Riesgo de mortalidad prematura | 25 JUL 21

Condiciones físicas comórbidas en el trastorno del espectro autista

La mala salud física puede ser un factor de riesgo importante de mortalidad prematura en esta población
Autor/a: Ewelina Rydzewska , Kirsty Dunn and Sally-Ann Cooper Fuente: The British Journal of Psychiatry, 218(1), 10-19. doi:10.1192/bjp.2020.167 Umbrella systematic review of systematic reviews and meta-analyses on comorbid physical conditions in people with autism spectrum disorder

Antecedentes

Las condiciones físicas comórbidas pueden ser más comunes en personas con trastorno del espectro autista (TEA) que en otras personas.

Objetivos

Identificar qué se sabe y qué no sobre las condiciones físicas comórbidas en personas con TEA.

Método

Realizamos una revisión sistemática general de revisiones sistemáticas y metanálisis sobre condiciones físicas comórbidas en personas con TEA. Se realizaron búsquedas en cinco bases de datos. Hubo criterios estrictos de inclusión / exclusión. Se realizó una doble revisión para determinar la elegibilidad, la extracción sistemática de datos y la evaluación de la calidad.

Prospecto de registro PROSPERO: CRD42015020896.

Resultados

En total, se incluyeron 24 de los 5552 artículos recuperados, 15 sobre niños, 1 sobre adultos y 8 sobre niños y adultos. Aunque la calidad de las revisiones incluidas fue buena, la mayoría informó varias limitaciones en los estudios que incluyeron y una heterogeneidad considerable.

Las condiciones físicas comórbidas son comunes, y algunas son más prevalentes que en la población general: problemas de sueño, epilepsia, alteraciones sensoriales, atopia, trastornos autoinmunes y obesidad. El asma no lo es. Sin embargo, existen lagunas sustanciales en la base de pruebas. Se han realizado menos estudios sobre otras condiciones y algunos hallazgos son inconsistentes.

Conclusiones

Las condiciones físicas comórbidas ocurren con más frecuencia en personas con TEA, pero la base de evidencia es escasa y se necesita más investigación. Algunas comorbilidades agravan la atención si los médicos no lo saben, por ejemplo, deficiencias sensoriales, dadas las necesidades de comunicación de las personas con TEA. Otros, como la obesidad, pueden conducir a una variedad de otras condiciones, desventajas y mortalidad temprana.

Es esencial que se identifiquen las condiciones físicas potencialmente modificables para garantizar que las personas con TEA logren sus mejores resultados. Es importante aumentar la conciencia de los médicos para ayudar en las evaluaciones y diagnósticos diferenciales, y para mejorar la atención médica.

¿Son las condiciones físicas comórbidas específicas más prevalentes en personas con TEA que en la población general?

Algunas condiciones físicas comórbidas específicas son más prevalentes en personas con TEA que en la población general.

(a) Los problemas de sueño son más comunes en personas con TEA que en otras personas, y parte de esto se atribuye a discapacidades intelectuales concurrentes. Hay algunas inconsistencias en los hallazgos, por ejemplo, con respecto a las diferencias en la calidad del sueño y la eficiencia del sueño. Los estudios del sueño incluyeron medidas objetivas del sueño en personas con TEA y, además, la mayoría también consideró el sueño en relación con algunas o todas las capacidades / afecciones físicas, psiquiátricas, conductuales, otras del neurodesarrollo e intelectuales, y la medicación.

(b) La epilepsia es común. Las revisiones no informaron una comparación con la población general (con la excepción de una, que incluyó solo un estudio sobre la epilepsia), pero las prevalencias agrupadas estimadas son más altas que aquellas reportado previamente en la población general. La prevalencia varía según la discapacidad intelectual concurrente, la edad y la etiología de la epilepsia. La epilepsia es más común en mujeres con TEA que en hombres con TEA9.

(c) Las lesiones de tejidos blandos orales autoinfligidas son más comunes en personas con TEA que en la población general. Las caries dentales son comunes, pero los resultados son inconsistentes en cuanto a si son más comunes que en la población general y en las comparaciones de tratamiento de la caries.

(d) Los hallazgos sobre la pérdida de audición periférica son inconsistentes. Entre las personas con discapacidad auditiva, el riesgo relativo de TEA fue alto.

(e) Los errores de refracción son comunes pero no diferentes a la población general, mientras que el estrabismo puede ser más alto que en la población general. Entre las personas con discapacidad visual, el riesgo relativo de TEA fue muy alto.

(f) La diarrea, el estreñimiento y el dolor abdominal parecen notificarse más en los niños con TEA que en sus hermanos o en la población en general, aunque existe cierta inconsistencia. La hernia fue la única afección gastrointestinal que se informó que es más común en uno de los casos. los estudios.

(g) Las tasas de TEA son más altas en personas con dermatitis atópica y personas con dermatitis atópica más rinitis alérgica que en personas que no tienen estas afecciones. La enfermedad autoinmune también es más común que en la población general. Además, los padres con trastornos autoinmunes (hipotiroidismo, diabetes tipo 1, artritis reumatoide, psoriasis) tienen un mayor riesgo de que sus hijos tengan TEA, aludiendo a una asociación entre estas afecciones.

(h) La obesidad es más común en personas con TEA que en la población general.

(i) La incontinencia es más común en personas con TEA que en la población general.

(j) Las hipospadias pueden ser más comunes en hombres con TEA, pero el hallazgo se relaciona con un solo estudio.

A la inversa de las afecciones anteriores, que parecen ser más comunes en personas con TEA, el asma probablemente no lo sea, y en los jóvenes expuestos a antipsicóticos, la incidencia de diabetes tipo 2 fue menos común que en aquellos sin TEA.

Principales hallazgos e interpretación

Nuestro estudio ha demostrado que las condiciones físicas comórbidas son comunes en personas con TEA.

El estudio es importante porque su diseño permitió cubrir una amplia gama de condiciones físicas. Existe evidencia que sugiere que las personas con TEA experimentan desigualdades de salud en comparación con la población general, incluidas tasas más altas de problemas de sueño, epilepsia, deficiencias sensoriales, atopia, trastornos autoinmunes y obesidad, y probablemente también otras afecciones que se han estudiado en menor medida.

Sin embargo, la evidencia es limitada con respecto a otras condiciones y tiene inconsistencias en los hallazgos y diferencias metodológicas. También hay pocos estudios sobre algunas afecciones. Por lo que nuestra revisión general identificó, algunas áreas no se han revisado sistemáticamente en absoluto, como las afecciones cardiovasculares, los cánceres, las afecciones neurológicas, además de la epilepsia y las afecciones musculoesqueléticas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023