En el Hospital Rossi de La Plata | 21 JUL 20

Protocolo para que familiares puedan acompañar a pacientes COVID19

Buscan aliviar el impacto de la soledad que sufren estos pacientes durante la internación y, eventualmente, en el final de la vida. Se instruye a los acompañantes en todo momento para evitar el contagio.

Una de las devastadoras consecuencias de la pandemia es la profunda soledad en la que se encuentran sus víctimas durante la internación y, eventualmente, en el proceso de muerte. Por el riesgo de contagio, el final les llega sin ningún rostro querido cerca, ni una mano que los pueda acariciar. Sin embargo, en el hospital provincial Rodolfo Rossi de La Plata idearon un protocolo específico de cuidados paliativos que permite que un familiar pueda ser el sostén anímico durante la internación.

Si bien en todos los hospitales hay profesionales de la salud que asisten a los pacientes críticos hasta el momento mismo del fallecimiento, el Rossi ideó un protocolo específico para incorporar a la familia. Y no es casual que haya ocurrido allí: se trata del primer hospital de la Provincia de Buenos Aires en crear un servicio de Cuidados Paliativos, en diciembre de 2001. Desde 2003, la médica Cecilia Jaschek, actual directora ejecutiva de ese establecimiento público bonaerense, trabajó en esa unidad pionera en este tipo de cuidados dirigida a personas con enfermedades incurables y avanzadas.

El servicio está constituido por un equipo de salud interdisciplinario que brinda asistencia  domiciliaria y en el hospital tanto al paciente como a todo el grupo familiar, y lo que caracteriza a esta especialidad es que contempla las dimensiones físicas, psíquicas, espirituales y sociales del ser humano.

En la actual coyuntura, los pacientes más graves de coronavirus permanecen días aislados, muchos de ellos intubados en terapia intensiva solo a cargo de personal sanitario. Los enfermos de COVID-19 no pueden recibir visitas y en la mayoría de los casos sus familiares, por ser contacto estrecho, cumplen aislamiento en sus casas y reciben los partes médicos por teléfono.

Repensar el acompañamiento

“A partir de la experiencia y el conocimiento del equipo de paliativos empezamos a pensar que la enfermedad y la muerte por COVID-19 es muy solitaria, y que eso impacta tremendamente en el paciente y en el proceso de duelo de toda la familia”, explicó Jaschek al explicar qué fue lo que los impulsó a la creación del primer protocolo específico para estos casos, cuya principal novedad consiste en entrenar a un familiar para que pueda acompañar al paciente.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021