Inflamación, insuficiencia orgánica, mal pronóstico | 20 JUL 20

Insuficiencia hepática aguda sobre crónica

Evidencia que apoya el concepto de insuficiencia hepática aguda sobre crónica y controversias de aquellos que dudan de la existencia del síndrome.
Autor/a: Vicente Arroyo, Richard Moreau, Rajiv Jalan.  N Engl J Med 2020;382:2137-45
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencias bibliográficas
Texto principal
Introducción

La cirrosis hepática descompensada aguda (CHDA) y la insuficiencia hepática aguda sobre crónica (IHAC) son 2 condiciones importantes que se observan en pacientes con enfermedad hepática crónica que se descompensan en forma aguda.

La CHDA se refiere al desarrollo de ascitis, encefalopatía, hemorragia gastrointestinal o cualquier combinación de estos trastornos en pacientes con cirrosis.

La IHAC se refiere a un síndrome asociado con un riesgo de muerte elevado a corto plazo (es decir, muerte antes de los 28 días posteriores a la hospitalización) en pacientes con CHDA.

Tres características principales caracterizan a este síndrome:

  1. Se produce en el contexto de una intensa inflamación sistémica.
     
  2. Con frecuencia se desarrolla en estrecha relación temporal con eventos proinflamatorios precipitantes (por ej., infecciones o hepatitis alcohólica).
     
  3. Se asocian con la falla de uno o varios órganos.

Hay abundante literatura que reconoce a la IHAC como una entidad clínica (por ej., actualmente, 8 ensayos terapéuticos aleatorizados están reclutando pacientes con IHAC), pero algunos dudan de la existencia del síndrome. Por otra parte, las definiciones propuestas para la IHAC difieren entre sí.

Definición de insuficiencia hepática aguda sobre crónica

Aunque las definiciones de IHAC difieren, la mayoría tiene en cuenta el papel de los eventos precipitantes hepáticos y extrahepáticos e incluyen las fallas de órganos extrahepáticos.

La definición europea, propuesta por el Consorcio de la European Association for the Study of the Liver–Chrome Liver Failure (EASL-CLIF), que incluye fallas orgánicas extrahepáticas, se aplica solo a pacientes con CHDA, con o sin descompensación previa, y no excluye los los eventos precipitantes extrahepáticos.

La definición se basa en una investigación prospectiva que involucró a 1.343 pacientes consecutivos, hospitalizados por CHADA. Las fallas orgánicas son identificadas mediante el uso del puntaje Sequential Morgan Failure Assessment modificado ((sistema de puntos del Consorcio EASL-CLIF), que considera la función hepática, renal y cerebral, así como la coagulación, la circulación y la respiración, lo que permite estratificar a los pacientes en subgrupos de diferentes riesgos de muerte.

En el puntaje se incluye la coagulación porque es posible que la coagulación no solo refleje el grado de insuficiencia hepática en pacientes con inflamación sistémica grave o sepsis.

La definición europea incluye a pacientes con un elevado riesgo de muerte hasta los 28 días después del ingreso al hospital (pacientes con insuficiencia renal sola; aquellos con insuficiencia orgánica no renal sola, si está asociada con disfunción renal o cerebral; y, aquellos con ≥2 fallas orgánicas.

Conforme al número de fallas orgánicas en el momento del diagnóstico, los pacientes con CHDA se estratificaron en 4 grados de pronóstico: sin IHAC y con IHAC grados 1, 2 y 3.

En un estudio que involucró a 1.322 pacientes inscritos prospectivamente, el Grupo Chino del Study of Severe Hepatitis B desarrolló una definición para la IHAC por el virus de la hepatitis B. Esta definición es muy similar a la definición europea de IHAC.

Al igual que la definición europea, la definición de IHAC del Consorcio estadounidense para el estudio de la etapa final de la enfermedad hepática se aplica solo a pacientes con CHDA y no excluye los eventos precipitantes extrahepáticos.

Por otra parte, considera a las fallas orgánicas (definidas por shock, grado 3 o 4 de encefalopatía hepática, o necesidad de diálisis o ventilación mecánica) como componentes del síndrome. La definición se basa en una investigación de 507 pacientes con cirrosis e infección en curso.

La definición de IHAC se basó en la presencia de ≥2 fallas orgánicas extrahepáticas. Esta definición ha sido validada en una gran cohorte norteamericana de pacientes con cirrosis, infectados y no infectados.

A diferencia de las otras definiciones, la definición de la Asian Pacific Association for the Study of the Liver no incluye fallas de órganos extrahepáticos. Más bien, la definición se basa en las  opiniones de expertos que consideraron a la IHAC como un daño hepático agudo (por ej., reactivación del virus de la hepatitis B o hepatitis alcohólica aguda), que se manifiesta con ictericia y coagulopatía, y que dentro de las 4 semanas se complica por ascitis clínica, encefalopatía o ambas.

La definición se aplica solo a pacientes sin antecedentes de descompensación y a aquellos con hepatopatía crónica no cirrótica. En consecuencia, los pacientes con descompensación previa y aquellos con CHDA no están incluidos en la definición.

Las injurias extrahepáticas, como la sepsis o la hemorragia gastrointestinal, no se consideran condiciones que precipitan la IHAC,  pero sí como complicaciones de este síndrome. Se consideran fallas orgánicas extrahepáticas a las manifestaciones progresivas de la IHAC o a las complicaciones infecciones, pero no como componentes del síndrome.

Características clínicas

En un estudio europeo que utilizó los criterios europeos e incorporó a pacientes hospitalizados con CHDA, la IHAC  estuvo presente en el 22,6% de los pacientes al ingreso, y en otro 8,3% se desarrolló durante la hospitalización.

La IHAC recién desarrollada se produjo días después de la internación (intervalo máximo, 2 semanas), lo que indica que la IHAC en pacientes con cirrosis ocurre simultáneamente, o enseguida de la descompensación aguda.

La IHAC fue particularmente prevalente en los pacientes con cirrosis alcohólica; el 60% de los pacientes tuvo condiciones hepáticas precipitantes (hepatitis alcohólica), condiciones precipitantes extrahepáticas (con mayor frecuencia infecciones) o ambas. El hecho de que el 40% de los pacientes restantes no tuviera un evento precipitante clínicamente identificable es consistente con la idea de que la IHAC puede ocurrir por razones aún desconocidas.

En los pacientes con IHAC, las tasas de mortalidad libre de trasplante a los 28 días y 90 días fueron 32,8% y 51,2%, respectivamente, y en los pacientes sin IHAC, las tasas fueron 1,8% y 9,8%, respectivamente. La prevalencia de IHAC y la tasa de mortalidad asociada también fueron elevadas en estudios a gran escala realizados fuera de Europa pero utilizando criterios europeos.

Se ha descubierto que en pocos días el trastorno puede tener un curso variable resolución, mejoría o empeoramiento o sigue una evolución constante. En consecuencia, el pronóstico para los pacientes con cada grado de IHAC fue menos preciso cuando se estimó a los 3 a 7 días del momento del diagnóstico que cuando se estimó más tarde.

En un estudio norteamericano que utilizó la definición norteamericana de IHAC en pacientes hospitalizados no selectivamente por CHAD, la prevalencia de IHAC fue 10%, y la tasa de mortalidad a los 30 días, 41% (vs. 7% de mortalidad en ausencia del síndrome). Por lo tanto, la prevalencia difiere según la definición utilizada.

En Asia, un factor precipitante común de IHAC es un brote de infección por el virus de la hepatitis B. En un estudio que usó los criterios de IHAC de Asia Pacífico, el 76% de los pacientes con cirrosis e IHAC relacionada con el virus de la hepatitis B tuvieron complicaciones, incluyendo infección bacteriana o fúngica (32% de los pacientes), síndrome hepatorrenal (15%) y hemorragia gastrointestinal (9%). Las tasas de mortalidad en pacientes libres de trasplante a los 28 y 90 días fueron 27,8% y 40,0%, respectivamente.

Un estudio de la Veterans Health Administration que involucró a una gran serie de pacientes con cirrosis compensada investigó la IHAC de reciente desarrollo y comparó las definiciones de Asia Pacífico y Europa.

La tasa de incidencia de la IHAC fue 5,7 casos/1.000 personas-año según los Criterios de Asia Pacífico y 20,1/1.000 años-persona con los criterios europeos. Las tasas de mortalidad a los 28 y 90 días de la IHAC fueron 41,9% y 56,1%, respectivamente, con los criterios de Asia Pacífico y 37,6% y 50,4%, respectivamente, con la definición europea.

Fisiopatología

En gran parte, la fisiopatología de la IHAC es aún desconocida pero se cree que interviene la inflamación sistémica.

Los pacientes con IHAC tienen intensa inflamación sistémica y estrés oxidativo, a diferencia de los pacientes que tienen descompensación aguda pero sin insuficiencia orgánica.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022