Manejo de enfermedades no transmisibles | 09 MAR 21

Innovación social y tecnológica durante la pandemia de COVID-19

Desarrollos de telemedicina y telesalud para fortalecer vínculos y preservar la salud en tiempos difíciles
Autor/a: Melchor Alpízar Salazar1*, Miguel Alejandro Trejo Rangel1, Tamara Daniela Frydman1, Antonio Sámano Ángeles2 and Humberto Muñoz Grandé2 AJBSR.MS.ID.00156 2020 - 10(6)
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

El objetivo de este artículo fue analizar los datos que hay sobre el uso de la telemedicina a nivel mundial y nacional para contemplar su utilidad en la atención de enfermedades no transmisibles. Para esto se realizó una revisión de la literatura, encontrando que la factibilidad es grata para la implementación de la telemedicina en México como estrategia reventiva en enfermedades crónicas no transmisibles. Se encuentran reportadas en otros estudios, algunas dificultades para su uso, sin embargo, al conocerlas será más fácil poder evadirlas y lograr resultados óptimos.

Introducción

La pandemia de COVID-19 ha supuesto un enorme reto para los sistemas de salud del mundo, no únicamente por la enfermedad provocada por el virus SARS-CoV-2 sino también porque la pandemia ha causado una interrupción de los servicios de salud para enfermedades no transmisibles.

Recientemente la OMS ha realizado una evaluación rápida de la prestación de servicios para las enfermedades no transmisibles durante la pandemia COVID-19, la cual ha evidenciado que los servicios de salud se han visto parcial o completamente interrumpidos en muchos países como consecuencia de la pandemia.

Más de la mitad (53%) de los países encuestados han interrumpido parcial o totalmente los servicios de tratamiento de la hipertensión; 49% para el tratamiento de la diabetes y las complicaciones relacionadas con la diabetes; 42% para tratamiento del cáncer y 31% para emergencias cardiovasculares.1

Lo anterior resulta contraproducente ya que el tratamiento preventivo y curativo de estas enfermedades no transmisibles es imprescindible para que la población más vulnerable ante la pandemia esté protegida con un estado de salud óptimo para combatir cualquier infección. Además, se sabe que los casos con mayores complicaciones asociadas a covid-19 se han presentado en pacientes con comorbilidades tales como obesidad, hipertensión y diabetes.2

Múltiples antecedentes de esfuerzos privados y gubernamentales no han rendido los resultados esperados para proveer acceso a la salud y control de enfermedades crónico degenerativas en toda la población en México.3

A partir de esta información surge la pregunta: ¿Qué estrategia innovadora puede implementarse para fortalecer la prevención y atención de enfermedades no transmisibles durante la pandemia SARS-CoV-2? Una propuesta actual y novedosa es la de la telemedicina.

Marco conceptual:

Existen dos tipos de innovación diferentes, la social y la tecnológica.

Aunque se puede esperar que se restauren los servicios de salud conforme disminuya el riesgo de contagio y se relajen las medidas de prevención, ahora más que nunca es importante innovar para generar nuevas estrategias que permitan la intervención a distancia para el manejo y control de estas enfermedades.

Como se ha señalado en otras ocasiones existen dos tipos de innovación diferentes, la social y la tecnológica. Se ha planteado que la innovación tecnológica explica hasta el 25% del éxito en la innovación mientras que la innovación social constituye el 75%.4

Nosotros creemos que en el contexto de la pandemia de COVID-19 el objetivo de la innovación social debe ser llegar a los grupos más vulnerables haciendo uso de la tecnología disponible. Podemos entender por grupos vulnerables a aquellos pacientes que tienen afecciones que aumentan el riesgo de enfermar más gravemente si contraen el virus SARS-CoV-2. Al respecto la telemedicina y la telesalud pueden representar las mejores maneras de lograr dicho objetivo.

La telemedicina se refiere al diagnóstico y tratamiento remoto de pacientes por profesionales médicos, es decir, se trata de la versión virtual de lo que sucedería durante una visita a la oficina del médico.

La telemedicina ha facilitado el acceso a la atención médica en un momento en que la pandemia ha restringido gravemente la capacidad de los pacientes para ver a sus médicos. Esta dificultad de los pacientes para concertar una cita con sus médicos no se debe únicamente a las propias restricciones de movilidad impuestas en cada país si no porque muchos de estos pacientes tienen miedo de contagiarse con el virus SARS-CoV-2 si salen de casa. Este miedo es más pronunciado en pacientes que pertenecen a un grupo vulnerable llegando incluso a traer consecuencias psicológicas en pacientes con diabetes, hipertensión, cáncer, asma, entre otras.5,6,7,8

La comunicación entre el médico, el paciente y sus familiares se ha dificultado durante la pandemia actual.

Esto, debido a que en muchos casos los familiares no pueden entrar a consultas y hospitalización debido al riesgo elevado de contagio por covid-19. Esto ha despertado la necesidad de implementar estrategias de telemedicina con este propósito. Un ejemplo es la iniciativa que han demostrado los residentes del Hospital General de México Dr. Eduardo Liceaga.

Estos médicos han logrado enlazar a sus pacientes con sus familiares a través del uso de videollamadas mediante el uso de un sistema de prioridad en el que en primer lugar se encuentran aquellos pacientes en situación de salud crítica, pacientes críticos que serán sometidos a un procedimiento invasivo y aquellos con una situación que va empeorando.

En la segunda categoría de prioridad se encuentran aquellos con trastornos psicológicos asociados a la hospitalización, aquellos con larga duración de estancia hospitalaria y finalmente, los pacientes en general hospitalizados. Siempre el protocolo considera la desinfección inmediata del equipo electrónico después de su uso para las videollamadas. 9

Metodología

Se realizó una mini-revisión de la literatura en la base de datos de Google Scholar, utilizado las palabras clave “Telemedicina”, “Telesalud”, “Méxco”, “COVID-19”, “Pandemia”, “Innovación Tecnológica”, “Innovación Social”, y “Enfermedad Crónica”. Se usaron operadores Booleanos de igual forma. Todos los artículos encontrados bajo estos criterios se revisaron y consideraron para el artículo siendo que al tratarse de un tema tan reciente no hubieron demasiados resultados.

Resultados y Discusión

Se espera que los sistemas de salud que inviertan en servicios de telemedicina prosperen después de la pandemia de COVID-19. Esto no se traduce únicamente en un beneficio económico para aquellos que otorgan dichos servicios, sino también en un beneficio para la sociedad al permitir que un mayor número de personas retomen el control y seguimiento de su enfermedad.

Por supuesto que el uso de la telemedicina conlleva retos que incluyen una mejora continua en la atención al cliente, la capacitación y el seguimiento, así como riesgos relacionados con el derecho a la confidencialidad de los datos del paciente y la protección de los derechos del médico y el paciente.10,11 A pesar de eso la telemedicina ha mostrado cierto éxito para llevar un seguimiento de enfermedades tales como como diabetes, hipertensión y cáncer.12,13,14

En los Estados Unidos de América, a pesar de que la telemedicina ya era una práctica conocida para algunos médicos y pacientes, la pandemia ha iniciado su uso de forma masiva. Es por esto que las autoridades y los usuarios han llegado a delimitar los recursos y consideraciones necesarias para el éxito en la telemedicina. A continuación, se describen algunas de estas.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022