Se necesita más investigación | 11 AGO 20

Covid-19: Intervenciones sobre comportamiento, ambientales y sociales

Estas intervenciones críticas deben estar entre las primeras y no las últimas de la agenda de investigación de Covid-19
1
2
Autor/a: Susan Michie, professor of health psychology1, Robert West, emeritus professor of health psychology Fuente: BMJ 2020; 370 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.m2982 Behavioural, environmental, social, and systems interventions against covid-19

Covid-19 ha demostrado la importancia vital de los comportamientos humanos, como el distanciamiento social, para controlar las pandemias. La ausencia de una cura y una vacuna eficaz ha significado que el mundo hasta ahora ha dependido de cambios de comportamiento para prevenir la transmisión del virus. El comportamiento también es crucial para el éxito de las medidas de salud pública como la prueba, el rastreo y el aislamiento y para el manejo clínico eficaz de los casos.

Si se desarrolla una vacuna eficaz, el comportamiento será crucial para su éxito porque la baja absorción podría ser un gran problema.

El director general de la Organización Mundial de la Salud reconoció la importancia del comportamiento en los comentarios realizados el 29 de junio de 2020, en los que afirmó: “Todo individuo debe entender que no está indefenso, hay cosas que todo el mundo debería hacer para protegerse y proteger a los demás. Tu salud está en tus manos. Eso incluye distanciamiento físico, higiene de manos, cubrirse al toser, quedarse en casa si se siente enfermo, usar máscaras cuando sea apropiado y solo compartir información de fuentes confiables”.

Los comportamientos están integrados en sistemas complejos que involucran a individuos, grupos y comunidades que operan en diversos entornos físicos y sociales. El cambio de comportamiento a gran escala del tipo requerido para reprimir las pandemias requiere intervenciones de comportamiento, ambientales, sociales y de sistemas. Cuando se han aplicado en áreas como el control del tabaco, han tenido un éxito considerable, salvando cientos de miles de vidas cada año en todo el mundo.

  Estas intervenciones deben basarse en una comprensión científica de los complejos procesos que influyen en el comportamiento. La comprensión del sentido común no es suficiente y, a menudo, puede conducir a intervenciones que, en el mejor de los casos, son un derroche y, en el peor, contraproducentes.

En el control del tabaco, un ejemplo infame fue la aceptación de la idea de sentido común de que los cigarrillos con "bajo contenido de alquitrán" significaban bajo riesgo. Esto se basó en no reconocer que fumar es principalmente un medio para ingerir nicotina y que los fumadores aumentarían la intensidad con la que fumaban productos bajos en alquitrán para obtener el nivel deseado de ingesta de nicotina.

Hay muchos más ejemplos de este tipo en la ciencia del comportamiento, y están comenzando a surgir en el manejo de la pandemia del Covid-19. Por ejemplo, la idea de sentido común de "fatiga conductual" y la preocupación de que cerrar demasiado temprano puede conducir a una falta de adherencia generalizada más tarde, fue invocada en el Reino Unido para justificar el retraso catastrófico de las estrictas medidas de distanciamiento social en el Reino Unido. Fatiga del comportamiento era un nuevo término mal definido que no tenía base en la ciencia del comportamiento.

Desequilibrio

El hecho de que no se reconozca la importancia de la investigación conductual, ambiental, social y de sistemas para abordar los problemas de salud mundial es algo generalizado. En el caso de enfermedades no transmisibles como el cáncer, los comportamientos contribuyen a más del 40% de la incidencia, pero la prevención del comportamiento representa menos del 5% del presupuesto de investigación.

En el caso del Covid-19, el predominio casi total de la investigación clínica sobre conductual se ilustra por el hecho de que una búsqueda reciente encontró 975 ensayos de fármacos registrados y 46 informados, pero solo seis registrados y uno informado de ensayos de intervención de sistemas, sociales, ambientales o conductuales (https://www.bessi.net.au/).

El desequilibrio en los recursos dedicados a la investigación clínica frente a la intervención conductual se ve agravado por un enorme desequilibrio geográfico. Por lo tanto, el 90% de la investigación de Covid-19 se está llevando a cabo en países que tienen alrededor del 10% de la población mundial, y la mayoría en países de ingresos altos.

Para obtener el máximo beneficio de la inversión a gran escala en la investigación del comportamiento para hacer frente a las pandemias, es fundamental tener un programa coordinado que pueda identificar y abordar las lagunas y prioridades de la investigación. Esto requiere la adopción de métodos y marcos apropiados que capturen la jerarquía de actores en el sistema desde el individuo hasta la comunidad y la población y la gama completa de intervenciones que pueden ser efectivas. Los avances en la aplicación de la inteligencia artificial a las ciencias del comportamiento pueden ayudar con esto. 

Actualmente tenemos poca evidencia sobre la efectividad de las intervenciones conductuales, ambientales, sociales y de sistemas para abordar el Covid-19 en diferentes contextos geográficos y sociales o sobre sus mecanismos de acción (procesos de cambio). Por ejemplo, casi no hay datos relevantes de evidencia sobre cómo promover la adherencia a comportamientos como el distanciamiento de otras personas y hogares, la limpieza de manos, el uso eficaz de cubrirse la cara y evitar tocarse los ojos, la nariz o la boca con las manos contaminadas. Sin embargo, estos comportamientos son absolutamente cruciales para suprimir la transmisión, particularmente cuando los gobiernos deciden que los "cierres" no son sostenibles.

En resumen, necesitamos urgentemente un importante programa coordinado de investigación para desarrollar y evaluar intervenciones de comportamiento, ambientales, sociales y de sistemas que será eficaz y viable para hacer frente al Covid-19 y a futuras pandemias.

El éxito en otras áreas de cambio de comportamiento muestra que este tipo de empresa puede ser muy eficaz y rentable. Requerirá que los financiadores de la investigación, el gobierno y los formuladores de políticas reconozcan la importancia de este trabajo y le asignen los recursos adecuados, y requerirá que los investigadores colaboren en una variedad de disciplinas y países con diferentes recursos y que entreguen sus hallazgos de manera eficiente a los formuladores de políticas. 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020