“Usted es mi único amigo doctor" | 05 ABR 21

¿Médicos satisfechos?

Contra toda experiencia negativa somos aún capaces de brindar un trato humano a nuestros pacientes.
Autor/a: Profesor Dr. Ricardo T. Ricci  

“Usted es mi único amigo”, acaba de decirme una paciente en el consultorio. Marta es una señora de 56 años diabética no insulino dependiente que en el último tiempo se está mostrando refractaria al tratamiento con los hipoglucemiantes orales. Su evolución en los últimos dos años ha sido la de un paulatino y constante deterioro de su cuadro metabólico y comienza a manifestar síntomas que muestran algún grado de retinopatía y poli neuropatía diabética. Aún cuando la patología es realmente seria, ella no constituye su mayor problema. Está pasando por una crisis matrimonial importante cuyo problema aparente es la infidelidad de su esposo. Una infidelidad (¿sintomática?) que la tiene seriamente preocupada y ante la cual no sabe muy bien que actitud tomar.

Ambos provienen de una provincia vecina y carecen de parientes y amigos en esta ciudad, sobre todo ella que no trabaja fuera de su casa. “No tengo con quien hablar de esto”, agrega. “Nunca le dije a nadie que, desde hace varios años no tenemos relaciones sexuales, José es impotente, sus erecciones son pobres y fugaces.”

El médico ¿es un amigo, un confesor, un sanador? Se parece a un amigo para escuchar el relato y aportar su visión como observador externo. Se asemeja al confesor pues debe escuchar verdades dolorosas, sentimientos lacerantes para las personas que los sufren, constituciones familiares que más que parecerse a un cálido nido de crecimiento en común, se parecen a un horroroso infierno domestico. Una condena diaria, buscada, sostenida.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021