¿Por qué la soledad puede ser la mayor amenaza para la supervivencia? | 12 JUN 20

La neurobiología de la distancia social

Un nuevo artículo explora las amplias y negativas consecuencias que el aislamiento social tiene sobre nuestro bienestar psicológico y salud física
Autor/a: Danilo Bzdok, Robin I.M. Dunbar  Fuente: Trends in Cognitive Sciences DOI: https://doi.org/10.1016/j.tics.2020.05.016 The Neurobiology of Social Distance

UNIVERSIDAD MCGILL

Resumen

Nunca antes habíamos experimentado un aislamiento social a gran escala como durante la evolución de la pandemia de COVID-19. Un nuevo artículo publicado en la revista Trends in Cognitive Sciences explora las amplias y negativas consecuencias que el aislamiento social tiene sobre nuestro bienestar psicológico y salud física, incluida la disminución de la vida útil. El documento fue escrito por el profesor asociado Danilo Bzdok (Universidad McGill y el Instituto de Inteligencia Artificial Mila Quebec) y el profesor emérito Robin Dunbar (Universidad de Oxford).

Al examinar una amplia gama de estudios, surgió una imagen completa del grave impacto que puede tener la soledad:

  • Tener relaciones interpersonales fuertes es fundamental para la supervivencia a lo largo de toda la vida.
     
  • El aislamiento social es un predictor significativo del riesgo de muerte.
     
  • La estimulación social insuficiente afecta el razonamiento y el rendimiento de la memoria, la homeostasis hormonal, la sustancia gris / blanca del cerebro, la conectividad y la función, así como la resistencia a las enfermedades físicas y mentales.
     
  • Los sentimientos de soledad pueden propagarse a través de una red social, causando una percepción social sesgada negativamente, aumentando la morbilidad y la mortalidad y, en las personas mayores, precipitando la aparición de demencia como la enfermedad de Alzheimer.
     
  • La soledad perjudica directamente el sistema inmune, haciéndonos menos resistentes a enfermedades e infecciones. De hecho, sentirse solo y tener pocos amigos puede resultar en una defensa inmune particularmente pobre.

Sin embargo, las personas que están más integradas socialmente tienen biomarcadores mejor ajustados para la función fisiológica, incluida una presión arterial sistólica más baja, un índice de masa corporal más bajo y niveles más bajos de proteína C reactiva (otra respuesta molecular a la inflamación).

Los humanos son intensamente sociales y se benefician psicológica y físicamente de la interacción social.

Cuanto más estemos integrados en una red de amigos, por ejemplo, menos probabilidades tenemos de enfermarnos y mayores serán nuestras tasas de supervivencia. Se ha descubierto que las personas que pertenecen a más grupos, como clubes deportivos, iglesias, grupos de pasatiempos, reducen su riesgo de depresión futura en casi un 25%.

El profesor asociado del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad McGill y el Presidente de Inteligencia Artificial de CIFAR en Canadá, Danilo Bzdok, dijo: "Somos criaturas sociales. La interacción y la cooperación social han impulsado el rápido ascenso de la cultura y la civilización humanas. Sin embargo, las especies sociales luchan cuando se ven obligadas a vivir de forma aislada. Desde los bebés hasta los ancianos, la integración psicosocial en las relaciones interpersonales es crítica para la supervivencia. Ahora es más urgente que nunca reducir la brecha de conocimiento sobre cómo el aislamiento social afecta el cerebro humano y el bienestar mental y físico".

El Profesor Emérito de Psicología Evolutiva Robin Dunbar, dijo: "La soledad se ha acelerado en la última década. Dadas las consecuencias potencialmente graves que esto puede tener en nuestra salud mental y física, existe un reconocimiento y una voluntad política cada vez mayores para enfrentar este desafío social en evolución. En consecuencia, el Reino Unido lanzó la 'Campaña para poner fin a la soledad', una red de más de 600 organizaciones nacionales, regionales y locales para crear las condiciones adecuadas para reducir la soledad en la vida adulta. Estos esfuerzos hablan del creciente reconocimiento público y la voluntad política de confrontar este desafío social en evolución. Estas preocupaciones solo pueden exacerbarse si hay períodos prolongados de aislamiento social impuestos por las respuestas de las políticas nacionales a crisis extraordinarias como COVID-19".


El problema del aislamiento social

Los humanos, como todos los monos y simios, son intensamente sociales. Como consecuencia no resulta sorprendente que la mayoría de nosotros encuentre estresante la privación social. El aislamiento social, o la falta de oportunidades sociales, da lugar a una sensación de soledad. Directa o indirectamente, este sentimiento tiene muchas consecuencias de gran alcance para nuestro bienestar psicológico y nuestra salud física, incluso nuestra longevidad.

En pocas palabras, la soledad mata.

El neurocientífico John Cacioppo argumentó que la sensación de soledad ha evolucionado como una señal de alarma para garantizar que permanezcamos firmemente integrados en nuestro capullo social. En 2019, la Organización Mundial de la Salud declaró que la soledad es una preocupación importante de salud en todo el mundo. En muchas ciudades metropolitanas de todo el mundo, más del 50% de las personas ya viven en hogares unipersonales. El Reino Unido nombró recientemente a su primer Ministerio de la Soledad.

El sentimiento de soledad se ha extendido de persona a persona a través de las redes sociales. Una vez solos, los humanos pueden quedar atrapados en un ciclo psicológico descendente del que puede ser difícil escapar: Una percepción sesgada de las señales negativas y la amenaza social de los otros, o la expectativa de ser socialmente excluido por otros. La visión sesgada del mundo conduce a tasas de suicidio aumentadas, entre otras consecuencias. Esta "indefensión social aprendida" puede ser peligrosa porque, entre todas las especies existentes, dependemos más de otros individuos.

¿Por qué los lazos sociales son buenos para usted?

Ahora hay evidencia acumulada de que las amistades son una condición sine qua non para la calidad de la salud. Cuanto más estricto esté integrado en una red de amigos, menos probabilidades tendrá de enfermar. Cuanto mayor sea su capital social, más rápido mejorará si se enferma, más rápido se recuperará de la cirugía y más tiempo vivirá.

Investigaciones previas recopilaron 148 estudios epidemiológicos (~ 300.000 personas en total) para identificar factores comunes que influyen en la mortalidad. En el caso específico de muerte por enfermedad cardiovascular, los tres factores con el mayor efecto con diferencia fueron:

  1. La frecuencia de apoyo social de los demás.
  2. Qué tan bien integrada estaba la persona en su red social.
  3. Si el paciente dejaba de fumar: dos, posiblemente tres, razones sociales.

En contraste, aquellos factores por los que los médicos están en general más preocupados han tenido un impacto mucho menor en las tasas de supervivencia. Los factores clave incluyen la obesidad, la dieta, el consumo de alcohol, la cantidad de ejercicio realizado, los tratamientos farmacológicos recetados y la contaminación del aire local.

Estos autores realizaron un análisis de seguimiento de 70 estudios de longevidad en personas mayores, siguieron a ~ 3.5 millones de personas en un promedio de ~ 7 años: el aislamiento social, vivir solo y sentirse solo aumentaron las posibilidades de morir en aproximadamente un 30%, incluso después de tener en cuenta edad, sexo y estado de salud.  Muchos otros estudios han demostrado que el aislamiento social (aunque no los sentimientos de soledad autoinformados) fue un predictor significativo del riesgo de muerte.

Por ejemplo, un análisis longitudinal de ~ 6.500 hombres y mujeres británicos de unos cincuenta años encontró que estar socialmente aislado aumenta el riesgo de morir en la próxima década en aproximadamente un 25%. El análisis cuantitativo de casi ~ 400.000 parejas casadas en la base de datos del Medicare estadounidense reveló que, para los hombres, la muerte de su cónyuge aumentó sus propias posibilidades de morir en el futuro inmediato en un 18%. La muerte del esposo a su vez aumentó el riesgo de muerte de la esposa en un 16%.

Se han encontrado efectos similares en las tasas de morbilidad con respecto al apoyo social. Una serie de estudios prospectivos elegantes que utilizan datos del Framingham Heart Study descubrieron que las posibilidades de volverse feliz, deprimido u obeso se reflejaban en gran medida en cambios similares en el amigo más cercano. Hubo un efecto significativo menor debido al comportamiento de los amigos de los amigos. Incluso un efecto detectable estaba presente debido al amigo del amigo de un amigo, pero nada más allá. Este fenómeno de contagio fue especialmente fuerte si la amistad era recíproca (es decir, ambos individuos se enumeraron como amigos). Si la amistad no era mutua, el efecto de contagio social era insignificante. Los investigadores también documentaron un fuerte efecto de "contagio geográfico". Si tiene un amigo feliz que vive dentro de un radio de una milla, tiene un 25% más de probabilidades de ser feliz. Y tiene un 34% más de probabilidades de ser feliz si su vecino de al lado es feliz.

El contagio social se extiende en la comunidad más amplia

Las personas que pertenecen a más grupos tienen menos probabilidades de experimentar episodios de depresión. Tales hallazgos surgieron del Estudio Longitudinal del Envejecimiento del Reino Unido (ELSA) que describió repetidamente alrededor de ~ 5,000 personas a partir de los 50 años. Investigaciones anteriores mostraron que las personas deprimidas redujeron su riesgo de depresión en un momento posterior en casi una cuarta parte si se unían a un grupo social como un club deportivo, una iglesia, un partido político, un grupo de pasatiempos o una organización benéfica. De hecho, unirse a tres grupos redujo el riesgo de depresión en casi dos tercios.

En una nota más general, las encuestas sobre visitas sociales a pubs, cenas sociales por la noche o asistencia regular a servicios religiosos convergieron en una conclusión central: las personas que participaban en cualquiera de estas actividades generalmente tenían más amigos, estaban más felices y se sentían más satisfechos con su vida. Estas personas estaban más inmersas en su comunidad local y confiaban más en sus vecinos. La direccionalidad causal fue difícil de precisar en estos casos debido a la naturaleza transversal de los datos. Sin embargo, el análisis de ruta proporcionó alguna indicación de que la intensidad del intercambio social era el motor.

El ímpetu para acceder al capital social en la comunidad en general se extiende más allá de los humanos. Hay una gran cantidad de evidencia desde hace mucho tiempo de estudios de campo a largo plazo de babuinos salvajes que las hembras socialmente conectadas experimentan menos acoso por parte de otros monos, tienen niveles más bajos de hormonas de estrés de cortisol, curación más rápida de heridas, producen más descendencia y viven más tiempo. Tales ramificaciones del capital social parecen sostenerse en una diversidad de especies, incluyendo chimpancés, macacos, caballos salvajes y delfines.

La soledad y el sistema inmunitario.

Una razón subyacente clave para estos efectos, al menos en los humanos, es probable que la soledad perjudique directamente el sistema inmunitario, haciéndote menos resistente a enfermedades e infecciones.

La investigación encontró que los estudiantes de primer año que informaron sentirse solos tuvieron una respuesta reducida del sistema inmunitario cuando recibieron una vacuna contra la gripe en comparación con los estudiantes que se sintieron socialmente comprometidos. Además, aquellos estudiantes con solo 4 a 12 amigos cercanos tuvieron respuestas significativamente más pobres que aquellos con 13 a 20 amigos. Estos dos efectos parecían interactuar entre sí: tener muchos amigos (un gran grupo social de diecinueve o veinte amigos) parece amortiguar una respuesta inmune debilitada. Sin embargo, sentirse solo y tener pocos amigos resulta en una defensa inmune particularmente pobre.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022