Nueva guía canadiense | 06 AGO 20

La obesidad no está definida por el peso

La obesidad debe definirse por la salud de una persona, no solo por su peso, según una nueva guía clínica canadiense.
Autor/a: Sean Wharton, David C.W. Lau, Michael Vallis, Arya M. Sharma, Laurent Biertho, Denise Campbell-Scherer, et al. Fuente: CMAJ Obesity in adults: a clinical practice guideline

PUNTOS CLAVE

  • La obesidad es una enfermedad crónica prevalente, compleja, progresiva y recurrente, caracterizada por una grasa corporal anormal o excesiva (adiposidad), que perjudica la salud.
     
  • Las personas que viven con obesidad enfrentan sesgos y estigmas sustanciales, que contribuyen a una mayor morbilidad y mortalidad independientemente del peso o el índice de masa corporal.
     
  • Esta actualización de la guía refleja avances sustanciales en epidemiología, determinantes, fisiopatología, evaluación, prevención y tratamiento de la obesidad, y cambia el enfoque del manejo de la obesidad hacia la mejora de los resultados de salud centrados en el paciente, en lugar de la pérdida de peso sola.
     
  • El cuidado de la obesidad debe basarse en principios basados en la evidencia del manejo de enfermedades crónicas, debe validar las experiencias vividas de los pacientes, ir más allá de los enfoques simplistas de "comer menos, moverse más" y abordar los impulsores de la obesidad.
     
  • Las personas que viven con obesidad deben tener acceso a intervenciones basadas en evidencia, que incluyen terapia de nutrición médica, actividad física, intervenciones psicológicas, farmacoterapia y cirugía.

Introducción

La obesidad es una enfermedad crónica compleja en la cual la grasa corporal (adiposidad) anormal o excesiva perjudica la salud, aumenta el riesgo de complicaciones médicas a largo plazo y reduce la esperanza de vida.

Los estudios epidemiológicos definen la obesidad utilizando el índice de masa corporal (IMC; peso / altura2), que puede estratificar los riesgos de salud relacionados con la obesidad a nivel de la población. La obesidad se define operacionalmente como un IMC superior a 30 kg / m2 y se subclasifica en clase 1 (30-34.9), clase 2 (35-39.9) y clase 3 (≥ 40).

A nivel de la población, las complicaciones de salud por el exceso de grasa corporal aumentan a medida que aumenta el IMC. A nivel individual, las complicaciones se producen debido al exceso de adiposidad, ubicación y distribución de la adiposidad y muchos otros factores, incluidos factores ambientales, genéticos, biológicos y socioeconómicos (recuadro 1).

Recuadro 1:
Complicaciones de la obesidad.

El tejido adiposo no solo influye en la regulación central de la homeostasis energética, sino que la adiposidad excesiva también puede volverse disfuncional y predisponer al individuo al desarrollo de muchas complicaciones médicas, como:

  •     Diabetes tipo 2
  •     Enfermedad de la vesícula biliar
  •     Enfermedad del hígado graso no alcohólico
  •     Gota

El exceso de grasa corporal ectópica es fuente importante de adipocitocinas y mediadores inflamatorios que pueden alterar el metabolismo de la glucosa y la grasa, lo que aumenta el riesgo de cáncer cardiometabólico y, por lo tanto, reduce la duración libre de enfermedad y la esperanza de vida de 6 a 14 años. Se estima que el 20% de todos los cánceres pueden atribuirse a la obesidad, independientemente de la dieta. La obesidad aumenta el riesgo de los siguientes cánceres:

  •     Colon (ambos sexos)
  •     Riñón (ambos sexos)
  •     Esófago (ambos sexos)
  •     Endometrio (mujeres)
  •     Mama posmenopáusica (mujeres)

En las últimas 3 décadas, la prevalencia de la obesidad ha aumentado constantemente en todo el mundo y en Canadá, se ha triplicado desde 1985. Es importante destacar que la obesidad severa se ha multiplicado por más de cuatro y, en 2016, afectó a aproximadamente 1.9 millones de adultos canadienses.

La obesidad se ha convertido en un importante problema de salud pública que aumenta los costos de atención médica y afecta negativamente la salud física y psicológica. Las personas con obesidad experimentan un sesgo de peso generalizado y un estigma, lo que contribuye (independientemente del peso o el IMC) a una mayor morbilidad y mortalidad.

La obesidad es causada por la compleja interacción de múltiples factores genéticos, metabólicos, conductuales y ambientales, y se cree que este último es la causa inmediata del aumento sustancial de la prevalencia de la obesidad.

Una mejor comprensión de los fundamentos biológicos de esta enfermedad. ha surgido en los últimos años. El cerebro juega un papel central en la homeostasis energética al regular la ingesta de alimentos y el gasto energético.

Regulación del apetito

  • El control del apetito es complejo e implica la integración de los circuitos neuronales centrales, incluido el hipotálamo (control homeostático), el sistema mesolímbico (control hedónico) y el lóbulo frontal (control ejecutivo).
     
  • La interferencia entre la alimentación homeostática y hedónica está influenciada por mediadores del tejido adiposo, el páncreas, el intestino y otros órganos.
     
  • Las funciones cognitivas en la corteza prefrontal ejercen control ejecutivo sobre las elecciones de alimentos y la decisión de comer. La interconectividad de estas redes neuronales impulsa el comportamiento alimentario y se ha demostrado que está alterada en la obesidad.

La disminución de la ingesta de alimentos y el aumento de la actividad física conducen a un balance energético negativo y desencadenan una cascada de mecanismos de adaptación metabólicos y neurohormonales. Las terapias que abordan estas alteraciones en los mecanismos neurohormonales pueden convertirse en herramientas efectivas en el manejo a largo plazo de la obesidad.

Se han propuesto enfoques novedosos para diagnosticar y evaluar la obesidad en la práctica clínica. Aunque el IMC se usa ampliamente para evaluar y clasificar la obesidad (adiposidad), no es una herramienta precisa para identificar complicaciones relacionadas con la adiposidad.

La circunferencia se ha asociado independientemente con un aumento en el riesgo cardiovascular, pero no es un buen predictor del tejido adiposo visceral de forma individual. La integración del IMC y la circunferencia de la cintura en la evaluación clínica puede identificar el fenotipo de obesidad de mayor riesgo mejor que ya sea solo el IMC o la circunferencia de la cintura, particularmente en aquellos individuos con un IMC más bajo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022