Mecanismos neurológicos y posibles respuestas | 10 NOV 20

Teorías de la negación de la ciencia y conspirativas de COVID-19

Los mecanismos cerebrales que forman y mantienen creencias falsas.
Autor/a: Bruce L. Miller, MD Fuente: JAMA doi:10.1001/jama.2020.21332  Science Denial and COVID Conspiracy Theories

La respuesta de salud pública de EE. UU. a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) ha sido pésima, caracterizada por un comportamiento antimáscara, creencias antivacunas, teorías de conspiración sobre los orígenes de COVID-19 y el apoyo de los funcionarios electos a terapias no probadas. Menos de la mitad de las personas en los EE. UU. siguen las recomendaciones de salud de usar una máscara cuando están en público.

La retórica anticientífica tiene consecuencias. Si bien solo el 4% de la población mundial reside en los EE. UU., ha representado el 20% de las muertes del mundo relacionadas con COVID-19 y ha tenido un desempeño peor que varias otras naciones ricas. Un bajo conocimiento científico contribuye a la negación de la ciencia. La relación entre los puntos de vista anticientíficos y el bajo conocimiento científico subraya nuevos hallazgos sobre los mecanismos cerebrales que forman y mantienen creencias falsas.

La alfabetización científica es esencial

La ciencia de COVID-19 es compleja y al público se le presenta una asombrosa variedad de gráficos, estadísticas y terapias propuestas. Además, las comunicaciones de los científicos cambiaron a medida que se enteraron de la infectividad y virulencia del COVID-19, lo que exacerbó la desconfianza de algunos científicos. En 2015, en una encuesta de 11.000 estudiantes de 12 ° grado que tomaron la evaluación de ciencias de la Evaluación Nacional del Progreso Educativo (NAEP), solo el 22% eran competentes en ciencias, y el 40% se calificó como "por debajo del conocimiento básico".

La educación importa. En un estudio que incluyó a 9.654 adultos estadounidenses, el 48% de los que tenían una educación secundaria o menos creían que había algo de verdad en la teoría de la conspiración de que el COVID-19 estaba planeado, pero solo el 15% entre los que tenían algún posgrado respaldaba esta idea. 

¿Cómo es que el bajo nivel de conocimientos científicos hace que las personas, por lo demás racionales y competentes, malinterpreten la amenaza del COVID-19 y les permitan sentirse más cómodas con datos falsos que con información científicamente sólida?

Las creencias basadas en información falsa, al igual que las basadas en la verdad, tienen orígenes neuronales y reflejan conexiones en circuitos cerebrales específicos. Los individuos están organizados para tener creencias y evaluar sus méritos basándose en hechos y experiencias. Los estudios de los trastornos neurodegenerativos que se dirigen a redes cerebrales selectivas arrojan luz sobre los mecanismos neuronales que subyacen a la creación y el mantenimiento de creencias que no se basan en la realidad.

Mecanismos neurológicos para creencias falsas

La gente tiene creencias con distintos niveles de verdad.

Las creencias falsas son comunes en los trastornos neurodegenerativos, en particular la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal. En los trastornos neurodegenerativos y psiquiátricos, las creencias falsas van desde acusaciones de robo, delirios de grandeza hasta la identificación errónea de las personas.

Las teorías recientes sugieren que las creencias falsas surgen cuando hay deficiencias neuropsicológicas que (1) promueven la formación de creencias falsas debido a información sensorial defectuosa y (2) dificultan el rechazo de una creencia debido a sistemas prefrontales defectuosos que evalúan pensamientos y creencias.

Las falsas creencias en la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal difieren, pero pueden ofrecer información sobre los mecanismos neuronales compartidos por los que los humanos perciben mal la información. En ambos, el cerebro recibe información sensorial distorsionada que interfiere con la interpretación precisa del mundo y carece de los circuitos necesarios para determinar si la información recibida es verdadera o falsa.

Una manifestación reconocida de la demencia con cuerpos de Lewy es el Síndrome de Capgras, la falsa creencia de que un ser querido ha sido reemplazado por un impostor. Capgras se asocia con disfunción en la corteza retroesplenial, una región del cerebro involucrada con la codificación de la familiaridad, y la corteza frontal derecha, una región involucrada con la evaluación de creencias. Además, hay disfunción en la circunvolución fusiforme, que alimenta información sobre el rostro de un individuo en sistemas de memoria en el lóbulo temporal y sistemas de familiaridad en la corteza retroesplenial, lo que permite comparar cada rostro con rostros encontrados previamente.

Lo que parece un delirio extraño es una situación en la que la información errónea sobre un rostro y su familiaridad conduce a una conclusión internamente consistente, pero falsa. Contribuyendo a la falsa creencia, muchas personas con demencia con cuerpos de Lewy tienen disfunción en los circuitos cerebrales frontales necesarios para determinar la plausibilidad de una conclusión.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021