Nuevas recomendaciones basadas en alimentos | 09 AGO 20

Grasas saturadas y salud

No se encontraron efectos beneficiosos de reducir la ingesta de AGS en la ECV y la mortalidad total, y en cambio encontraron efectos protectores contra el ACV
Autor/a: SalimYusuf, Arne Astrup, MD et al Fuente: Journal of the American College of Cardiology https://doi.org/10.1016/j.jacc.2020.05.077 Saturated Fats and Health: A Reassessment and Proposal for Food-based Recommendations: JACC State-of -the-Art Review

Resumen:

La recomendación de limitar la ingesta de ácidos grasos saturados en la dieta (SFA) ha persistido a pesar de la creciente evidencia de lo contrario. Los metaanálisis más recientes de ensayos aleatorios y estudios observacionales no encontraron efectos beneficiosos de reducir la ingesta de AGS en la enfermedad cardiovascular (ECV) y la mortalidad total, y en cambio encontraron efectos protectores contra el accidente cerebrovascular.

Aunque los AGS aumentan el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL), en la mayoría de los individuos, esto no se debe al aumento de los niveles de partículas pequeñas y densas de LDL, sino a LDL más grandes que están mucho menos relacionadas con el riesgo de ECV.

También es evidente que los efectos en la salud de los alimentos no pueden predecirse por su contenido en ningún grupo de nutrientes, sin considerar la distribución general de macronutrientes. Los lácteos enteros, la carne sin procesar, los huevos y el chocolate negro son alimentos ricos en SFA con una matriz compleja que no está asociada con un mayor riesgo de ECV. La totalidad de la evidencia disponible no respalda limitar aún más la ingesta de dichos alimentos.

Introducción

Reducir el consumo de grasas saturadas ha sido un tema central de los objetivos y recomendaciones dietéticas de EE. UU. desde fines de la década de 1970. Desde 1980, se ha recomendado que la ingesta de ácidos grasos saturados (AGS) se limite a menos del 10% de las calorías totales como un medio para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV).

En 2018, los Departamentos de Agricultura y Servicios Humanos y de Salud de EE. UU. Solicitaron comentarios públicos en respuesta a la siguiente pregunta: "¿Cuál es la relación entre el consumo de grasas saturadas (tipos y cantidades) y el riesgo de ECV en adultos?". 

Esta revisión tiene como objetivo abordar esta importante pregunta examinando la evidencia disponible sobre los efectos de las grasas saturadas en los resultados de salud, los factores de riesgo y los posibles mecanismos subyacentes a los resultados cardiovasculares y metabólicos, lo que tendrá implicaciones para las Pautas dietéticas 2020 para los estadounidenses.

La relación entre los AGS en la dieta y la enfermedad cardíaca se ha estudiado en más de 75.000 personas y se resume en una serie de revisiones sistemáticas de estudios observacionales y ensayos controlados aleatorios. Algunos metaanálisis no encuentran evidencia de que la reducción en el consumo de grasas saturadas pueda reducir la incidencia o mortalidad por ECV, mientras que otros informan un efecto beneficioso significativo, aunque leve.

Por lo tanto, la base para recomendar constantemente una dieta baja en grasas saturadas no está clara. El propósito de esta revisión es evaluar críticamente los efectos en la salud de los AGS en la dieta y proponer una recomendación basada en evidencia para una ingesta saludable de diferentes fuentes de alimentos con AGS.

Evidencia sobre los efectos de las grasas saturadas en la salud

En la década de 1950, con el aumento de la enfermedad coronaria (CHD) en los países occidentales, la investigación sobre nutrición y salud se ha centrado en una serie de hipótesis de "dieta-corazón". Estos incluyeron los supuestos efectos dañinos de las grasas en la dieta (particularmente las grasas saturadas) y el menor riesgo asociado con la dieta mediterránea para explicar por qué las personas en los Estados Unidos, el norte de Europa y el Reino Unido eran más propensas a la CHD. En contraste, aquellos en países europeos alrededor del Mediterráneo tenían un riesgo menor. Estas ideas fueron impulsadas por estudios ecológicos como el Estudio de los Siete Países.

Sin embargo, en las últimas décadas, las dietas han cambiado sustancialmente en varias regiones del mundo. Por ejemplo, la ingesta muy alta de grasas saturadas en Finlandia ha disminuido considerablemente, con un consumo de mantequilla per cápita que disminuyó de ~ 16 kg / año en 1955 a ~ 3 kg / año en 2005, y el porcentaje de energía de grasas saturadas disminuyó de ~ 20 % en 1982 a ~ 12% en 2007 (28). Por lo tanto, las pautas dietéticas que se desarrollaron en base a la información de hace varias décadas ya no pueden ser aplicables.

Recientemente, en un estudio amplio y más diverso que aborda esta cuestión, el estudio PURE (Prospectiva Urbana Rural Epidemiológica) en 135.000 personas en su mayoría sin ECV de 18 países en los cinco continentes (80% de países de ingresos bajos y medianos), El aumento del consumo de todos los tipos de grasas (saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas) se asoció con un menor riesgo de muerte y tuvo una asociación neutral con las ECV. Por el contrario, una dieta alta en carbohidratos se asoció con un mayor riesgo de muerte, pero no con el riesgo de ECV.

Este estudio también demostró que las personas en el quintil con la mayor ingesta de grasas saturadas (aproximadamente ~ 14% de las calorías diarias totales) tenían un menor riesgo de accidente cerebrovascular, de acuerdo con los resultados de los metanálisis de estudios de cohortes anteriores. Además, en un estudio recientemente publicado de 195.658 participantes del Biobanco del Reino Unido que fueron seguidos durante 10.6 años, no hubo evidencia de que la ingesta de grasas saturadas se asociara con ECV incidente.

En contraste, la sustitución de grasas saturadas poliinsaturadas se asoció con un mayor riesgo de ECV. Si bien también hubo una relación positiva de la ingesta de grasas saturadas con la mortalidad por todas las causas, esto se volvió significativo solo con ingestas muy por encima del consumo promedio.

En particular, la dieta con el índice de riesgo más bajo de mortalidad por todas las causas comprendía ingestas altas en fibra (10-30 g / día), proteínas (14-30%) y grasas monoinsaturadas (10-25%) y grasas poliinsaturadas moderadas (5). % a <7%) y las ingestas de almidón (20% a <30%).

Para los carbohidratos de la dieta, como también se muestra en el estudio PURE, un mayor consumo (principalmente de carbohidratos con almidón y azúcar) se asoció con un mayor riesgo de ECV y mortalidad. En el contexto de las dietas contemporáneas, por lo tanto, estas observaciones sugerirían que hay poca necesidad de limitar aún más la ingesta de grasas totales o saturadas para la mayoría de las poblaciones.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022