Orientación de la AHA | 11 MAY 20

Sistemas de atención del IAM/ST durante la pandemia COVID-19

A pesar del impacto de la pandemia de COVID-19 en el sistema de salud, la atención cardíaca basada en la evidencia no debe abandonarse
1
3
Autor/a: Consejo de Cardiología Clínica de la American Heart Association Fuente: Circulation Temporary Emergency Guidance to STEMI Systems of Care During the COVID-19 Pandemic: AHA’s Mission: Lifeline

Introducción

La American Heart Association (AHA) está respondiendo a la preocupación sobre los sistemas de atención del infarto de miocardio con elevación del segmento ST (IAM/ST) durante la pandemia de COVID-19. Se brinda una orientación provisional de emergencia, que gira en torno al proceso de revisión por pares meticuloso basado en evidencia convencional de la AHA.

Esta declaración aborda los problemas de los sistemas de atención del IAM/ST durante toda la pandemia, para garantizar que los pacientes infartados continúen recibiendo el tratamiento que salven sus vidas mientras se mantiene la seguridad del paciente y del trabajador de la salud.

COVID-19 e IAM/ST

Mission: Lifeline® es la iniciativa nacional de la American Heart Association para avanzar en los sistemas de atención para pacientes con IAM/ST. En condiciones operativas normales, un sistema de atención del IAMEST requiere supervisión constante y revisión de datos para gestionar la mejora continua de la calidad. Como resultado de la pandemia de COVID-19, se han producido interruICPones en los sistemas de atención más refinados.

Se anticipan retrasos en toda la atención del IAM/ST. Los hospitales de EE. UU. informan una disminución sustancial en los pacientes que se presentan por los Servicios Médicos de Emergencia (EMS, por su sigla en inglés) o por presentación directa del paciente con IAM/ST.

Los pacientes y los miembros de la familia pueden ser menos propensos a llamar a emergencias por síntomas cardíacos debido al miedo a la exposición al coronavirus. También es plausible que haya un efecto protector de refugio, mejores comportamientos y mayor apoyo familiar.

Se espera que más pacientes transportados por los EMS estén gravemente enfermos y requieran ventilación mecánica. Los EMS pueden necesitar transportar pacientes a instalaciones temporales o directamente a la instalación más apropiada en función de los recursos locales. Los recursos de la flota pueden verse limitados mientras las ambulancias se descontaminan y se reabastecen con suministros.

Se deben esperar demoras en el primer contacto médico del EMS ya que se requieren medidas de precaución esenciales para minimizar la exposición y transmisión de COVID-19.

Las demoras después de la llegada al hospital se producen en relación con los nuevos protocolos de clasificación que requieren un historial de viaje personal, pruebas detalladas adicionales de signos y síntomas, asignación cuidadosa del paciente basada en la sospecha de ser COVID-19 positivo y la nueva preparación del laboratorio de cateterismo cardíaco para el tratamiento de pacientes con equipo de protección personal completo. (PPE)


Orientación para la atención de emergencia del IAMEST

> Conciencia pública / llame al 911

Se necesitan campañas de concientización pública para recordar a las personas los signos y síntomas de un ataque cardíaco, con un énfasis adicional en llamar al 911 (o número equivalente local) lo antes posible.

Se debe asegurar a los pacientes que se están tomando las precauciones apropiadas para protegerlos a ellos y a los trabajadores de la salud contra COVID-19. La entrada anticipada al sistema de atención ayudará a compensar los retrasos esperados en la atención.

> Servicios médicos pre-hospitalarios / de emergencia

En un intento por mitigar la exposición, los CDCs recomiendan los Centros de Despacho de Emergencias, que clasifican las llamadas utilizando una serie de preguntas para identificar a los pacientes (y cualquier persona en el hogar) que puedan estar experimentando signos y síntomas de coronavirus y comparten esta información con los profesionales que realizarán la atención pre-hospitalaria.

Antes de llegar a la escena, los médicos de emergencias deben ponerse el EPP apropiado, que debe estar disponible para todo el personal de EMS.

Una vez en escena, el proveedor de EMS debe examinar al paciente nuevamente para identificar las características de alto riesgo. Si es posible, se recomienda limitar el número de profesionales que evalúen al paciente.

El EMS debe suponer que todos los pacientes, independientemente del cuadro por el cual se comunicó, pueden tener COVID-19. El EPP mínimo recomendado para todos los encuentros con pacientes es un barbijo quirúrgico, protección para los ojos y guantes.

Para los pacientes considerados de alto riesgo de COVID-19, se debe garantizar EPP adicional. Una vez que el EMS ha hecho contacto con el paciente, la realización de un electrocardiograma de 12 derivaciones (ECG) debe acelerarse con la posterior interpretación y notificación inmediata de los hallazgos (y la probabilidad de infección por COVID19) al Departamento de Emergencias (DE).

Si se diagnóstica IAM con elevación del ST, la activación del laboratorio de cateterismo cardíaco debe ocurrir de inmediato. Sin embargo, a menudo la activación desde el nivel pre-hospitalario requiere más consideración, coordinación y juicio, con especial atención a los posibles imitadores y la duración de los síntomas.

> Departamento de Emergencias

Para los pacientes que se presentan a través del EMS, debe haber una breve parada en el servicio de urgencias del hospital receptor antes de proceder al laboratorio de cateterismo, con una comunicación clara entre el médico de urgencias y el cardiólogo intervencionista.

Los pacientes deben ser evaluados para considerar la colocación en áreas COVID positivas o sospechosas y COVID negativas.

La prueba de COVID-19 no debe retrasar la ICP primaria para aquellos con IAMEST claro.

El uso de ultrasonido en el punto de atención puede ser útil para delinear la anormalidad del movimiento de la pared ventricular izquierda y la patología pulmonar, particularmente en las sospechas de imitadores.

Los pacientes que requieran ventilación mecánica deben ser intubados antes del transporte al laboratorio de cateterismo con un umbral inferior al habitual para evitar la propagación de las secreciones respiratorias en aerosol.

Se debe considerar la administración de fibrinolíticos para pacientes con IAMEST verdadero que no puedan recibir ICP y reperfusión coronaria dentro de los 120 minutos.

En ausencia de limitaciones significativas de recursos del sistema, la ICP debe seguir siendo la estrategia de reperfusión de elección para pacientes con IAMEST clásico basado en resultados superiores con ICP, incluida la preservación de la función ventricular izquierda y tasas más bajas de re-infarto, accidente cerebrovascular y muerte y en vista de la mayor prevalencia de imitadores del IAMEST.

> Laboratorio de cateterismo cardíaco

Se deben considerar las opciones para aumentar de manera segura la preparación del laboratorio de cateterismo para aceptar pacientes con IAM/ST más rápidamente desde el pre-hospitalario y el departamento de emergencias una vez que se realizó la detección de coronavirus.

La designación de un laboratorio para pacientes con COVID-19 positivo, abastecido solo con lo esencial puede ser útil.

Se debe considerar el uso de una sala de presión negativa, la limitación de la cantidad de personal en la sala y la limpieza de la terminal con una limpieza más larga, de 4 a 6 horas.

Dado que entre el 25 y el 50% de los pacientes infectados con SARS-CoV-2 son asintomáticos, el personal del laboratorio debe asumir que todos los pacientes son positivos para COVID-19, particularmente en áreas de alta prevalencia y que no usan el EPP apropiado.

> Cuidado hospitalario posterior a la reperfusión

Derivar a los pacientes a las unidades adecuadas después de la ICP primaria es importante. En casos no complicados, se debe considerar la disposición a una cama de cuidados no críticos para conservar camas de cuidados críticos para pacientes con COVID que requieren ventilación mecánica o cuidados de UCO.

Los pacientes deben recibir la atención habitual posterior al infarto de miocardio, incluido apoyar la adherencia a la terapia médica y la evaluación posterior al IM de la función ventricular izquierda con ecocardiografía.

Cuando las camas de hospital tienen una demanda extrema, se puede considerar el alta temprana entre 24-48 horas después de la ICP en pacientes con IAM/ST sin complicaciones.

Las recomendaciones de la Guía del Colegio Americano de Cardiología (ACC) / AHA continúan proporcionando la base de la terapia basada en evidencia y los esfuerzos para cumplir con los objetivos sensibles deben continuar.

> Cuidados posteriores al alta

Telemedicina. Debido a la crisis de COVID-19, la utilidad de la telemedicina tiene el potencial de aumentar en los sistemas de consulta y gestión de la atención del ataque cardíaco.

La coordinación de la atención entre los centros receptores con el EMS y con los hospitales de referencia de IAMEST puede beneficiarse de las capacidades de la telemedicina. La telemedicina también puede ayudar con la comunicación con familiares de pacientes con IAM/ST, ya que muchos miembros de la familia pueden tener prohibido ingresar al hospital.

Rehabilitación cardíaca. Las órdenes de quedarse en casa y las pautas de distanciamiento social han y seguirán afectando las oportunidades de rehabilitación cardíaca.

La rehabilitación cardíaca puede ser atendida en un programa de un centro de atención médica o mediante un modelo virtual o de salud en el hogar y la derivación debe hacerse mediante un programa que facilite la inscripción en una fecha posterior.


Conclusión

  • A pesar del impacto de la pandemia de COVID-19 en los sistemas de atención del IAM/ST, la atención cardíaca basada en la evidencia y los principios de nuestros sistemas colectivos de atención exitosa no deben abandonarse.
     
  • La regionalización de la atención del IAM/ST es quizás más importante que nunca.
     
  • La comunicación entre los hospitales y los servicios de emergencias médicas y los proveedores de transporte de pacientes entre hospitales en una región, el intercambio de protocolos y recursos, datos y experiencias puede ser de vital importancia.
     
  • Las reuniones habituales de revisión mensual deben continuar durante la pandemia, en un formato virtual, para revisar el desempeño regional y las oportunidades de mejora.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí