Estudio poblacional en Suecia | 03 AGO 21

Riesgo de infarto agudo de miocardio y ACV después de COVID-19

Una serie de casos autocontrolados y un estudio de cohorte emparejado
Autor/a: Ioannis Katsoularis, MD, Osvaldo Fonseca-Rodríguez, PhD, Paddy Farrington, PhD, et al.  Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(21)00896-5 Risk of acute myocardial infarction and ischaemic stroke following COVID-19 in Sweden: a self-controlled case series and matched cohort study

Introducción

COVID-19, causado por el SARS-CoV-2, ha provocado una crisis sanitaria mundial. Más de 190 millones de personas han dado positivo por SARS-CoV-2 en todo el mundo, con más de 4 millones de muertes por COVID-19 (actualización epidemiológica de la OMS: 20 de julio de 2021).

Aunque inicialmente la principal preocupación se centró en el riesgo de que la neumonía progresara a un síndrome de dificultad respiratoria aguda con alta mortalidad hay informes cada vez mayores de manifestaciones cardiovasculares y complicaciones trombóticas después de COVID-19. El pronóstico es peor en pacientes con COVID-19 que presentan estas complicaciones, lo que resalta la necesidad aguda de determinar la magnitud de las complicaciones cardiovasculares e identificar las poblaciones en riesgo.

La evidencia que se centra en la asociación entre COVID-19 y complicaciones cardiovasculares se basa en estudios relativamente pequeños, limitados a la fase inicial de la pandemia, e incluye principalmente a pacientes hospitalizados, es decir, aquellos con enfermedad grave. En consecuencia, es necesario realizar estudios a nivel de población para identificar la carga de eventos cardiovasculares agudos después de COVID-19.

El objetivo de este estudio fue cuantificar el riesgo relativo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico después de COVID-19 utilizando dos métodos diferentes:

(1) El método de series de casos autocontrolados (SCCS) en una gran cohorte de registros nacionales de todos los pacientes con COVID-19 en Suecia.

(2) Un estudio de cohorte emparejado para identificar el mayor riesgo de eventos cardiovasculares agudos que confiere COVID-19 en comparación con la población de base.

Antecedentes

COVID-19 es una enfermedad compleja que afecta a muchos órganos. Estudios anteriores destacan al COVID-19 como un probable factor de riesgo de complicaciones cardiovasculares agudas.

Nuestro objetivo fue cuantificar el riesgo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico asociado con COVID-19 mediante el análisis de todos los casos de COVID-19 en Suecia.

Métodos

Esta serie de casos autocontrolados (SCCS) y el estudio de cohorte emparejado se realizaron en Suecia. Los números de identificación personal de todos los pacientes con COVID-19 en Suecia desde el 1 de febrero hasta el 14 de septiembre de 2020 se identificaron y se vincularon con los registros nacionales de pacientes hospitalizados, ambulatorios, de cáncer y de causas de muerte. Los controles se emparejaron por edad, sexo y condado de residencia en Suecia.

Los códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades para infarto agudo de miocardio o accidente cerebrovascular isquémico se identificaron en las causas de ingreso hospitalario para todos los pacientes con COVID-19 en el SCCS y todos los pacientes con COVID-19 y los individuos de control emparejados en el estudio de cohorte emparejado.

Se utilizó el método SCCS para calcular la tasa de incidencia (TIR) ​​para el primer infarto agudo de miocardio o accidente cerebrovascular isquémico después de COVID-19 en comparación con un período de control.

El estudio de cohorte emparejado se utilizó para determinar el mayor riesgo que confiere el COVID-19 en comparación con la población de base de un aumento de infarto agudo de miocardio o accidente cerebrovascular isquémico en las primeras 2 semanas después del COVID-19.

Resultados

Se incluyeron 86.742 pacientes con COVID-19 en el estudio de SCCS, y también se incluyeron 348.481 individuos de control emparejados en el estudio de cohorte emparejado.

Cuando el día de exposición se excluyó del período de riesgo en el SCCS, la TIR para el infarto agudo de miocardio fue 289 (IC 95% 1 51-5 55) durante la primera semana, 2 53 (1 29-4 94) durante la segunda semana y 1 60 (0 84-3 04) en las semanas 3 y 4 después de COVID-19.

Cuando se incluyó el día de exposición en el período de riesgo, la TIR fue 8 44 (5 45-13 08) durante la primera semana, 2 56 (1 31-5 01) durante la segunda semana y 1 62 (0 · 85-3 · 09) durante las semanas 3 y 4 después de COVID-19.

Las TIR correspondientes para el accidente cerebrovascular isquémico cuando el día de exposición se excluyó del período de riesgo fueron 2 97 (1 71–5 15) en la primera semana, 2 80 (1 60–4 88) en la segunda semana y 2 · 10 ( 1 · 33–3 · 32) en las semanas 3 y 4 después de COVID-19; cuando el día de exposición se incluyó en el período de riesgo, las TIR fueron 6 18 (4 06-9 42) durante la primera semana, 2 85 (1 64-4 97) para la segunda semana y 2 · 14 (1 · 36 –3 · 38) durante las semanas 3 y 4 después de COVID-19.

En el análisis de cohortes emparejadas excluyendo el día 0, el odds ratio (OR) para el infarto agudo de miocardio fue 3 41 (1 58-7 36) y para el accidente cerebrovascular fue 3 63 (1 69-7 80) en las 2 semanas posteriores al COVID-19.

Cuando se incluyó el día 0 en el estudio de cohorte emparejado, la OR para el infarto agudo de miocardio fue 661 (3 56-12 20) y para el accidente cerebrovascular isquémico fue 6 74 (3 71-12 20) en las 2 semanas posteriores al COVID-19.

Interpretación

Nuestros hallazgos sugieren que COVID-19 es un factor de riesgo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico.

Esto indica que el infarto agudo de miocardio y el accidente cerebrovascular isquémico representan parte del cuadro clínico de COVID-19 y destaca la necesidad de la vacunación contra COVID-19.


Discusión

En nuestro estudio, identificamos al COVID-19 como un factor de riesgo independiente de accidente cerebrovascular isquémico e infarto agudo de miocardio. Hasta donde sabemos, nuestro estudio que involucró a 86.742 pacientes con COVID-19 es el estudio más grande realizado sobre la asociación entre COVID-19 y eventos cardiovasculares agudos.

La inclusión a nivel nacional de todos los pacientes diagnosticados con COVID-19 en Suecia se suma a la solidez de los datos. Usamos dos enfoques metodológicos diferentes para probar nuestra hipótesis. En el método SCCS, los casos actúan como sus propios controles y los factores de confusión, por ejemplo, comorbilidades o factores sociodemográficos, se controlan en los análisis.

Además, debido a que observamos una gran cantidad de eventos en el día 0, lo que podría reflejar el sesgo de la prueba, hicimos dos análisis de cohorte de coincidencia y SCCS separados, uno excluyendo y otro incluido el día 0. El período de incubación medio para COVID-19 es 5 días, y menos del 2 · 5% de los pacientes desarrollan síntomas dentro de los 2 · 2 días de la infección; dentro de los 12 a 5 días, el 97 5% de los pacientes han desarrollado síntomas.

Por lo tanto, es muy probable que los pacientes en el día 0 estuvieran efectivamente infectados con SARS-CoV-2 antes de su evento, y que la respuesta sistémica a la infección precipitó el evento. Cómo manejar el pico en el día 0 refleja perspectivas estadísticas contrastantes (excluyendo el día 0 debido al riesgo de sesgo de selección) y perspectivas clínicas (incluido el día 0 en el período de riesgo); sin embargo, el riesgo de infarto agudo de miocardio y accidente cerebrovascular isquémico aumentó de manera constante y significativa en pacientes con COVID-19 en comparación con el período de control, independientemente de si el día 0 se incluyó en el período de riesgo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021