valva izquierda y la valva no coronaria es la forma más rara, presente solo en el 1% de los pacientes con VAB. (5)(17)

Es imperativo determinar los diferentes tipos de VAB porque puede proporcionar información sobre el pronóstico y las complicaciones.

Genética y herencia

Una base hereditaria se refleja en la frecuencia del 8% al 10% para VAB u otras lesiones obstructivas del tracto de salida del ventrículo izquierdo en familiares de primer grado de pacientes con VAB. (18)(19)(20) Los fundamentos genéticos de la VAB son complejos y heterogéneos. Pueden ser poligénicos en pacientes individuales.

La enfermedad familiar se ajusta a un patrón de herencia autosómico dominante con penetrancia incompleta. (21)

La VAB es también una característica fenotípica del síndrome de Turner (45, XO), presente en casi el 15% al 30% de las pacientes, con una incidencia 30 a 60 veces mayor que la de mujeres sanas (46, XX). (11) Por lo tanto, la pérdida de genes en el cromosoma X puede ser un factor predisponente para VAB. (22)

Algunos genes (síndromes) asociados con VAB incluyen el TGFBR1-2 (síndrome de Loeys-Dietz), NOTCH1, ACTA2 (disección y aneurisma de aorta torácica familiar), FBN1 (síndrome de Marfán), KCNJ2 (síndrome de Andersen-Tawil), GATA6, GATA5, EGFR, SMAD6 y ROBO4. (22)

Actualmente no hay pruebas genéticas específicas disponibles para la VAB. Algunos de estos genes están incluidos en paneles de pruebas clínicas para cardiopatía congénita genérica y todos pueden detectarse en pacientes que se someten a secuenciación completa del exoma. Sin embargo, se cuenta actualmente con una plataforma de pruebas genéticas de alto rendimiento no dedicada específicamente para VAB.

Cabe destacar que la presencia de una mutación genética no confiere necesariamente un riesgo de empeoramiento de la estenosis aórtica. Sin embargo, se requieren estudios longitudinales para determinar si ciertos genes asociados con VAB confieren un aumento del riesgo de disfunción de la válvula aórtica o dilatación de la aorta.

Presentación

La VAB incluye un espectro de anomalías que van desde disfunción de la válvula aórtica a dilatación de la aorta (aortopatía).

Puede presentarse en una variedad de formas a diferentes edades. La presentación más común de VAB es la auscultación de un soplo o un clic sistólico. La mayoría de los niños con VAB son completamente asintomáticos y pueden ser diagnosticados incidentalmente o como resultado de una ecocardiografía realizada para cribado familiar.

Rara vez, los pacientes con VAB pueden ser sintomáticos en la presentación inicial. Los neonatos con VAB pueden presentar estenosis crítica de la válvula aórtica y pueden requerir una intervención urgente de la válvula aórtica para aliviar la obstrucción. Del mismo modo, los niños mayores o los adolescentes pueden ser sintomáticos según el grado de disfunción de la válvula aórtica.

La VAB también se puede diagnosticar indirectamente durante la evaluación de otros defectos cardíacos congénitos, incluyendo la coartación de aorta, el síndrome del corazón izquierdo hipoplásico, o el complejo de Shone (una combinación de múltiples defectos obstructivos del corazón izquierdo, como anillo mitral supravalvular, válvula mitral en paracaídas, estenosis subaórtica, VAB y coartación de la aorta). (17)(23)

De manera similar, la VAB se puede encontrar durante la ecocardiografía de cribado realizada en ciertos síndromes genéticos y trastornos del tejido conectivo que están fuertemente asociados con VAB, como los síndromes de Turner, Williams, Loeys-Dietz, Marfán, o Ehlers-Danlos. (17)

Diagnóstico clínico

La mayoría de los pacientes con VAB son clínicamente asintomáticos. La sospecha clínica de VAB en un individuo asintomático se basa en los antecedentes familiares y los hallazgos auscultatorios anormales en el examen físico. Los niños con VAB pueden tener múltiples hallazgos auscultatorios dependiendo del estado de la función valvular.

a. VAB con función normal: Estos pacientes pueden tener sólo un clic sistólico de eyección, que es un ruido cardíaco adicional después de S1 que se escucha mejor en el ápice. El clic de eyección puede ser diferenciado de un split S1 (variante normal) por la falta de variabilidad con la respiración y la mejor auscultación en el vértice. También pueden tener un soplo sistólico de eyección suave. (24)

b. VAB estenótica: Estos pacientes pueden tener un soplo de eyección sistólico en crescendo-decrescendo más fuerte en el borde esternal superior derecho que irradia hacia la muesca esternal y carótidas, cuya intensidad varía con el grado de estenosis. Un clic sistólico de eyección puede preceder al soplo, pero está ausente en la estenosis aórtica grave. Los pacientes también pueden tener frémito sistólico y aumento del impulso apical.

c. VAB regurgitante: Estos pacientes pueden tener un soplo diastólico en decrescendo de tono agudo temprano que irradia desde el tórax superior derecho hacia el borde esternal inferior izquierdo. En niños mayores, el soplo se puede escuchar mejor al pedirle al paciente que se siente y se incline hacia adelante con la respiración contenida en espiración completa. El soplo se acentúa con maniobras que aumentan la poscarga, como la maniobra de la empuñadura. Los pacientes con regurgitación aórtica grave pueden tener pulsos saltones y una amplia presión de pulso.

En raras ocasiones, los niños con VAB pueden ser sintomáticos. Los síntomas de la VAB son una manifestación de sus complicaciones y generalmente son evidentes solo en enfermedades graves. Los pacientes con estenosis o regurgitación significativa de la válvula aórtica pueden presentarse clínicamente con retraso del crecimiento, fatiga, disnea y dolor precordial con el esfuerzo en función de su edad. Los hallazgos clínicos por edad en lactantes, niños y adolescentes sintomáticos se enumeran en la Tabla 1.

Para los pacientes con sospecha de VAB, es importante buscar hallazgos asociados de lesiones cardíacas congénitas y síndromes genéticos. Por ejemplo, la VAB se asocia comúnmente con  coartación de aorta. La coartación de aorta produce hipertensión en las extremidades superiores, pulsos femorales retardados o un soplo sistólico escuchado prominentemente en la región interescapular izquierda. De forma similar, el síndrome de Turner está fuertemente asociado con VAB y coartación de la aorta.

En mujeres con VAB y coartación de aorta es importante identificar cualquier manifestación física del síndrome de Turner, como baja estatura, amenorrea primaria, tórax ancho, pezones anchos y espaciados, y cúbito valgo. Se ha propuesto que se debe realizar el cariotipo para síndrome de Turner en todas las niñas con coartación de aorta debido a su alta prevalencia (5,3% -12,6%) y la ausencia de hallazgos clásicos en el mosaicismo. (25)(26)

Investigaciones

El diagnóstico de VAB se confirma mediante ecocardiografía transtorácica (ETT) con sensibilidad y especificidad del 92% y 96%, respectivamente. (27)(28)(29) La vista paraesternal de eje corto se utiliza para visualizar las cúspides de la válvula aórtica y la morfología de la fusión.

La ETT también puede cuantificar la disfunción de la válvula aórtica en términos de grado de estenosis o regurgitación. Además, se puede determinar el grosor de la pared y el tamaño de la cámara del ventrículo izquierdo, que pueden agrandarse progresivamente en pacientes con estenosis aórtica y regurgitación aórtica. Además, la ETT se utiliza para evaluar el diámetro de la aorta y el grado de dilatación aórtica a diversos niveles.

El grado de dilatación aórtica en la población pediátrica y adolescente se determina en base a la puntuación Z formateada al área de superficie corporal. Las imágenes transversales por angiografía tomográfica y angiografía por resonancia magnética pueden proporcionar información incremental en los pacientes cuando existe la preocupación de que una intervención pueda estar justificada.

Una vez que han crecido completamente, los adolescentes deben tener imágenes alternativas, como angiografía tomográfica o preferiblemente angiografía por resonancia magnética (por la ausencia de radiación) para evaluar la totalidad de la aorta y compararla con las medidas de ETT.

Complicaciones, progresión y manejo

La enfermedad de la VAB incluye un espectro que varía desde una válvula aórtica con funcionamiento normal y dimensiones normales de la aorta a una disfunción valvular significativa y formación de aneurisma aórtico.

La VAB puede provocar 3 complicaciones importantes: enfermedad de la válvula aórtica (estenosis o regurgitación), aortopatía/dilatación de la aorta, y endocarditis de la válvula. (30)

Los hallazgos clínicos de las diversas complicaciones se enumeran en la Tabla 1. La incidencia de eventos cardíacos primarios en niños y adolescentes con VAB debido a estas complicaciones es muy baja. (30)(31) La mayoría de las intervenciones para pacientes con VAB se realizan para la estenosis valvular e incluyen angioplastia con balón, reparación quirúrgica o reemplazo valvular. (6)

La disección aórtica primaria es un evento extremadamente raro en los niños y generalmente se asocia con otros factores predisponentes. Una descripción detallada de las complicaciones de la VAB se proporciona más adelante.

Enfermedad de la válvula aórtica

> Estenosis aórtica. La fusión de las cúspides de la válvula aórtica en la VAB puede conducir a una apertura anormal de la válvula y a una disminución del orificio valvular efectivo, provocando estenosis aórtica. Puede estar presente al nacer o desarrollarse progresivamente con el tiempo.  La estenosis aórtica congénita crítica se presenta en un neonato o lactante con síntomas de insuficiencia cardíaca de inicio agudo que lleva al shock cardiogénico, generalmente después del cierre espontáneo del conducto arterioso persistente. Estos niños requieren intervenciones urgentes en la válvula aórtica mediante valvuloplastia con catéter balón (descripta más adelante) o intervención quirúrgica. La elección de la intervención está influenciada por la morfología valvular, la gravedad de la disfunción ventricular izquierda y la preferencia institucional. Los lactantes mayores y los niños pueden desarrollar estenosis progresiva de la válvula aórtica, que puede conducir a hipertrofia ventricular izquierda, y estos pacientes pueden requerir intervención antes de la edad adulta. (6)

Regurgitación aórtica. La coaptación anormal de las cúspides valvulares aórticas pueden provocar insuficiencia valvular aórtica primaria. Además, la regurgitación también puede desarrollarse progresivamente secundaria a intervenciones previas sobre la válvula aórtica, incluyendo la valvuloplastia con balón y la valvotomía quirúrgica.  La insuficiencia de la válvula aórtica significativa puede provocar dilatación del ventrículo izquierdo y disminución de la fracción de eyección con el tiempo, lo que provoca intolerancia al ejercicio y síntomas de insuficiencia cardíaca. Estos síntomas son indicaciones de intervención.

Manejo. Es importante contener a las familias ya que la mayoría de las intervenciones en neonatos y niños pequeños deben considerarse paliativas. En casi todos los casos, estos pacientes requerirán un procedimiento de válvula más definitivo más adelante en la vida.

Valvuloplastia percutánea con balón: La valvuloplastia con balón es una intervención percutánea realizada para el alivio de la estenosis aórtica. Se realiza insertando un catéter con punta tipo balón, generalmente a través de la arteria femoral y haciéndolo avanzar para cruzar la válvula aórtica seguido del inflado del balón, lo que lleva a una mejora en la apertura de la válvula. En neonatos se puede realizar desde el abordaje venoso femoral, y el acceso a la válvula aórtica se proporciona de manera prógrada después de cruzar el foramen oval permeable y avanzar el catéter a través de aurícula izquierda y ventrículo izquierdo hacia la aorta ascendente. El acceso desde la arteria carótida a la válvula aórtica se puede utilizar en pacientes seleccionados. Aunque tiene excelentes resultados inmediatos para aliviar la estenosis, la valvuloplastia con balón puede causar insuficiencia aórtica significativa. La re-estenosis valvular es un problema progresivo y son necesarios procedimientos adicionales en muchos pacientes. (32)

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022