De la intervención médica a la práctica social | 26 AGO 20

Máscaras faciales para Covid-19

Las políticas para fomentar la adopción de máscaras faciales deben contemplar los significados socioculturales complejos y controvertidos de cubrirse el rostro y aprovecharlos para promover su uso
6
1
Autor/a: H. van der Westhuizen, K. Kotze, S. Tonkin-Crine, N. Gobat y T. Greenhalgh Fuente: BMJ 2020;370:m3021 Face coverings for covid-19: from medical intervention to social practice

Helene-Mari van der Westhuizen y sus colegas argumentan que las máscaras faciales deben considerarse no como parte del equipo médico sino como una práctica social.

  Mensajes clave

  • El uso de máscaras faciales por parte del público se recomienda ampliamente como control de fuentes de contagio durante la pandemia de Covid-19.
     
  • El cubrimiento facial se ha visto predominantemente como una intervención médica y se ha evaluado su efectividad desde una perspectiva de control de infecciones, pero también son una práctica social y tienen una variedad de significados en diferentes entornos.
     
  • Las políticas para fomentar la adopción de máscaras faciales deben contemplar los significados socioculturales complejos y controvertidos de cubrirse el rostro y aprovecharlos para promover su uso.

Cubrirse la boca y la nariz es una medida de salud pública para capturar las gotitas respiratorias del usuario (que puede no tener síntomas) para reducir la transmisión de infecciones respiratorias. Los debates sobre el uso de barbijos los han enmarcado en gran medida como una intervención médica con beneficios y daños. Aunque la mayoría de los países y agencias de salud pública ahora recomiendan o exigen máscaras faciales contra el Covid-19, todavía domina la visualización éstas a través de una narrativa médica.

Muchas infografías destinadas al público en lo que respecta a las máscaras faciales describen los siguientes pasos: "lávese las manos antes de tocar la máscara, inspeccione la máscara para ver si está dañada o si está sucia, ajuste la máscara a su cara sin dejar espacios en los lados". Dado que las prácticas sociales están profundamente arraigadas y se defienden con pasión, los autores plantean la hipótesis de que es probable que se avance en la aceptación de las máscaras faciales al restar importancia a la narrativa médica sobre los "estándares", "ponerse y quitarse", "descontaminación" y "riesgo".

Para una aceptación exitosa, es necesario basarse en las realidades sociales y culturales de las comunidades afectadas.

Usamos el término “mascarilla médica” para referirnos a un dispositivo que cumple con estándares particulares y está destinado principalmente a trabajadores de la salud (pero también puede recomendarse para el público). El término "cubierta facial" (tapabocas, etc.) se refiere a cualquier cosa que cubra el rostro, incluidos revestimientos caseros o vendidos comercialmente (generalmente hechos de tela, pero a veces de papel u otros materiales) destinados principalmente al público.

Diferentes países optaron por diferentes enfoques a medida que se extendía el Covid-19. China y Corea del Sur, por ejemplo, aumentaron rápidamente la producción de máscaras médicas para uso público, mientras que la República Checa y Tailandia fueron las primeras en adoptar tapabocas de tela para conservar los suministros de máscaras médicas para los trabajadores de la salud.


Una herramienta de control de infecciones

Enmarcado médicamente, una cubierta facial es un equipo de protección personal (para proteger al usuario) o un medio de control de la fuente (para prevenir la propagación de enfermedades). La fabricación de equipos de control de infecciones está sujeta a estrictos estándares de calidad y la distribución y la adquisición suelen organizarse a nivel nacional.

Casi todos los ensayos controlados aleatorios de cubiertas faciales se han realizado en centros de salud y abordaron su eficacia para proteger al usuario de infecciones, no como control de fuente, pero basarse en la misma base de pruebas para los centros de salud y los entornos comunitarios tiene limitaciones.

Las narrativas médicas favorecen intervenciones con características fijas y un tamaño de efecto que puede determinarse mediante experimentos controlados. Las medidas de salud pública dirigidas a poblaciones enteras rara vez tienen evidencia de ensayos controlados aleatorios disponibles, y dichos ensayos pueden no ser éticos o prácticos.

Esta narrativa médica incluye preocupaciones sobre el hecho de que el público no pueda usar los protectores faciales de manera segura. La estandarización en la fabricación, uso y limpieza de cubiertas faciales a nivel de población es un desafío cuando las personas tienen acceso a recursos muy diferentes. En tales circunstancias, hacer que la tarea de ponerse y quitarse una cubierta facial se sienta complicada y peligrosa, hace que sea más difícil de implementar.


Práctica social

Enmarcados socioculturalmente, las cubiertas faciales son prendas de vestir o accesorios. Usar uno es una práctica social, un comportamiento que tiene un significado particular en una sociedad en particular. Una práctica social implica la acción humana basada en el conocimiento (quizás imperfecto) de la persona — por ejemplo, su evaluación de si cubrirse la cara es eficaz — y lo que ven como su significado simbólico.

Esto último estará influenciado por las expectativas sociales (por ejemplo, es lo que esperamos que use un conductor de autobús o una enfermera), las normas (lo que se considera moralmente correcto y como un comportamiento correcto y adecuado) y las leyes y regulaciones (obligatoriedad de cubrirse la cara). La adopción de la política se verá influida por cuestiones prácticas como la disponibilidad de recursos (¿es fácil y prioritario hacerse u obtener una?).

En la actual pandemia mundial, hay ejemplos de cubiertas faciales que se adaptan a las tradiciones culturales. En la India, un extremo suelto de una prenda de vestir o un trozo de tela suelto se ha vuelto lo más utilizado para cubrir la cara durante la Covid-19.

Cubrirse el rostro se ha asociado con asumir una identidad diferente (superhéroes), evitar el reconocimiento y la persecución (criminales), exhibir modestia (mujeres de algunas culturas), tener una enfermedad infecciosa (pacientes) y para ceremonias culturales y procesiones (celebrantes). Cubrirse la cara también puede verse en términos prácticos como protección contra la contaminación, el polvo, el polen o los incendios forestales.

En algunos países, principalmente en Asia, las cubiertas faciales se han utilizado ampliamente en público antes de esta pandemia, posiblemente debido a la experiencia pasada con epidemias de virus respiratorios y, quizás, un fuerte énfasis cultural en la interdependencia en lugar de la independencia. También podría estar vinculado a sistemas de significado cultural que enfatizan el límite entre un yo interior limpio y puro y un exterior potencialmente contaminado (similar a quitarse los zapatos al entrar a la casa, por ejemplo).

Los revestimientos faciales de tela generalmente se caracterizan por la personalización.

Pueden ser hechos en casa, de una prenda de vestir existente o comprados en una tienda, para exhibir una marca o para combinar con un atuendo. Hay ejemplos de cubrimientos faciales con narices de animales, que crean una sensación de alegría que puede hacerlos más aceptables para los niños. Los activistas han colocado eslóganes (como Black Lives Matter) en la cara que enfatizan su papel en la exhibición de identidad. Las marcas de diseñador han producido mascarillas faciales costosas y de alta moda.

La amplia variación en materiales y estilo plantea interrogantes sobre la eficacia y fiabilidad de los revestimientos faciales. La política de salud pública debe considerar la compensación entre eficacia y cumplimiento (una cubierta facial que es 100% efectiva para prevenir la transmisión pero que solo la usa el 10% de la población tendrá menos impacto que una que es 50% efectiva pero usada por 95 % de la población).


Cambiando la narrativa

Durante la pandemia de covid-19, el uso de cubiertas faciales se está introduciendo rápidamente como una intervención de salud pública en países sin tradición cultural de hacerlo. Para una aceptación exitosa, tales intervenciones deben basarse en las prácticas y realidades sociales y culturales de las comunidades afectadas, y las campañas no solo deben informar, sino también trabajar para dar forma a nuevas normas socioculturales (ver tabla).

Tema Intervención medica Práctica social
Enfoque y mensaje Usuario individual: protéjase y, al hacerlo, también puede proteger a los demás. Comunidad: Protege a los demás y ellos también te protegerán
Objetivo Reducción del riesgo: reducir o eliminar el riesgo de infección para el usuario. Beneficio para la población: reducir el nivel general de transmisión a nivel de población
Seleccionar Función: asegúrese de que la cubierta facial cumpla con los estándares particulares de filtración y rendimiento. Aceptabilidad: elija una cubierta facial que sea fácil de hacer o comprar y que tenga un diseño que le gustaría usar. Trate de usar uno con tres capas, pero una cubierta facial con menos capas es mejor que no usar ninguna cubierta facial
Ponerse, quitarse y utilizarse Control de infecciones: siga estrictos procedimientos de colocación y retirada (use correas; no toque la parte frontal de la cubierta facial). Prueba de ajuste. Evite la autocontaminación tocándose la cara. Retire la cubierta después de un período de tiempo específico o cuando haya suciedad o daños visibles Comodidad y limpieza: asegúrese de que cubra su boca y nariz y sea cómodo de usar sin ajustarlo repetidamente. Cambie su cubierta facial si se ensucia. Use una cubierta facial limpia todos los días
Limpieza
Almacenamiento y descontaminación: almacene los revestimientos sucios de acuerdo con procedimientos estrictos. Lave la cubierta facial a una temperatura especificada.
Lavado: quítese la cubierta facial cuando llegue a casa y colóquela con la ropa. Lávelo con su otra ropa
Relacionarse con los demás Evite el riesgo: no comparta su cubierta facial con otros Promover el beneficio: asegúrese de que sus amigos, familiares y miembros vulnerables de la sociedad también se cubran la cara, por ejemplo, a través de esquemas de fabricación y distribución comunitarios
Preocupaciones ambientales Eliminación cuidadosa: las cubiertas faciales desechables desechadas son un peligro para el medio ambiente; Deben destruirse adecuadamente de acuerdo con las regulaciones. Sostenibilidad: tenga dos o tres cubiertas faciales reutilizables que se puedan lavar y usar nuevamente, lo que podría reducir los costos para el usuario y evitar el desperdicio

Los mensajes públicos en torno a quienes se cubren el rostro ayudan a conceptualizar quién suele usarlo y la valencia moral de esta acción.

Al comienzo de la pandemia del Covid-19, las personas de etnia asiática fueron estigmatizadas en el Reino Unido por cubrirse el rostro, como si fueran portadores de una enfermedad que amenazaba la seguridad de los demás. En los EE. UU., la obligatoriedad de cubrirse el rostro se ha interpretado como una infracción de las libertades civiles y la autonomía, y los críticos utilizan el término "bozal" para describir la deshumanización del individuo por parte del estado.

Algunas figuras públicas, incluido el presidente de los Estados Unidos, inicialmente se negaron a cubrirse la cara, describiendo el uso de una máscara como signo de debilidad y negándose a usar una máscara como afirmación de autoridad.

Para que una política pública de utilizar tapabocas tenga éxito, las descripciones negativas del significado social y el valor moral de las mascarillas faciales deben reformularse activamente. Dado que el objetivo principal del uso generalizado de éstas es el control de la fuente, los usuarios podrían ser descritos como altruistas o incluso como protectores. Esto podría crear un nuevo simbolismo en torno al uso, confección y distribución de mascarillas basado en la responsabilidad social y la solidaridad frente a una amenaza común.

Recuadro. Ejemplos de enfoques de práctica social para promover el cubrimiento facial

En la República Checa, la campaña #Masks4All liderada por la comunidad reformó rápidamente las normas sociales en torno a la aceptabilidad de cubrirse la cara en público. Las redes sociales se utilizaron para compartir mensajes sobre cómo hacerlos en casa, mostrar el apoyo de las celebridades a la campaña, distribuir canciones para alentar su uso y agregar humor a través de fotos de estatuas públicas que se cubren el rostro. Esto creó un movimiento que llevó a otros a imitar este comportamiento y seguir el ejemplo. #Masks4All y sus eslóganes como "mi máscara te protege, tu máscara me protege" apelan a un conjunto compartido de valores sociales. Esto provocó movimientos similares en otros países, incluidos los EE. UU.

En Sudáfrica, desde el 1 de mayo de 2020, es obligatorio usar una máscara facial al salir de casa. Una consideración clave ha sido la gestión del acceso a las cubiertas faciales, especialmente en las zonas rurales con tasas más altas de pobreza y desempleo. A través de esta campaña, han recaudado fondos, fabricado y distribuido más de 18.000 mascarillas faciales a personas que de otro modo habrían tenido dificultades para obtenerlas. Esto también crea oportunidades de trabajo.

Adoptar las narrativas socioculturales podría permitir al público seleccionar una cubierta facial que sea significativa para ellos y que sea más probable que usen. Sin embargo, debe lograrse un equilibrio entre fomentar la personalización para lograr comodidad y aceptabilidad y garantizar que la cobertura sea lo suficientemente eficaz para bloquear la mayor parte de la transmisión viral.

Las narrativas culturales están cambiando, aunque no de forma universal. En algunos entornos, una persona que no se cubre la cara se considera una amenaza para la seguridad de los demás. A medida que una comunidad adopta el cubrimiento facial, los primeros miembros que se cubran serán vistos como extraños, pero luego los que no lo hagan lo serán.

Dos investigadores de reducción de daños que viajaron desde el Reino Unido a Tailandia para asistir a una conferencia durante el brote de SARS describieron la influencia persuasiva de la presión de grupo para mejorar el uso de cubiertas faciales a medida que pasaban de un entorno a otro con normas contrastantes sobre su uso.

Es probable que las normas sociales sobre cómo se tolera el uso varíen entre la rigidez de una sociedad (por ejemplo, Singapur) y la laxitud (por ejemplo, Brasil) y pueden contribuir al aprendizaje a través del comportamiento de los demás. Aprovechar la investigación existente en ciencias sociales y del comportamiento de epidemias respiratorias anteriores y las experiencias de países donde el uso de cubiertas faciales se había generalizado antes de esta pandemia es clave.


Conclusión

Los prolongados debates sobre cubrirse el rostro como una intervención médica han retrasado la implementación de una valiosa herramienta preventiva. Ahora que la mayoría de los países han cambiado para apoyar las cubiertas faciales o tapabocas para evitar la transmisión del Covid-19, también debemos cambiar el enfoque hacia la implementación.

En lugar de seguir debatiendo las especificaciones técnicas y la eficacia, se deberían explorar los marcos socioculturales para fomentar su uso. Esto se puede hacer enfatizando valores subyacentes como la solidaridad y la seguridad comunitaria. Es probable que estas medidas mejoren la aceptación de las cubiertas faciales y ayuden a frenar el impacto devastador de la pandemia.

 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020