Valor predictivo de tres pruebas clínicas diagnósticas | 27 SEP 20

Diagnóstico del dolor de la articulación sacroilíaca

La exploración física juega un papel limitado en el diagnóstico del dolor sacroilìaco
Autor/a: Nagy Mekhail, Youssef Saweris Diana, Sue Mehanny, et al.  Fuente: https://doi.org/10.1111/papr.12950 Pain Practice Diagnosis of Sacroiliac Joint Pain: Predictive Value of Three Diagnostic Clinical Tests

Introducción

Los pacientes con dolor en la articulación sacroilíaca (SIJ), se presentan principalmente con dolor articular en la zona lumbar y / o en la parte posterior de las caderas. El diagnóstico preciso del dolor SIJ es un problema continuo que enfrentan los médicos encargados del manejo del dolor, ya que la fuente exacta del dolor suele ser difícil de determinar.

Bernard y col. ha estimado que el 70-80% de la población se queja al menos una vez de dolor lumbar, de cuyo 15-30%, el principal generador de dolor es el SIJ.

Además, muchos síntomas y signos clínicos de dolor relacionado con SIJ están presentes en otras causas de dolor lumbar.

El dolor SIJ puede deberse tanto a causas intraarticulares como extraarticulares.

Los ejemplos de causas intraarticulares incluyen infección, artritis, espondiloartropatías, traumatismos, malignidad y enfermedad quística, mientras que las causas extraarticulares incluyen entesopatía, fracturas, lesiones de ligamentos, trastornos miofasciales y embarazo. Sin embargo, en la práctica clínica la causa más frecuente de dolor SIJ sigue siendo idiopática.

El dolor mediado por SIJ suele manifestarse como dolor en la región glútea en el 94% de los pacientes. El dolor también puede referirse a la región lumbar inferior (72%), ingle (14%), región lumbar superior (6%) y abdomen (2%).

Hasta la fecha, no ha habido criterios de diagnóstico o estándar de atención aceptables y precisos para el tratamiento del dolor de la articulación sacroilíaca (SIJ). Varios estudios han arrojado diferentes contribuciones de la presentación clínica, la historia y el examen físico en el diagnóstico del dolor SIJ.

Nuestro objetivo en este estudio es evaluar la sensibilidad y la especificidad de las pruebas clínicas de diagnóstico y su valor predictivo para diagnosticar con precisión el dolor SIJ.

Metodología

Al inscribir a 200 pacientes elegibles con dolor SIJ como su diagnóstico principal, fueron reevaluados y se obtuvieron su puntuación de dolor en la escala de calificación verbal (VRS) y los datos demográficos.

Posteriormente, se realizaron tres pruebas de diagnóstico SIJ: "prueba de empuje del muslo", "prueba de Patrick" y una versión modificada de la prueba de Gaenslen que se conoce como "prueba de Mekhail".

Posteriormente, los pacientes fueron llevados a la sala de procedimientos para que se les realizara la inyección de SIJ, cuyo resultado confirmativo fue ≥50% de alivio del dolor.

Los médicos que realizaron el procedimiento no conocían los resultados de las 3 pruebas realizadas.

Los resultados de las 3 pruebas se incorporaron con los resultados del procedimiento de los que extrajimos conclusiones estadísticas y médicas que determinaron su valor predictivo y el grado de ayuda a los médicos en el diagnóstico del dolor SIJ.

Prueba de empuje del muslo: el paciente se coloca en posición supina sobre la mesa de exploración con la cadera flexionada 90º. El examinador se coloca junto a la cama del lado dolorido del paciente y proporciona un empuje rápido en la línea del fémur para crear un esfuerzo cortante en el SIJ mientras el otro brazo estabiliza el sacro.

Prueba de Patrick: el paciente se coloca en posición supina sobre la mesa de exploración mientras el paciente flexiona, abduce y rota externamente la cadera del lado afectado. El examinador estabiliza la pelvis colocando una mano sobre la espina ilíaca anterosuperior opuesta (ASIS) mientras que una fuerza hacia abajo aplicada a la extremidad dolorida crea una fuerza de tracción sobre la SIJ anterior.

Prueba de Mekhail (Figura 1): la prueba de Mekhail funciona de manera similar a la prueba de Gaenslen en que genera estrés en el SIJ, sin embargo, tiene la ventaja de evitar el efecto de protección muscular que los pacientes ejercen en asociación con la prueba de Gaenslen. El paciente debe acostarse sobre el lado que no duele en lugar de sobre su espalda, en el borde de la cama. Luego, el examinador estabiliza la pelvis y, de forma pasiva, flexiona y extiende demasiado la cadera de la extremidad inferior dolorosa (con la rodilla extendida) mientras palpa el SIJ, creando un esfuerzo cortante en el SIJ. La prueba se consideró positiva si el dolor se reproducía solo con el movimiento de extensión extrema y se alivia con el movimiento de flexión hacia adelante.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023