Creencias socialmente adaptativas | 18 JUL 21

¿Qué es la cognición protectora de la identidad?

Su objetivo es proteger su estatus como miembros de grupos o subculturas determinadas
Autor/a: Daniel Williams Fuente: Mind Language https://doi.org/10.1111/mila.12294 Socially adaptive belief

Introducción

La formación de creencias humanas es sensible a las recompensas y castigos sociales, de modo que las creencias a veces se forman en base a expectativas inconscientes de sus probables efectos sobre otros agentes que con frecuencia nos recompensan cuando tenemos creencias infundadas y nos castigan cuando las tenemos razonables.

Sostengo que esta hipótesis es plausible desde el punto de vista teórico e ilumina y unifica una gama de fenómenos psicológicos incluyendo la confabulación y la racionalización, las ilusiones positivas y la cognición protectora de la identidad.

Muchos animales navegan por sus entornos con el uso de representaciones internas. Para tales animales, es plausible pensar que la utilidad de estas representaciones internas depende de su precisión.

Para las ratas que regresan a sus nidos, vale la pena explotar mapas cognitivos que representan con precisión el diseño espacial de sus entornos. Para los chimpancés que viven vidas sociales complejas, vale la pena representar con precisión las posiciones relativas de otros chimpancés en la jerarquía de dominación local.

Y para los humanos que eligen dónde ir de vacaciones, vale la pena disponer de un conjunto completo de información precisa: sobre los precios relativos y el clima de los diferentes destinos, el tiempo de viaje, en qué período del año los diferentes destinos están más ocupados, etc.

Desde esta perspectiva, las creencias humanas forman parte de una especie altamente compleja de un género más amplio: representaciones internas cuyo trabajo es proporcionar información precisa que un agente puede explotar para guiar sus inferencias y acciones.

En una metáfora popular, las creencias funcionan como mapas por los que nos guiamos. Al igual que los mapas, su valor práctico depende de su precisión: si su mapa de Londres tergiversa su diseño espacial, se perderá; si sus creencias son falsas, no podrá satisfacer sus deseos ni lograr sus metas. Dado esto, es natural concluir - y muchos psicólogos y filósofos han concluido - que "la función adecuada de la cognición es ... la fijación de creencias verdaderas".

En este artículo, sostengo que esta perspectiva sobre las creencias y su formación descuida una característica importante de la vida social humana: en nuestra especie, nuestras creencias son objeto de un intenso escrutinio social. Debido a que otros agentes tienen acceso confiable a lo que creemos y con frecuencia nos recompensan cuando tenemos creencias infundadas y nos castigan cuando tenemos creencias razonables, esto crea poderosos incentivos para que los individuos que de otro modo serían racionales formen creencias de manera que sean sensibles a tales recompensas y castigos sociales.

Sostengo que con frecuencia capitulamos ante tales incentivos, de modo que la forma en que formamos creencias es muy sensible a los efectos reales o anticipados de las creencias candidatas sobre otros agentes.

Dado esto, muchas de nuestras desviaciones sistemáticas de la racionalidad epistémica no son impulsadas por la irracionalidad o el uso de heurísticas rentables, sino más bien por un interés propio racional bien calibrado: cuando las demandas de la verdad entran en conflicto con la conveniencia social, puede ser prácticamente ventajoso deshacerse del primero en favor del segundo.


Cognición protectora de la identidad

Un ejemplo de formación de creencias socialmente adaptativas es la cognición protectora de la identidad (en adelante IPC), la tendencia de los individuos a muestrear y procesar información de maneras diseñadas para proteger su estatus como miembros de grupos o subculturas deseables.

La cognición protectora de la identidad (IPC) surge cuando ciertas creencias se asocian fuertemente con coaliciones a las que los individuos quieren pertenecer.

En muchas coaliciones políticas y religiosas, por ejemplo, tener ciertas creencias es efectivamente parte de los criterios de membresía, de modo que el disentimiento de esas creencias conduce a varios tipos de exclusión, ostracismo o incluso, en ciertas partes del mundo, al menos, y a lo largo de gran parte de la historia humana: asesinato.

Cuando tales creencias no son las mejor autorizadas por la evidencia, un individuo, por lo tanto, tiene un incentivo práctico para buscar y procesar información no para llegar a la verdad, sino para proteger su pertenencia a un grupo.

Como dice Kahan (2017): cuando las personas comprenden, en gran parte inconscientemente, que ocupar una u otra posición es fundamental para transmitir quiénes son y de qué lado están, involucran información de una manera orientada a generar identidad coherente en lugar de creencias fácticas precisas.

Una gran cantidad de trabajo reciente sobre IPC se centra en su papel en la forma en que los miembros del público en general forman creencias sobre asuntos políticamente controvertidos de riesgo social, como los asociados con el cambio climático, organismos genéticamente modificados, fracking, eliminación de desechos nucleares y medidas de control de armas. En este contexto, el explanandum es la razón por la que "los miembros del público no están de acuerdo, de manera tajante y persistente, sobre hechos en los que los científicos expertos están de acuerdo en gran medida".

Una explicación intuitiva y generalizada de tal divergencia entre la opinión pública y el consenso científico apunta a factores como la ignorancia, la escasa capacidad numérica, la falta de conocimientos científicos y la explotación de heurísticas cognitivas poco fiables al evaluar el riesgo. Sin embargo, como han señalado muchos autores, una gran cantidad de datos y resultados experimentales son inconsistentes con tales explicaciones.

Aquellos que se apartan del consenso de los expertos (evidencias) no parecen estar menos informados, alfabetizados científicamente o tener menos conocimientos de aritmética que aquellos que se alinean con él.

De hecho, la polarización en estos temas es mayor entre los que obtienen las puntuaciones más altas en las pruebas de competencia científica, aritmética, etc. y 'reflexión cognitiva' (la capacidad de un individuo para anular los juicios intuitivos y participar en un razonamiento deliberativo cuidadoso). En cambio, el único factor que se correlaciona significativamente con las posiciones que las personas toman sobre estos temas es su identidad política.

Teniendo en cuenta estos datos, Kahan y otros especulan que lo que impulsa las creencias de las personas en esta área no es una preocupación desapasionada por la verdad, sino más bien el deseo de proteger sus respectivas identidades grupales. Debido a que temas como el cambio climático y la eliminación de desechos nucleares se han politizado mucho, las posiciones que uno toma sobre ellos se convierten en "insignias de pertenencia social" (Haidt & Kesebir, 2010, p. 818):

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022