La experiencia en Verona, Italia | 05 JUN 20

La cuarentena por COVID-19 empeoró la obesidad infantil

La investigación encuentra que los niños obesos encerrados en Italia comieron más comida chatarra, vieron más televisión a costa de la actividad física
Autor/a: Angelo Pietrobelli, Luca Pecoraro, Alessandro Ferruzzi, Moonseong Heo, Myles Faith, Thomas Zoller, et al. Fuente: Obesity https://doi.org/10.1002/oby.2286 Effects of COVID-19 Lockdown on Lifestyle Behaviors in Children with Obesity Living in Verona, Italy: A Longitudinal Study

Universidad de Búfalo

BUFFALO, N.Y. - Los bloqueos implementados en todo el mundo debido a la pandemia de COVID-19 han impactado negativamente la dieta, el sueño y la actividad física entre los niños con obesidad, según la investigación de la Universidad de Buffalo.

El estudio, publicado en abril en Obesity, examinó a 41 niños con sobrepeso en confinamiento durante marzo y abril en Verona, Italia.

En comparación con los comportamientos registrados un año antes, los niños comían una comida adicional por día; dormían media hora extra por día; agregaron casi cinco horas por día frente a pantallas de teléfono, computadora y televisión; y aumentaron drásticamente su consumo de carnes rojas, bebidas azucaradas y comida chatarra.

La actividad física, por otro lado, disminuyó en más de dos horas por semana, y la cantidad de vegetales consumidos permaneció sin cambios.

"La trágica pandemia de COVID-19 tiene efectos colaterales que se extienden más allá de la infección viral directa", dice Myles Faith, PhD, experta en obesidad infantil de UB y coautora del estudio. "Los niños y adolescentes que luchan contra la obesidad se colocan en una desafortunada posición de aislamiento que parece crear un ambiente desfavorable para mantener comportamientos de estilo de vida saludables".

"Reconocer estos efectos colaterales adversos del encierro pandémico de COVID-19 es crítico para evitar la depreciación de los esfuerzos de control de peso entre los jóvenes afectados por el exceso de peso", dice Faith, presidenta y profesora de asesoramiento, psicología escolar y educativa en la UB Escuela de Graduados de Educación.

El estudio fue dirigido por Steven Heymsfield, MD, profesor del Centro de Investigación Biomédica Pennington de la Universidad Estatal de Louisiana; y Angelo Pietrobelli, MD, profesor de la Universidad de Verona en Italia.

Los niños y adolescentes generalmente aumentan más de peso durante las vacaciones de verano que durante el año escolar, dice Faith, lo que llevó a los investigadores a preguntarse si estar confinado en su hogar tendría un efecto similar en el comportamiento de los niños en el estilo de vida.

"Los entornos escolares proporcionan estructura y rutina alrededor de las comidas, la actividad física y el sueño, tres factores de estilo de vida predominantes implicados en el riesgo de obesidad", dice Faith.

Los investigadores encuestaron a 41 niños y adolescentes con obesidad en Verona, Italia, que participaron en un estudio en curso a largo plazo. La información sobre el estilo de vida con respecto a la dieta, la actividad y el sueño se recopiló tres semanas después del cierre nacional obligatorio de Italia y se comparó con los datos sobre los niños reunidos en 2019. Las preguntas se centraron en la actividad física, el tiempo de pantalla, el sueño, los hábitos alimenticios y el consumo de carne roja, pasta , meriendas, frutas y verduras.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021