Papel de los predictores inflamatorios y clínicos | 06 AGO 20

Ansiedad y depresión en los sobrevivientes de COVID-19

La alteración del sistema inmune provocada por la infección podría inducir psicopatología, ya se observaron secuelas psiquiátricas después de brotes previos de coronavirus
Autor/a: Mario Gennaro Mazza, Rebecca De Lorenzo Caterina, Sara Poletti, et al. Fuente: Brain, Behavior, and Immunity https://doi.org/10.1016/j.bbi.2020.07.037 Anxiety and depression in COVID-19 survivors: role of inflammatory and clinical predictors

Aspectos destacados

  • COVID-19, como otros coronavirus, se asocia con implicación psiquiátrica.
     
  • El 55% de la muestra presentó una puntuación clínica para al menos un trastorno mental.
     
  • La historia psiquiátrica, el entorno y la duración de la hospitalización influyeron en la psicopatología.
     
  • Las mujeres sufrieron más que los hombres, obteniendo una puntuación más alta en todas las medidas.
     
  • Existe la necesidad de diagnosticar y tratar secuelas psiquiátricas en los sobrevivientes de COVID-19.

Resumen

La alteración del sistema inmune provocada por la infección podría inducir psicopatología, y se observaron secuelas psiquiátricas después de brotes previos de coronavirus. La propagación de la pandemia del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (COVID-19) podría estar asociada con implicaciones psiquiátricas.

Investigamos el impacto psicopatológico de COVID-19 en los sobrevivientes, también considerando el efecto de los predictores clínicos e inflamatorios.

Se evaluaron los síntomas psiquiátricos en 402 adultos que sobrevivieron COVID-19 (265 hombres, valor medio 58), en un mes de seguimiento después del tratamiento hospitalario. Se utilizó una entrevista clínica y una batería de cuestionarios de autoinforme para investigar el trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, ansiedad, insomnio y sintomatología obsesivo-compulsiva (OC).

Recopilamos información sociodemográfica, datos clínicos, marcadores inflamatorios basales y niveles de saturación de oxígeno de seguimiento.

Una proporción significativa de pacientes autovalorados en el rango psicopatológico: 28% para TEPT, 31% para depresión, 42% para ansiedad, 20% para síntomas OC y 40% para insomnio.

En general, el 56% obtuvo una puntuación en el rango patológico en al menos una dimensión clínica.

A pesar de los niveles significativamente más bajos de marcadores inflamatorios basales, las mujeres sufrieron más por ansiedad y depresión.

Los pacientes con un diagnóstico psiquiátrico previo positivo mostraron puntuaciones aumentadas en la mayoría de las medidas psicopatológicas, con una inflamación basal similar.

El índice basal de inflamación inmunitaria sistémica (SII), que refleja la respuesta inmunitaria y la inflamación sistémica basada en recuentos de linfocitos periféricos, neutrófilos y plaquetas, positivamente asociados con puntuaciones de depresión y ansiedad en el seguimiento.

El trastorno de estrés postraumático, la depresión mayor y la ansiedad son afecciones no comunicables elevadas asociadas a años de vida con discapacidad.

Teniendo en cuenta el impacto alarmante de la infección por COVID-19 en la salud mental, los conocimientos actuales sobre la inflamación en psiquiatría y la observación actual de una peor inflamación que conduce a una peor depresión, recomendamos evaluar la psicopatología de los sobrevivientes de COVID-19 y profundizar la investigación sobre biomarcadores inflamatorios , para diagnosticar y tratar afecciones psiquiátricas emergentes.


“Después de tres semanas de tratamientos, me estaba recuperando de COVID, en casa, no tenía fiebre y solo tenía un poco de tos. Pero a veces por la noche, mi respiración puede desaparecer de repente, haciéndome sentir como si fuera a morir. Sabía lo que era porque había sufrido ataques de pánico en el pasado. Estuve allí en el balcón, durante horas, tratando de poner aire fresco en mis pulmones. Fue terrible. El pánico me hizo sufrir más que la COVID ". Informe de un paciente en el seguimiento

Introducción

Las enfermedades virales respiratorias están asociadas con consecuencias psicopatológicas agudas y duraderas en los sobrevivientes (Bohmwald et al., 2018). Los coronavirus son virus de ARN de cadena negativa, que causan infecciones que van desde resfriados comunes hasta síndrome respiratorio agudo severo (Peiris et al., 2003).

La exposición al coronavirus también se ha implicado en enfermedades neuropsiquiátricas durante y después de los brotes de Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) y Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) (Rogers et al., 2020).

Los sobrevivientes del SARS informaron síntomas psiquiátricos, incluido el trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, trastorno de pánico y trastorno obsesivo compulsivo (TOC) en el seguimiento de 1 a 50 meses (Wu et al., 2020, Cheng et al., 2004 , Lam et al., 2009). Además, la seropositividad para los coronavirus asociados con el suicidio y la psicosis persiste un año después del SARS (Okusaga et al., 2011).

La reciente propagación de la pandemia del coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (COVID-19) parece estar asociada con implicaciones psiquiátricas (Troyer et al., 2020). Los datos preliminares sugieren que los pacientes con COVID-19 podrían experimentar delirio, depresión, ansiedad e insomnio (Rogers et al., 2020).

Los coronavirus pueden inducir secuelas psicopatológicas a través de la infección viral directa del sistema nervioso central (SNC) o indirectamente a través de una respuesta inmune (Wu et al., 2020).

Los estudios clínicos, post mortem, animales, in vitro y de cultivo celular demostraron que los coronavirus son potencialmente neurotrópicos y pueden inducir lesiones neuronales (Desforges et al., 2019). A pesar de la posible infiltración cerebral, la "tormenta de citoquinas" implicada en la respuesta inmune a los coronavirus puede causar síntomas psiquiátricos al precipitar la neuroinflamación (Dantzer, 2018, Netland et al., 2008).

La información actual sobre la inflamación en psiquiatría sugiere que la perturbación del sistema inmunitario provocada por la infección podría fomentar específicamente la psicopatología, lo que se suma al estrés psicológico de sufrir una enfermedad potencialmente mortal y a la inflamación asociada al estrés (Miller y Raison, 2016). La interacción entre los sistemas inmunes innato y adaptativo y los neurotransmisores surgió como un mecanismo que sustenta los trastornos del estado de ánimo, la psicosis y los trastornos de ansiedad (Najjar et al., 2013).

Además de los mecanismos inmunológicos, el miedo a la enfermedad, la incertidumbre del futuro, el estigma, los recuerdos traumáticos de la enfermedad grave y el aislamiento social experimentado por los pacientes durante el COVID-19 son factores estresantes psicológicos importantes que pueden interactuar en la definición del resultado psicopatológico (Brooks et al. ., 2020, Carvalho et al., 2020).

Teniendo en cuenta los escasos estudios preliminares sobre COVID-19 y considerando la evidencia previa sobre los brotes de SARS y MERS, planteamos la hipótesis de que los sobrevivientes de COVID-19 mostrarán una alta prevalencia de afecciones psiquiátricas emergentes que incluyen trastornos del estado de ánimo, trastornos de ansiedad, TEPT e insomnio.

Los datos disponibles indican que la confusión y el delirio son características comunes en la etapa aguda, mientras que hasta la fecha, no existen datos sobre psicopatología en la fase posterior a la enfermedad (Rogers et al., 2020, Vindegaard y Eriksen Benros, 2020). Por lo tanto, el presente estudio tiene como objetivo investigar el impacto psicopatológico de COVID-19 en los sobrevivientes en el seguimiento de un mes, también considerando el efecto de posibles factores de riesgo.

Resultados

Una proporción significativa de pacientes calificaron los síntomas en el rango patológico: en general, el 55.7% obtuvo puntaje en el rango clínico en al menos una dimensión psicopatológica (TEPT según IES-R y / o PCL-5, depresión según ZSDS y / o BDI-13, ansiedad según el estado STAI-Y y sintomatología OC según OCI), 36.8% en dos, 20.6% en tres y 10% en cuatro.

La gravedad de la depresión también incluyó la ideación y planificación del suicidio, con un 2,9% de puntuación 1 (ideación suicida) en el ítem de suicidio BDI, un 0,8% de puntuación 2 y un 0,8% de puntuación 3 (planificación suicida).

De acuerdo con los efectos de género conocidos, encontramos una relación 2.9: 1 F: M (χ2 = 54.98, p = <0.001) según IES-R y 2.8: 1 (χ2 = 17.91, p = <0.001) según PCL-5 para trastorno de estrés postraumático clínico; 2.8: 1 (χ2 = 45.45, p <0.001) según ZSDS y 3: 1 (χ2 = 15.13, p <0.001) según BDI para depresión clínica; 2.2: 1 para ansiedad de estado clínico (χ2 = 42.15, p = <0.001) y 2.3: 1 para ansiedad de rasgo clínico (χ2 = 36.11, p = <0.001); y finalmente 1,7: 1 (χ2 = 15,70, p = <0,001) para trastornos del sueño según WHIIRS.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022