Un año después del diagnóstico | 29 JUN 21

Evolución clínica de pacientes con anosmia por COVID-19

Un año después, casi todos los pacientes que perdieron el sentido del olfato recuperaron esa capacidad
Autor/a: Marion Renaud, MD; Claire Thibault, MD; Floriane Le Normand, MD; et al Fuente: JAMA Netw Open. 2021;4(6):e2115352. doi:10.1001/jamanetworkopen.2021.15352 Clinical Outcomes for Patients With Anosmia 1 Year After COVID-19 Diagnosis

Introducción

Desde que se declaró la pandemia a principios de 2020, la anosmia relacionada con COVID-19 surgió rápidamente como un signo revelador de infección. Sin embargo, el curso temporal y la reversibilidad de los trastornos olfatorios relacionados con COVID-19, que pueden persistir y afectar negativamente a los pacientes requieren más estudio.

Para aclarar el curso clínico y el pronóstico, hicimos un seguimiento de una cohorte de pacientes con anosmia relacionada con COVID-19 durante 1 año y realizamos evaluaciones repetidas de la función olfativa para un subconjunto de pacientes.

Métodos

Este estudio de cohorte sigue la directriz de presentación de informes Fortalecimiento de la presentación de informes de estudios observacionales en epidemiología (STROBE). Los participantes proporcionaron su consentimiento informado por escrito. El estudio fue aprobado por el comité de ética de los Hospitales Universitarios de Estrasburgo.

En abril de 2020, publicamos un estudio sobre una cohorte de pacientes con COVID-19 comprobado por reacción en cadena de la polimerasa con pérdida aguda del olfato (que dura más de 7 días). En el transcurso de 1 año, a intervalos de 4 meses, se pidió a los pacientes que completaran una encuesta y se evaluó su función olfativa mediante pruebas psicofísicas (pruebas de umbral e identificación; Prueba de Sniffin 'Sticks; Burghardt).

Los pacientes hipósmicos o anósmicos se siguieron hasta la recuperación olfativa objetiva (los resultados normales se definieron como aquellos en o por encima del percentil 10). El análisis de datos se realizó desde junio de 2020 hasta marzo de 2021.

Resultados

Evaluamos a 97 pacientes (67 mujeres [69,1%]; edad media [DE], 38,8 [11,5] años) con pérdida aguda del olfato más allá de los 7 días. De estos pacientes, 51 (52,6%) se sometieron a una prueba olfativa tanto subjetiva como objetiva, y 46 (47,4%) se sometieron a una evaluación subjetiva sola.

Después de la evaluación subjetiva a los 4 meses, 23 de 51 pacientes (45,1%) informaron una recuperación completa del olfato, 27 de 51 pacientes (52,9%) informaron una recuperación parcial y 1 de 51 pacientes (2,0%) no informaron de recuperación.

En las pruebas psicofísicas, 43 de 51 pacientes (84,3%) eran objetivamente normósmicos, incluidos 19 de 27 (70,0%) que se autoevaluaron como solo parcialmente recuperados (todos los pacientes que autonotificaron un retorno normal del olfato fueron corroborados con pruebas objetivas.

Los 8 pacientes restantes (15,7%) con pérdida persistente del olfato subjetiva u objetiva fueron seguidos a los 8 meses, y otros 6 pacientes se volvieron normósmicos en las pruebas objetivas.

A los 8 meses, la evaluación olfativa objetiva confirmó la recuperación completa en 49 de 51 pacientes (96,1%).

Dos pacientes permanecieron hipósmicos al año, con alteraciones persistentes (1 con umbral olfativo anormal y 1 con parosmia que causaba una identificación anormal).

Entre los que solo se sometieron a evaluación subjetiva, 13 de 46 pacientes (28,2%) informaron una recuperación satisfactoria a los 4 meses (7 con recuperación total y 6 con recuperación parcial), y los 33 pacientes restantes (71,7%) lo hicieron a los 12 meses (32 con recuperación total). total y 14 con recuperación parcial).


Discusión

Más de 1 año después de la pandemia, describimos el pronóstico a largo plazo para una cohorte de pacientes con anosmia relacionada con COVID-19, la mayoría de los cuales (96,1%) se recuperó objetivamente a los 12 meses.

Nuestros hallazgos sugieren que se puede esperar un aumento adicional del 10% en la recuperación a los 12 meses, en comparación con los estudios con 6 meses de seguimiento que encontraron solo el 85,9% de los pacientes con recuperación. Esto respalda los hallazgos de la investigación animal fundamental, que involucra tanto la obtención de imágenes estudios y patología post mortem, lo que sugiere que la anosmia relacionada con COVID-19 probablemente se deba a inflamación periférica.

También confirmamos que existen discrepancias entre las pruebas autoevaluadas y objetivas, por lo que los participantes tienden a subestimar el regreso de la normosmia. Esto resalta la importancia de aplicar ambos métodos para la evaluación del trastorno olfatorio posviral.

Las discrepancias podrían explicarse por trastornos cualitativos que interrumpen la autoevaluación (p. Ej., Parosmia) y / o capacidad limitada de las pruebas olfativas para capturar un retorno completo a la función entre individuos con mayor habilidades olfativas de base.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021