Entre la profesión y la fisiología | 25 OCT 20

Es urgente

Una médica relata con gran talento narrativo las peripecias de una "urgencia" que no se resuelve en el shock room
Autor/a: Dra. Marilina Monti  

Es lunes, y la sala de internación está llena. Me preparo un té negro bien cargado, me acomodo como puedo en mi silla poco ergonómica y me dispongo a escribir un alta. Cómo cuestan los lunes. Las ocho y tantas horas de trabajo vuelan. Corto para almorzar, pero a veces ni siquiera tengo tiempo de ir al baño. Y después de unos veinte minutos de concentración ininterrumpida empiezo a sentir una urgencia en mi bajo vientre que no me deja concentrar en las indicaciones del alta de mi paciente. Me estoy haciendo pis.  

Aprieto Ctrl+S, desenredo mis piernas, me vuelvo a colocar el barbijo, que lo había dejado colgando de una sola oreja para tomar el té, y salgo de la oficina de médicos. El baño del staff queda a unos treinta metros, atravesando la sala de internación. No sé a qué ser brillante se le ocurrió esta disposición arquitectónica.

Camino tres pasos y Lisa, la enfermera de cama 28, me pide que lo vaya a revisar porque le parece que está un poco intoxicado con opioides. Giro 90 grados sobre mis talones y entro a su habitación. Hola Carlos, ¿cómo anda?

Carlos, que estaba medio dormido, entreabre los ojos y sacude la pierna derecha. Le pido que extienda los brazos para ver si tiene contracciones mioclónicas, le examino las pupilas con la linterna del celular, le hago un par de preguntas, cuento cuántas veces por minuto respira, me fijo en su cárdex cuántas dosis de rescate de morfina tomó hoy y, uniendo la información que recolecté, descarto el diagnóstico de intoxicación con opioides. Menos mal. Suerte para él, y para mí. Si estuviera intoxicado gravemente tendría que sacarle sangre, ponerle una vía y plantarme a su lado por un buen rato mientras le doy el antídoto, observando cautelosamente porque si le doy de más, podría entrar en una crisis de dolor. Me imagino teniendo que hacer todo eso, que sería una urgencia médica, y orinándome encima, porque lo mío no lo es. Sonrío, y tengo que tensar mis músculos pélvicos para que no me pase de verdad. Me pongo a documentar todo esto en su historia clínica y la farmacéutica me interrumpe para pedirme que cambie la prescripción de lorazepam de cama 21 a vía oral, porque nos quedamos sin el sublingual. Cómo no. Esto me lleva medio segundo y la dejo contenta.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021