Escepticemia por Gonzalo Casino | 30 SEP 21

Desimplementar

Sobre los tratamientos innecesarios y la evidencia para discutir su retirada
Autor/a: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

Uno de los problemas ya conocidos cuyo análisis se ha renovado con la pandemia de covid-19 es la necesidad de no malgastar los siempre limitados recursos sanitarios. La pandemia ha estresado todos los sistemas de salud y ha ocasionado enormes gastos imprevistos que han agravado la crisis económica global. La sostenibilidad de los sistemas de salud pasa por hacer más con menos y, para ello, resulta obligado aligerar toda la carga de intervenciones y pruebas innecesarias, que aportan poco o ningún beneficio e incluso son perjudiciales. Se calcula que al menos la quinta parte del gasto sanitario es superfluo y, por tanto, un desperdicio de recursos, incluyendo aquí todos los sobrediagnósticos y las intervenciones innecesarias.

El problema de la medicina superflua se viene analizando al menos desde 2002, cuando el BMJ planteó el tema con un inquietante Too Much Medicine? en portada, que ya ha dejado el interrogante en el camino. En este tiempo, han surgido algunas iniciativas internacionales para afrontar el reto de las intervenciones de salud que no están justificadas porque producen más perjuicios que beneficios, como Choosing Wisely  y Preventing Overdiagnosis. Son muchos los estudios que van identificando intervenciones inútiles o peligrosas, pero queda mucho por hacer, sobre todo en el campo de la síntesis de la evidencia, para ofrecer argumentos sólidos a los responsables de la toma de decisiones, desde los clínicos hasta los gestores sanitarios.

En este sentido, una nueva colección especial de revisiones Cochrane ha reunido ocho ejemplos de intervenciones de salud que consumen muchos recursos (algunas implican consultas sanitarias adicionales) y, sin embargo, son de “poco valor”. Estas intervenciones se catalogan así porque se sabe (con un grado de certeza entre alto y moderado) que aportan poco o ningún beneficio clínico, o bien comportan más perjuicios que beneficios. Algunas de estas intervenciones de poco valor son los chequeos generales de salud en adultos sanos, las pruebas médicas preoperatorias antes de la cirugía de cataratas, el raspaje y pulido sistemático de los dientes para la salud de las encías y las revisiones dentales cada seis meses.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022