Uno de cada 3 pacientes tuvo un diagnóstico a los 6 meses | 11 ABR 21

Resultados neurológicos y psiquiátricos en sobrevivientes de COVID-19

Un estudio de cohorte retrospectivo utilizando registros de salud electrónicos
Autor/a: Maxime Taquet, PhD, Prof John R Geddes, MD, Prof Masud Husain, FRCP, Sierra Luciano, BA, et al.  Fuente: The Lancet Psychiatry DOI:https://doi.org/10.1016/S2215-0366(21)00084-5 6-month neurological and psychiatric outcomes in 236?379 survivors of COVID-19: a retrospective cohort study using electronic health records
  • Estudio de cohorte retrospectivo a 6 meses de 240 mil personas que tuvieron COVID19, que muestra que 1 de cada 3 personas tuvieron un diagnóstico psiquiátrico o neurológico.
     
  • En aquellos que presentaron formas clínicas graves que requirieron internación en Cuidados Intensivos, la frecuencia fue de 46%.

Antecedentes

Se han informado secuelas neurológicas y psiquiátricas de COVID-19, pero se necesitan más datos para evaluar adecuadamente los efectos de COVID-19 en la salud cerebral.

Nuestro objetivo era proporcionar estimaciones sólidas de las tasas de incidencia y los riesgos relativos de los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos en pacientes en los 6 meses posteriores a un diagnóstico de COVID-19.

Métodos

Para este estudio de cohorte retrospectivo y el análisis del tiempo transcurrido hasta el evento, utilizamos datos obtenidos de la red de historias clínicas electrónicas TriNetX (con más de 81 millones de pacientes).

Nuestra cohorte primaria estuvo compuesta por pacientes que tenían un diagnóstico de COVID-19; una cohorte de control emparejada incluyó pacientes diagnosticados con influenza y la otra cohorte de control emparejada incluyó pacientes diagnosticados con cualquier infección del tracto respiratorio, incluida la influenza, en el mismo período. Los pacientes con un diagnóstico de COVID-19 o una prueba positiva para SARS-CoV-2 fueron excluidos de las cohortes de control.

Todas las cohortes incluyeron pacientes mayores de 10 años que tuvieron un evento índice el 20 de enero de 2020 o después, y que aún estaban vivos el 13 de diciembre de 2020.

Estimamos la incidencia de resultados neurológicos y psiquiátricos en los 6 meses posteriores a un diagnóstico confirmado de COVID-19:

  1. Hemorragia intracraneal
  2. Accidente cerebrovascular isquémico
  3. Parkinsonismo
  4. Síndorme de Guillain-Barré
  5. Trastornos de nervios, raíces nerviosas y plexos unión mioneural y enfermedad muscular.
  6. Encefalitis
  7. Demencia
  8. Trastornos psicóticos, del estado de ánimo y de ansiedad (agrupados y separados).
  9. Trastorno por uso de sustancias
  10. Insomnio.

Utilizando un modelo de Cox, comparamos las incidencias con las de las cohortes de pacientes con influenza u otras infecciones del tracto respiratorio emparejadas por puntajes de propensión. Investigamos cómo estas estimaciones se vieron afectadas por la gravedad de COVID-19, representada por la hospitalización, la admisión a la unidad de terapia intensiva (UIT) y la encefalopatía (delirio y trastornos relacionados).

Evaluamos la solidez de las diferencias en los resultados entre cohortes repitiendo el análisis en diferentes escenarios. Para proporcionar una evaluación comparativa de la incidencia y el riesgo de secuelas neurológicas y psiquiátricas, comparamos nuestra cohorte primaria con cuatro cohortes de pacientes diagnosticados en el mismo período con eventos índice adicionales: infección de la piel, urolitiasis, fractura de un hueso grande y embolia pulmonar.

Resultados

Entre 236.379 pacientes diagnosticados con COVID-19, la incidencia estimada de un diagnóstico neurológico o psiquiátrico en los siguientes 6 meses fue 33 · 62% (IC 95% 33 · 17–34 · 07), con 12 · 84% (12 · 36-13 · 33) recibiendo su primer diagnóstico de este tipo.

Para los pacientes que habían sido admitidos en una UTI, la incidencia estimada de un diagnóstico fue del 46 · 42% (44 · 78–48 · 09) y para un primer diagnóstico fue del 25 · 79% (23 · 50–28 · 25).

Con respecto a los diagnósticos individuales de los resultados del estudio, toda la cohorte de COVID-19 tenía incidencias estimadas de 0 · 56% (0 · 50–0 · 63) para hemorragia intracraneal, 2 · 10% (1 · 97-2 · 23) para accidente cerebrovascular, 0 · 11% (0 · 08–0 · 14) para el parkinsonismo, 0 · 67% (0 · 59–0 · 75) para la demencia, 17 · 39% (17 · 04–17 · 74) para el trastorno de ansiedad y 1 · 40% (1 · 30–1 · 51) para trastorno psicótico, entre otros.

En el grupo con ingreso a la UTI, las incidencias estimadas fueron 2 · 66% (2 · 24-3 · 16) para hemorragia intracraneal, 6 · 92% (6 · 17–7 · 76) para accidente cerebrovascular isquémico, 0 · 26% (0 · 15–0 · 45) para parkinsonismo, 1 · 74% (1 · 31–2 · 30) para demencia, 19 · 15% (17 · 90–20 · 48) para trastorno de ansiedad y 2 · 77% (2 · 31-3 · 33) para el trastorno psicótico.

La mayoría de las categorías de diagnóstico fueron más comunes en los pacientes que tenían COVID-19 que en los que tenían influenza (índice de riesgo [HR] 1 · 44, IC del 95%: 1 · 40–1 · 47, para cualquier diagnóstico; 1 · 78, 1 · 68–1 · 89, para cualquier primer diagnóstico) y aquellos que tenían otras infecciones del tracto respiratorio (1 · 16, 1 · 14–1 · 17, para cualquier diagnóstico; 1 · 32, 1 · 27–1 · 36, para cualquier primer diagnóstico).

Al igual que con las incidencias, los HR fueron más altos en los pacientes que tenían COVID-19 más grave (p. Ej., los ingresados en la UTI en comparación con los que no lo eran: 1 · 58, 1 · 50–1 · 67, para cualquier diagnóstico; 2 · 87, 2 · 45–3 · 35, para cualquier primer diagnóstico).

Los resultados fueron robustos a varios análisis de sensibilidad y evaluación comparativa contra los cuatro eventos de salud índice adicionales.


Estimaciones de Kaplan-Meier para la incidencia de resultados importantes después del COVID-19 en comparación con otras ITR


Interpretación

Nuestro estudio proporciona evidencia de morbilidad neurológica y psiquiátrica sustancial en los 6 meses posteriores a la infección por COVID-19.

Los riesgos fueron mayores, pero no se limitaron a los pacientes que tenían COVID-19 grave.

Esta información podría ayudar en la planificación del servicio y la identificación de las prioridades de investigación.

Se necesitan diseños de estudios complementarios, incluidas cohortes prospectivas, para corroborar y explicar estos hallazgos.

Investigación en contexto
Evidencia antes de este estudio

Buscamos estudios en inglés en Web of Science y Medline el 1 de agosto y el 31 de diciembre de 2020.

Encontramos series de casos y revisiones de series que informan sobre trastornos neurológicos y neuropsiquiátricos durante la enfermedad aguda por COVID-19.

Encontramos un gran estudio de historias clínicas electrónicas de las secuelas psiquiátricas en los 3 meses posteriores al diagnóstico de COVID-19. Informó un mayor riesgo de ansiedad y trastornos del estado de ánimo y demencia después del COVID-19 en comparación con una variedad de otros eventos de salud; el estudio también informó la incidencia de cada trastorno.

No tenemos conocimiento de ningún dato a gran escala con respecto a la incidencia o los riesgos relativos de los diagnósticos neurológicos en pacientes que se habían recuperado del COVID-19.

Valor agregado de este estudio

Hasta donde sabemos, proporcionamos las primeras estimaciones significativas de los riesgos de las principales afecciones neurológicas y psiquiátricas en los 6 meses posteriores al diagnóstico de COVID-19, utilizando los registros médicos electrónicos de más de 236.000 pacientes con COVID-19.

Informamos su incidencia y cocientes de riesgo en comparación con los pacientes que habían tenido influenza u otras infecciones del tracto respiratorio.

Demostramos que tanto la incidencia como las razones de riesgo fueron mayores en los pacientes que requirieron hospitalización o ingreso en la unidad de terapia intensiva (UIT) y en los que presentaron encefalopatía (delirio y otros estados mentales alterados) durante la enfermedad en comparación con los que no lo hicieron.

Implicaciones de toda la evidencia disponible

COVID-19 se asoció sólidamente con un mayor riesgo de trastornos neurológicos y psiquiátricos en los 6 meses posteriores al diagnóstico.

Dado el tamaño de la pandemia y la cronicidad de muchos de los diagnósticos y sus consecuencias (p. Ej., Demencia, accidente cerebrovascular y hemorragia intracraneal), es probable que se produzcan efectos sustanciales en los sistemas de atención sanitaria y social.

Nuestros datos proporcionan evidencia importante que indica la escala y la naturaleza de los servicios que podrían ser necesarios. Los hallazgos también destacan la necesidad de un mejor seguimiento neurológico de los pacientes que fueron admitidos en la UIT o que tuvieron encefalopatía durante su enfermedad por COVID-19.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022