Adaptar las prácticas a la pandemia | 24 MAY 20

Evidencia y estrategias de COVID-19 para cirujanos

Una revisión en The Journal of Bone & Joint Surgery analiza evidencia y estrategias para manejar el nuevo virus SARS-CoV-2
Fuente: The Journal of Bone & Joint Surgery COVID-19 evidence and strategies for orthopaedic surgeons

¿Cómo deben responder los cirujanos ortopédicos a la pandemia de COVID-19?

Una revisión en The Journal of Bone & Joint Surgery analiza evidencia y estrategias para manejar el nuevo virus SARS-CoV-2, incluidas lecciones críticas de pandemias pasadas. 

"Controlar la propagación de COVID-19 se ha convertido en el foco singular en varios países, con una colaboración internacional sin precedentes y una rápida difusión de evidencia científica emergente", según la revisión de evidencia rápida realizada por Mohit Bhandari, MD, PhD, FRCSC y colegas de McMaster Universidad, Hamilton, Ontario, Canadá. En una revisión exhaustiva, identifican y analizan la evidencia disponible sobre la pandemia de COVID-19.

COVID-19 - Evidencia emergente y estrategias en evolución

Aunque la propagación global y el impacto social del SARS-CoV-2 pueden parecer sin precedentes, es el tercer brote importante de infección por coronavirus en menos de 20 años, después del síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2002-03 y Respiratorio de Oriente Medio Síndrome (MERS) en 2012.

Los síntomas de COVID-19, más comúnmente fiebre y tos, aparecen un promedio de cinco días después de la infección y casi siempre dentro de los 11.5 días. La evidencia sugiere que alrededor del 20 por ciento de los casos son graves o críticos, mientras que alrededor del 88 por ciento tienen hallazgos anormales en las tomografías computarizadas del tórax.

Las estimaciones de mortalidad varían, pero pueden acercarse al cuatro por ciento en casos confirmados de COVID-19. Los pacientes mayores y aquellos con afecciones comórbidas, como enfermedades cardiovasculares y diabetes, tienen un mayor riesgo de muerte.

Actualmente no existe un tratamiento específico para COVID-19. Se están realizando ensayos para evaluar los antivirales y otros medicamentos potencialmente beneficiosos; algunos de estos tratamientos "pueden probarse si están disponibles en casos severos". La carrera está por desarrollar una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, con varios objetivos potenciales en evaluación. Sin embargo, como escriben los autores, "la vacuna [A] que está lista para su uso generalizado probablemente todavía falte meses, posiblemente años".

Mientras tanto, se necesitan medidas de higiene, distanciamiento social y aislamiento para frenar la transmisión del virus. La experiencia sugiere que estas medidas han sido efectivas para "aplanar la curva" de la transmisión viral, como lo demuestra el libro de texto de la pandemia de influenza de 1918. En esa epidemia histórica como en la pandemia de SARS, se produjo una segunda ola de infecciones después de la relajación de las medidas de contención.

"Es esencial que continuemos con estas prácticas, ya que actualmente se espera que el brote dure muchos meses más y debemos tener en cuenta las lecciones aprendidas de las pandemias pasadas para evitar que ocurra una segunda ola", según el Dr. Bhandari y sus colegas. . Eso es especialmente importante para limitar la propagación del SARS-Cov-2 por individuos asintomáticos y pre-sintomáticos.

Guiando a los cirujanos a través de la pandemia

Los autores resumen la orientación reciente a los cirujanos y otros profesionales de atención médica de primera línea, incluida la postergación o cancelación de procedimientos quirúrgicos electivos o no urgentes; cambiar las pruebas o procedimientos de pacientes hospitalizados a entornos ambulatorios, si es posible; y tomando medidas para conservar los recursos disponibles y la capacidad de atención médica. La revisión incluye los pasos recomendados para la cirugía necesaria en pacientes con COVID-19.

El Dr. Bhandari es editor en jefe de OrthoEvidence, una fuente global en línea de resúmenes de alta calidad y oportunos, basados en evidencia y solo para ortopedia. En asociación con JBJS, OrthoEvidence ha creado un Centro de Recursos COVID-19, que ofrece podcasts, contenido original, enlaces a estudios críticos y perspectivas globales sobre COVID-19 de cirujanos ortopédicos de todo el mundo sobre cómo están respondiendo a la pandemia.

"Los datos son el diferenciador en esta crisis global", escribe el Dr. Bhandari en un mensaje a la comunidad OrthoEvidence. "Estamos orgullosos de apoyar a nuestra comunidad para proporcionar tanta evidencia como podamos para ayudarlos a todos a tomar decisiones importantes para sus comunidades y sus pacientes".

Guiando a los cirujanos a través de esta pandemia
La pandemia de COVID-19 ha llevado a una gran carga en el sistema de atención médica, dejando a muchos cirujanos con preguntas sobre cómo manejar esta situación, en términos de su práctica y cuidado de sus pacientes. Varias instituciones importantes, asociaciones quirúrgicas y médicos con experiencia directa en el tratamiento de pacientes con COVID-19 sospechado o confirmado han publicado recientemente declaraciones o recomendaciones para ofrecer orientación a los cirujanos, en particular, y a todos los trabajadores de atención médica de primera línea75-81. Resumimos su guía aquí:

1. Evalúe todos los procedimientos quirúrgicos electivos o que no sean de emergencia planeados y las visitas a la clínica para determinar si pueden posponerse o cancelarse, teniendo en cuenta que pueden pasar otras 6 a 8 semanas (o más) hasta que veamos alguna resolución.

2. Cambie el diagnóstico urgente de pacientes hospitalizados y los procedimientos quirúrgicos a entornos ambulatorios, cuando sea posible.

3. Minimice el uso de artículos esenciales (por ejemplo, camas, equipos de protección personal, artículos de limpieza, ventiladores).

4. Planifique el aumento potencial de pacientes de cuidados críticos y tenga espacio y suministros adicionales disponibles.

5. Crear múltiples equipos que estén completamente aislados unos de otros.

6. Limite o cancele los viajes no esenciales, no solo para prevenir la propagación de la enfermedad, sino también para asegurarse de que esté disponible para ayudar a su sistema local de atención médica a controlar un posible aumento de ingresos de pacientes o reorganizar la fuerza laboral si un colega se infecta.

7. Si no pueden cancelarse por completo, complete conferencias, cursos educativos, paneles, reuniones e incluso exámenes de seguimiento de pacientes de forma virtual o remota.

8. Si es necesario un procedimiento quirúrgico para un paciente con COVID-19 sospechoso o confirmado, use una sala de operaciones con un ambiente de presión negativa, intercambio de aire frecuente y un acceso separado. La propagación en el aire es una preocupación durante los procedimientos de generación de aerosoles, por lo que también es importante comprender el flujo de aire dentro de una sala de operaciones y contar con los equipos y protocolos adecuados para limitar la propagación de la infección en este entorno.

Antesalas para poner y quitar

El equipo de protección debe estar disponible, o incluso construido, adyacente a la sala de operaciones. Use artículos quirúrgicos desechables y equipo de protección. Use gorros dobles, máscaras N95, gafas médicas y botas. Minimice la entrada y salida de la sala de operaciones durante los procedimientos quirúrgicos. Asigne tiempo entre los procedimientos para permitir que el personal y el quirófano pasen por los procedimientos de descontaminación adecuados.

9. Manténgase informado sobre las actualizaciones proporcionadas por los CDC y la OMS de manera regular.

Resumen

COVID-19 es una pandemia global que actualmente ha infectado> 300,000 en todo el mundo. La fiebre y la tos son los síntomas más comunes de la enfermedad, y es importante recordar que el virus incluso puede ser transmitido por personas que dan positivo para la enfermedad pero no tienen ningún síntoma.

Las tasas de mortalidad informadas actualmente varían debido a la rápida propagación de la enfermedad y los diferentes enfoques para calcular esta estimación, pero está claro que el riesgo de muerte está asociado con la edad y la presencia de afecciones subyacentes.

Las técnicas de mitigación de riesgos (es decir, lavado de manos, distanciamiento social y autoaislamiento) ya se han enfatizado en los principales medios de comunicación. Es esencial que continuemos con estas prácticas, ya que actualmente se espera que el brote dure muchos meses más y debemos ser consciente de las lecciones aprendidas de las pandemias pasadas para evitar que ocurra una segunda ola. 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: