Necesidades y oportunidades en la pandemia | 27 SEP 21

Telesalud y salud mental

Oportunidades de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 para transformar la atención psiquiátrica con telesalud

Los resultados de salud mental de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 están produciendo nuevas demandas, pero también nuevas oportunidades para la psiquiatría. Sabemos que hay resultados de salud mental de las políticas de distanciamiento social y la incertidumbre financiera, así como preocupaciones sobre la salud personal, la familia y los amigos. Esto producirá un aumento global en los problemas de adaptación y ansiedad entre la población, lo que puede aumentar las demandas de servicios de salud mental. Por otro lado, el requisito generalizado del trabajo remoto también ha alimentado un renovado interés en la telesalud con oportunidades para aumentar el acceso a la atención.

El interés y el uso de la telesalud han aumentado con desastres pasados, como el 11 de septiembre de 2001; el tsunami del Océano Índico en 2004; y el huracán Katrina en 2005, pero el alcance y el resultado sin precedentes de la crisis actual justifican un enfoque diferente al del pasado.

La necesidad urgente de capacitación clínica y desarrollo de habilidades en torno a la telesalud, así como las tecnologías más nuevas, como las aplicaciones móviles, determinarán la influencia que la psiquiatría puede tener para abordar las secuelas de salud mental de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019. Si bien las empresas aprovecharán este momento para comercializar sus plataformas de telesalud o una panoplia de aplicaciones, garantizar que estas nuevas herramientas se utilicen por completo tendrá una influencia en la atención que es más crítica que las herramientas en sí.

La relajación temporal de 60 días del gobierno de los Estados Unidos (el 17 de marzo de 2020) de las regulaciones sobre las reglas de seguridad de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico para permitir la telesalud a través de plataformas no seguras es un ejemplo sorprendente del enfoque correcto en la atención sobre las herramientas que lo permiten. Pero hay más para garantizar la atención que relajar las regulaciones de seguridad.

Ya sabemos que los desastres exacerban las dificultades de salud mental existentes, por lo que tenemos un desafío, pero las necesidades de salud mental asociadas con esta pandemia son diferentes a las de antes. Los desastres anteriores estaban más circunscritos y localizados, lo que significaba que una respuesta de telesalud breve y enfocada era suficiente y podía ser impartida por expertos en telesalud o implicar la capacitación de solo unos pocos médicos. Hoy, el desafío es diferente.

Esta pandemia está asociada con preocupaciones por enfermedades, cierres de escuelas, auto-cuarentenas e incertidumbre financiera y vocacional, todas las cuales son tensiones asociadas con problemas de salud mental.

Algunas personas que viven con esquizofrenia o psicosis afectivas, incluidas aquellas cuyas condiciones son actualmente estables, pueden tener un mayor riesgo de exacerbación de los síntomas o recaída. Algunas personas sin ninguna condición de salud mental pueden estar potencialmente en mayor riesgo de un nuevo inicio.

Esto genera un desafío sin precedentes en este período de riesgo elevado, especialmente cuando algunos programas para pacientes con riesgo clínico están realmente cerrados, las camas de las unidades de hospitalización están llenas y los factores protectores de la salud mental de la actividad física, el sueño, las rutinas, las interacciones sociales y más están siendo interrumpidos.

En respuesta al distanciamiento físico, los servicios de salud de todo el mundo han recurrido nuevamente a la telesalud a través de visitas por video. Esto ha permitido un mayor acceso a la atención psiquiátrica, mientras que la atención presencial conduciría a la propagación de la infección. Los beneficios de un mayor acceso a los servicios de telesalud son evidentes para la telepsiquiatría, pero en la crisis actual, estos beneficios solo pueden realizarse si estas herramientas digitales son utilizadas por médicos que tienen la capacitación y orientación adecuadas y saben que estos servicios son aceptados por las organizaciones que brindan servicios y los pagadores.

A continuación, es necesaria la orientación clínica sobre la implementación y la prestación de telesalud y salud digital. Afortunadamente, existe un sólido cuerpo de evidencia sobre cómo se puede usar la telesalud para ofrecer una atención efectiva en cada condición psiquiátrica.

Por ejemplo, sabemos que la terapia cognitivo-conductual en línea muestra evidencia de eficacia, pero a menudo carece de efectividad en entornos del mundo real cuando se proporciona sin apoyo e interacción humana. Del mismo modo, sabemos que las aplicaciones de teléfonos inteligentes pueden ser herramientas útiles para algunos pacientes, pero su eficacia se duplica con creces cuando se usa con un médico. 

En términos de respuestas a desastres, la evidencia real que se puede incorporar a la orientación clínica hoy en día es mínima,1 destacando la necesidad de investigación urgente. Codificar la evidencia actual en las directrices preliminares y ampliar la investigación sobre la implementación y la efectividad en el mundo real garantizará que las herramientas de salud digital se utilicen de manera óptima.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021