Asociación entre IMC, insulina e inflamación sistémica | 06 ABR 21

¿Primero la obesidad o primero la insulina?

Las consecuencias adversas atribuidas a la obesidad podrían atribuirse a la hiperinsulinemia
Autor/a: Natasha Wiebe, Feng Ye, Ellen T. Crumley, et al. Fuente: JAMA Netw Open. 2021;4(3):e211263. doi:10.1001/jamanetworkopen.2021.1263  Temporal Associations Among Body Mass Index, Fasting Insulin, and Systemic Inflammation

Puntos clave

Pregunta

¿Cuáles son las asociaciones temporales entre un índice de masa corporal (IMC) más alto y la inflamación crónica y / o hiperinsulinemia?

Hallazgos

En esta revisión sistemática y metanálisis de 5603 participantes en 112 cohortes de 60 estudios, la asociación entre los niveles de insulina en ayunas del período 1 (anterior) y el IMC del período 2 (posterior) fue positiva y significativa: para cada unidad de cambio de DE en período 1 nivel de insulina, hubo un cambio asociado consiguiente en 0,26 unidades de SD en el período 2 BMI.

Significado

Estos hallazgos sugieren que las consecuencias adversas actualmente atribuidas a la obesidad podrían atribuirse a la hiperinsulinemia (u otro factor próximo).

Introducción

La obesidad está asociada con una serie de enfermedades crónicas no transmisibles (ENT), como la diabetes tipo 2, la enfermedad coronaria, la enfermedad renal crónica y el asma. Aunque también se supone que la obesidad causa muerte prematura, esta asociación no cumple con varios de los criterios de Bradford Hill para la causalidad.

  1. En primer lugar, el posible riesgo atribuible de muerte es pequeño (<5%). 
     
  2. En segundo lugar, la dosis-respuesta el gradiente entre el índice de masa corporal (IMC) y la mortalidad tiene forma de U con el sobrepeso (y posiblemente el nivel de obesidad I) como mínimos.
     
  3. En tercer lugar, la evidencia de modelos animales proviene principalmente de ratones que han sido alimentados con dietas altas en grasas; a diferencia de los humanos, estos animales normalmente no tenían grasa como parte de su dieta típica y, por lo tanto, los experimentos no son potencialmente análogos a los de los humanos.
     
  4. En cuarto lugar, la evidencia de que las personas con obesidad viven más que sus contrapartes delgadas en poblaciones con afecciones agudas o crónicas y una edad más avanzada es notablemente consistente. Por lo tanto, es posible que en lugar de ser un factor de riesgo para las ENT, la obesidad sea en realidad un factor protector. respuesta al desarrollo de la enfermedad.

Los vínculos putativos entre la obesidad y los resultados adversos a menudo se atribuyen a dos mediadores potenciales: la inflamación crónica y la hiperinsulinemia.

Estas características se han asociado con varias ENT, incluida la obesidad, así como la diabetes tipo 2, la enfermedad cardiovascular y la enfermedad renal crónica. Los datos existentes sobre la asociación de la obesidad con la inflamación crónica y / o la hiperinsulinemia son principalmente transversales, por lo que es difícil confirmar la dirección de cualquier causalidad.

Esta revisión sistemática y metanálisis resume la evidencia sobre la temporalidad de la asociación entre un IMC más alto e inflamación crónica y / o hiperinsulinemia. Presumimos que los cambios en la inflamación crónica y la hiperinsulinemia precederían a los cambios en un IMC más alto.

Importancia

La obesidad está asociada con una serie de enfermedades crónicas no transmisibles y se supone que causa una muerte prematura.

Objetivo

Resumir la evidencia sobre la temporalidad de la asociación entre un mayor índice de masa corporal (IMC) y 2 mediadores potenciales: inflamación crónica e hiperinsulinemia.

Se realizaron búsquedas en las fuentes de datos MEDLINE (1946 al 20 de agosto de 2019) y Embase (de 1974 al 19 de agosto de 2019), aunque solo se incluyeron los estudios publicados en 2018 debido al alto volumen de resultados. El análisis de datos se realizó entre enero de 2020 y octubre de 2020.

Selección de estudios y medidas

Se seleccionaron estudios longitudinales y ensayos clínicos aleatorizados que midieron el nivel de insulina en ayunas y / o un marcador de inflamación e IMC con al menos 3 puntos de tiempo proporcionales.

Extracción y síntesis de datos

Las pendientes de estos marcadores se calcularon entre puntos de tiempo y se estandarizaron. Las pendientes estandarizadas se meta-regresaron en períodos posteriores (período 2) con pendientes estandarizadas en períodos anteriores (período 1). Se evaluaron los elementos basados ​​en la evidencia que podrían indicar un riesgo de sesgo.

Resultados

De 1865 registros, se identificaron 60 estudios elegibles con 112 cohortes de 5603 participantes. La mayoría de las pendientes estandarizadas fueron negativas, lo que significa que los participantes en la mayoría de los estudios experimentaron disminuciones en el IMC, el nivel de insulina en ayunas y el nivel de proteína C reactiva.

La asociación entre el nivel de insulina en ayunas del período 1 y el IMC del período 2 fue positiva y significativa (β = 0.26; IC del 95%, 0.13-0.38; I2 = 79%): por cada unidad de cambio de DE en el nivel de insulina del período 1, hubo una consiguiente cambio asociado en 0,26 unidades de DE en el período 2 BMI.

La asociación del nivel de insulina en ayunas del período 1 con el IMC del período 2 siguió siendo significativa cuando se agregó al modelo el nivel de proteína C reactiva del período 1 (β = 0,57; IC del 95%, 0,27-0,86).

En este modelo bivariable, el nivel de proteína C reactiva del período 1 no se asoció significativamente con el IMC del período 2 (β = –0,07; IC del 95%, –0,42 a 0,29; I2 = 81%).

Gráfico de burbujas de asociaciones temporales entre cambios en el período 1 y el período 2


A, El cambio del período 2 en el índice de masa corporal (IMC) (o pendiente estandarizada) se regresa al cambio del período 1 en la insulina. B, El cambio de insulina en el período 2 retrocede hasta el cambio de IMC en el período 1. La línea de tendencia plana en el panel B sugiere que no hay asociación entre el cambio en el IMC del período 1 y el cambio en la insulina del período 2. La línea de tendencia diagonal en el panel A apoya una asociación positiva y temporal entre el cambio del período 1 en la insulina y el cambio del período 2 en el IMC. El tamaño de los círculos se basa en el inverso del SE de cada cohorte.

Conclusiones y relevancia

En este metaanálisis, el hallazgo de secuenciación temporal (en el que los cambios en el nivel de insulina en ayunas preceden a los cambios en el peso) no es consistente con la afirmación de que la obesidad causa enfermedades crónicas no transmisibles y muerte prematura al aumentar los niveles de insulina en ayunas.

Discusión

Esta revisión sistemática y metanálisis sugiere que es más probable que las disminuciones en la insulina en ayunas precedan a la disminución del peso a que las disminuciones en el peso precedan a los niveles decrecientes en la insulina en ayunas.

Después de tener en cuenta la asociación entre los niveles anteriores de insulina en ayunas y la probabilidad subsiguiente de aumento de peso, no hubo evidencia de que la inflamación precediera al aumento de peso posterior.

Esta secuencia temporal (en la que los cambios en la insulina en ayunas preceden a los cambios en el peso) no es consistente con la afirmación de que la obesidad causa ENT y muerte prematura al aumentar los niveles de insulina en ayunas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022