Las narrativas en pugna | 07 NOV 20

Cada pandemia cuenta una historia

La construcción social de la realidad requiere de narrativas compartidas
Autor/a: Lisa Feldman Barret Lisa Feldman Barret
INDICE:  1. Primea parte | 2. Parte 2 | 3. Parte 3
Parte 2

El mundo social esculpe su salud física

En la Parte 1 de esta serie, exploramos la realidad social: la superpotencia humana única para "inventar cosas" que se vuelven reales, como el dinero y los países. Este artículo va un paso más allá. Como la realidad social influye en cómo actuamos, también tiene la capacidad de afectar nuestra salud física. Lo que hacemos con nuestras mentes colectivas se traduce en última instancia en cuánto tiempo y bien vivimos. Incluso influye en nuestra evolución genética como especie.

El dinero

El dinero, históricamente, ha estado representado por todo tipo de objetos físicos: papel, discos de metal, conchas marinas, cebada e incluso rocas enormes e inamovibles en el océano. Nada en estos objetos es físicamente similar. La idea de que tienen valor (para intercambiar bienes y servicios) está completamente hecha por nuestras mentes colectivas. Y, sin embargo, el dinero es tan real para nuestra especie que las personas que tienen más dinero viven más. Pueden comer alimentos más saludables, vivir más cómodamente y obtener una mejor atención médica. Todos estos factores tienen un impacto biológico en la esperanza de vida, tanto en circunstancias cotidianas como en momentos extraordinarios como la pandemia actual; por ejemplo, la exposición al COVID-19 es más letal para las personas que experimentan desventajas sociales y económicas. Por lo tanto, la realidad social da forma a nuestra evolución genética al influir en quién está disponible y es lo suficientemente saludable para reproducirse, y qué probabilidades hay de que su descendencia sobreviva y prospere.

Del mismo modo, las fronteras entre países, que son trazadas solo por nuestras mentes colectivas, influyen en qué pares de humanos pueden conocer y tener hijos juntos. También lo hacen las leyes y costumbres dentro de esas fronteras, que, en diversas épocas de la historia, han restringido a quién se le permite reproducir con quién. La realidad social de las fronteras también puede limitar artificialmente la cantidad de descendientes que pueda tener, como en la política de un solo hijo de China, que finalmente llevó a millones de hombres chinos que no pueden casarse con mujeres chinas. Un país puede incluso declarar "cerradas" sus fronteras invisibles, por ejemplo, durante una pandemia para limitar la propagación de un virus. Esa decisión tiene consecuencias de vida o muerte para las personas dentro y fuera de esas fronteras.

La realidad social puede entrelazarse con la realidad física de formas particularmente perniciosas. Piense en la amplia gama de tonos de piel que se encuentran en los humanos. El tono de la piel evolucionó a partir de un tira y afloja entre dos vitaminas, ya que nuestros antepasados ​​vivían en entornos con diferentes cantidades de luz ultravioleta (UV). Los tonos de piel más claros absorben más luz y producen más vitamina D, que es fundamental para la salud ósea. Los tonos de piel más oscuros ayudan a bloquear la dañina luz ultravioleta que destruye la vitamina B9, el ácido fólico, que favorece el crecimiento celular. El tono de la piel es una realidad física y biológica, y va desde muy claro hasta muy oscuro. Pero un grupo de humanos (que están muertos hace mucho tiempo) trazó líneas en ese continuo, líneas que otorgan una ventaja significativa a las personas de un lado y una desventaja trágica a las del otro. Las líneas son la realidad social y traen una desigualdad que se arrastra debajo de la piel de una manera muy real físicamente. Como escribí en How Emotions are Made: The Secret Life of the Brain:

Piense en un niño afroamericano nacido en la pobreza. Es menos probable que reciba una nutrición adecuada durante sus primeros años de desarrollo cerebral, circunstancias que, en particular, afectarán negativamente el desarrollo de su corteza prefrontal (CPF). Estas neuronas son particularmente importantes para el aprendizaje […]; No es sorprendente que el tamaño y el desempeño de las regiones de la CPF estén vinculados a muchas habilidades que se requieren para tener un buen desempeño en la escuela. Una nutrición deficiente equivale a una CPF más delgada, lo que está relacionado con un rendimiento escolar más bajo, y una menor educación, como no terminar la escuela secundaria, conduce a la pobreza. De esta manera cíclica, los estereotipos de la sociedad sobre la raza, que son la realidad social, pueden convertirse en la realidad física del cableado cerebral, haciendo que parezca como si la causa de la pobreza fueran simplemente genes desde el principio. (págs. 288-289)

La realidad social también puede mejorar la salud física. Las leyes de conducción ayudan a prevenir colisiones frontales y reducen las muertes por accidentes de tránsito. El "fin de semana" de dos días creado por Henry Ford para los trabajadores de su fábrica ayudó a reducir la desigualdad económica y crear una clase media próspera en Estados Unidos. Los países que declaran que la atención de la salud y la educación son derechos universales mejoran la salud física y el bienestar de millones.

Todos defendemos la realidad social mediante nuestros comportamientos cotidianos y tenemos alguna responsabilidad colectiva por esa realidad. Lo que hacemos en el mundo y lo que no hacemos refuerza ciertos límites inventados y disminuye o disuelve otros. Las consecuencias físicas de algunos de los problemas sociales más desafiantes del mundo —la pobreza, el racismo y las luchas religiosas, por nombrar algunos— podrían, en principio, erradicarse mediante un cambio de opinión colectivo y masivo. Si tenemos la voluntad colectiva para hacerlo.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020