Respuesta social efectiva | 18 MAY 20

La ciencia social y del comportamiento en la respuesta a la pandemia COVID-19

La crisis requiere un cambio de comportamiento a gran escala y supone una carga psicológica importante para las personas, se pueden utilizar los conocimientos de las ciencias sociales y del comportamiento para implementarlo
Autor/a: Jay J. Van Bavel, Katherine Baicker, Robb Willer, et al  Fuente: Nature Human Behaviour DOI https://doi.org/10.1038/s41562-020-0884-z Using social and behavioural science to support COVID-19 pandemic response
INDICE:  1. Página 1 | 2. Comunicación | 3. Stress
Comunicación

Comunicación de la ciencia

El entorno de información en torno a una pandemia subraya la importancia de una comunicación científica efectiva.

La pandemia de COVID-19 ya ha visto un aumento en las teorías de conspiración, noticias falsas y desinformación99.

En este contexto, es difícil para el público distinguir la evidencia científica y los hechos de fuentes de información menos confiables. En esta sección, discutimos los desafíos asociados con las diferentes formas de desinformación durante una pandemia, así como las estrategias para participar en la comunicación científica efectiva y la persuasión en torno a la salud pública.

Teorias de conspiracion

Las teorías de conspiración surgieron poco después de las primeras noticias de COVID-19 y continuaron persistiendo99. Algunos se referían a los orígenes del virus SARS-CoV-2, por ejemplo, que era una arma biológica creada por los chinos para hacer la guerra a los Estados Unidos o viceversa100. Otros se centraron en la prevención y la cura, por ejemplo, que no se debe confiar en el tratamiento médico convencional y que las personas deberían usar remedios alternativos para evitar el virus101. 

No es sorprendente que las teorías de conspiración hayan florecido en este momento. La investigación sugiere que las personas sienten la necesidad de explicar grandes eventos con causas proporcionalmente grandes102 y es más probable que crean en teorías de conspiración sobre eventos con consecuencias graves103 y en tiempos de crisis104. Esto es probable porque las personas se sienten más atraídas por las teorías de conspiración cuando se frustran las necesidades psicológicas importantes105. Por lo tanto, las teorías de conspiración pueden ganar más tracción a medida que COVID-19 se propaga y más personas se aíslan106.

Estas teorías de conspiración pueden tener consecuencias perjudiciales. Por ejemplo, la creencia en las teorías de la conspiración se ha relacionado con la actitud vacilante107, la negación climática108, las opiniones políticas extremistas109 y los prejuicios110,111.

Las teorías de conspiración de COVID-19 pueden ser igualmente problemáticas. Por ejemplo, las personas que creen que los remedios alternativos pueden ayudarlos a combatir el virus pueden ser menos propensas a seguir el consejo de los funcionarios de salud y optar por alternativas menos efectivas (en el mejor de los casos) o letales (en el peor).

Las creencias de conspiración también pueden alimentar la hostilidad hacia grupos considerados responsables del virus112. Alguna evidencia sugiere que dar información objetiva a las personas antes de exponerse a las teorías de la conspiración puede reducir las creencias de la teoría de la conspiración113, y esta estrategia podría funcionar en los esfuerzos para combatir las teorías de la conspiración relevantes para la pandemia actual. Sin embargo, debido a que algunas personas tienden a consumir información dentro de "cámaras de eco" de ideas afines, combatir las teorías de conspiración sigue siendo un desafío114.

Noticias falsas y desinformación

Las noticias falsas y la información errónea sobre COVID-19 han proliferado ampliamente en las redes sociales, con consecuencias potencialmente peligrosas115. La investigación emergente está utilizando las ciencias sociales para comprender y contrarrestar la difusión de noticias falsas116,117,118.

Un enfoque es desacreditar utilizando la verificación y corrección de hechos119,120,121. La experiencia de la fuente, el copartidismo, la negación de la exposición y las correcciones que proporcionan explicaciones causales tienden a aumentar la efectividad para contrarrestar la desinformación122,123,124. Sin embargo, la verificación de hechos puede no mantenerse al día con la gran cantidad de información falsa producida en tiempos de crisis como una pandemia.

Además, existe una investigación mixta sobre si las correcciones realmente pueden aumentar la creencia en la información errónea original121,124,125,126 o en otras afirmaciones engañosas que no se corrigen127. Por lo tanto, se necesitan otros enfoques más allá de la desacreditación.

Un enfoque de "prebunking" implica la inoculación psicológica128,129. La inoculación sigue la analogía biomédica: las personas están expuestas a una dosis severamente debilitada de un argumento persuasivo, lo suficientemente fuerte como para activar el sistema inmune pero no tan fuerte como para abrumarlo. 

Un metaanálisis ha encontrado que la inoculación es efectiva para proteger las actitudes de la persuasión130. El juego de noticias falsas Bad News es una intervención de inoculación en el mundo real (https://www.getbadnews.com) utilizada por las escuelas y los gobiernos que descubre que exponen de manera preventiva a las personas a pequeñas dosis de técnicas de desinformación (incluidos escenarios sobre COVID-19 ) puede reducir la susceptibilidad a las noticias falsas131,132 y podría integrarse directamente en las plataformas de redes sociales133.

Otro enfoque preventivo implica indicaciones sutiles que empujan a las personas a considerar la precisión. La evidencia sugiere que la deliberación está asociada con 134,135,136 y causa una creencia reducida en los titulares de noticias falsas que circulaban en las redes sociales. Las plataformas podrían empujar a los usuarios a pensar en la precisión, por ejemplo, pidiéndoles periódicamente que califiquen la precisión de las publicaciones seleccionadas al azar. Las calificaciones de precisión de crowdsourcing generadas por este proceso también pueden ser útiles para identificar información errónea, como se ha encontrado para las calificaciones de multitud de confiabilidad de fuente138,139.

Para contrarrestar de manera efectiva las noticias falsas sobre COVID-19 en todo el mundo, los gobiernos y las empresas de redes sociales deben desarrollar y probar rigurosamente las intervenciones. Esto incluye la identificación de tratamientos que efectivamente reducen la creencia en la información errónea, mientras que no socavan la creencia en información precisa140.

Persuasión

En el dominio de la comunicación científica, los académicos han explorado una serie de enfoques de mensajería, incluido el suministro de información basada en evidencia que aumenta la comprensión y la acción141. Décadas de investigación han encontrado que, ya sea que los receptores estén motivados para pensar cuidadosamente o no142, las fuentes percibidas como creíbles son más persuasivas143.

La credibilidad de las fuentes proviene de cuán confiables y expertos se les percibe144. Alistar voces de confianza ha demostrado que hace que los mensajes de salud pública sean más efectivos para cambiar el comportamiento durante las epidemias.

Durante la crisis del ébola en África occidental, por ejemplo, los líderes religiosos de todas las religiones en Sierra Leona abogaron por prácticas como el lavado de manos y los entierros seguros. La participación del sector basado en la fe se consideró un punto de inflexión en la respuesta epidémica145. Por lo tanto, encontrar fuentes confiables para diferentes audiencias que puedan compartir mensajes de salud pública podría resultar efectivo.

Una vez que se identifica una fuente creíble, ¿qué mensaje se debe entregar?

Varios enfoques de mensajería pueden ser efectivos, incluyendo enfatizar los beneficios para el receptor146, enfocarse en proteger a otros (por ejemplo, 'lávese las manos para proteger a sus padres y abuelos'147), alineándose con los valores morales del receptor148, apelando al consenso social o científico normas149,150,151 y / o destacando la aprobación del grupo social152,153.

Cuál de estos mensajes funciona mejor depende de las motivaciones de la audiencia154. Más allá de encontrar mensajes efectivos para el cambio de actitud está el tema de inducir un cambio de comportamiento. Esto ocurre cuando las personas se sienten seguras de sus actitudes155.

Los métodos para aumentar la certeza incluyen ayudar a las personas a sentirse informadas sobre su nueva actitud156 y hacerles sentir que su nueva actitud es la "moral" que se debe tener157. Por lo tanto, puede ser útil identificar qué mensajes funcionan mejor en qué poblaciones no solo para generar apoyo político sino también para garantizar las acciones de las personas necesarias para combatir la propagación del virus.

Alinear intereses individuales y colectivos

El comportamiento de las personas que viven en comunidades está regulado por normas y valores morales158,159,160,161,162. Las personas que hacen lo que es "correcto" son respetadas y admiradas públicamente, mientras que las que hacen lo que es "incorrecto" son devaluadas y socialmente excluidas163.

Estos mecanismos de aplicación social alientan a las personas a adoptar e internalizar pautas compartidas, motivándolas a hacer lo que se considera correcto mientras evitan comportamientos que parecen incorrectos164, y no se basan en acuerdos legales y sanciones formales165. En esta sección, consideramos cómo la investigación sobre moralidad y cooperación puede alentar comportamientos prosociales de individuos y grupos.

Pensamiento de suma cero

Las personas a menudo piensan que la ganancia de otra persona, especialmente alguien de un grupo en competencia, implica una pérdida para ellos mismos, y viceversa166,167.

El pensamiento de suma cero encaja incómodamente con la naturaleza de la infección pandémica que no es de suma cero, donde la infección de otra persona es una amenaza para uno mismo y para todos los demás168. El pensamiento de suma cero significa que si bien puede ser psicológicamente convincente acumular materiales protectores (desinfectantes, máscaras, incluso vacunas) más allá de lo necesario, hacerlo podría ser contraproducente. Dada la importancia de frenar las infecciones, puede ser útil hacer que las personas sean conscientes de que el acceso de los demás a medidas preventivas es un beneficio para uno mismo.

Mientras que reducir las infecciones en la población no es de suma cero, la provisión de recursos de atención médica escasos para los infectados tiene elementos de suma cero. Por ejemplo, cuando el número de pacientes que necesitan ventiladores excede la capacidad, los proveedores de atención médica a menudo se ven obligados a hacer concesiones de por vida.

Qué tan bien las políticas promulgadas coinciden con las normas locales puede ayudar a determinar cuánto apoyo reciben. Si bien algunas personas están dispuestas a sacrificar a los ancianos para salvar a los jóvenes169, existen diferencias culturales en esta preferencia170. Quien se percibe que está tomando esas decisiones también puede afectar la confianza del público y de los pacientes.

En los experimentos, las personas que hacen juicios utilitarios sobre asuntos de vida o muerte son menos confiables171.

La confianza de los estadounidenses en los médicos sigue siendo alta172, y en comparación con los funcionarios de salud pública, los médicos son menos utilitarios en su toma de decisiones éticas, optando en su lugar por reglas deontológicas "no hacer daño" 173. 

Toma de decisiones morales

La toma de decisiones morales durante una pandemia implica incertidumbre. No es seguro si las interacciones sociales infectarán a otros. Las personas pueden estar menos dispuestas a hacer sacrificios por otros cuando los beneficios son inciertos174,175.

Por ejemplo, en escenarios hipotéticos sobre decidir si ir a trabajar mientras está enfermo, los participantes estadounidenses y británicos informaron que estarían menos dispuestos a quedarse en casa cuando no estuviera seguro de que infectarían a un compañero de trabajo.

Sin embargo, cuando ir a trabajar se arriesgaba a infectar a un compañero de trabajo anciano que sufriría una enfermedad grave, los participantes informaron que estarían más dispuestos a quedarse en casa176. Por lo tanto, centrarse en los peores escenarios, incluso si son inciertos, puede alentar a las personas a hacer sacrificios por los demás.

Cuando las personas toman decisiones morales, a menudo consideran cómo los juzgarían otros por comportarse de manera egoísta177,178. Las acciones dañinas se juzgan con mayor dureza que las inacciones dañinas179,180, y causar daño al desviarse del status quo se culpa más que dañar por defecto181,182.

Por lo tanto, el replanteamiento de las decisiones para continuar con los "negocios como siempre" durante una pandemia como decisiones activas, en lugar de decisiones pasivas o predeterminadas, puede hacer que tales comportamientos sean menos aceptables.

Cooperación dentro de grupos

Combatir una pandemia mundial requiere una cooperación a gran escala.

El problema es que, por definición, la cooperación requiere que las personas asuman un costo individual para beneficiar a otras personas183. En particular, existe un conflicto entre el interés propio a corto plazo y el interés colectivo a largo plazo184. Además, en esta pandemia, hay varios colectivos (por ejemplo, familiares, comunitarios, nacionales e internacionales) que pueden tomar decisiones de cooperación desafiantes.

Desde una perspectiva evolutiva, extender el interés propio para proteger y promover el bienestar de los miembros de la familia debería ser un pequeño paso, ya que aumenta la aptitud genética. De hecho, la investigación de laboratorio ha encontrado que las personas priorizan los intereses locales sobre los intereses globales (o internacionales) 185,186. Una pregunta importante, entonces, es cómo promover la cooperación.

Varias técnicas, como sancionar a los desertores187 o recompensar a los cooperadores188, tienden a aumentar el comportamiento cooperativo en experimentos de laboratorio utilizando juegos económicos. También se ha demostrado que proporcionar pistas que hacen que la moralidad de una acción se destaque (como hacer que las personas lean la Regla de Oro antes de tomar una decisión o pedirles que informen qué creen que es lo que es moralmente correcto) también aumenta la cooperación189,190.

Las personas también tienen más probabilidades de cooperar cuando creen que otros están cooperando191. En consecuencia, las intervenciones basadas en la observabilidad y las normas descriptivas son altamente efectivas para aumentar el comportamiento cooperativo en los juegos económicos, así como en el campo192. Esto sugiere que los líderes y los medios de comunicación pueden promover la cooperación al hacer que estos comportamientos sean más observables.

Liderazgo

Las crisis como la pandemia de COVID-19 crean una oportunidad para el liderazgo en grupos de diferentes niveles: familias, lugares de trabajo, comunidades locales y naciones. El liderazgo puede coordinar a las personas y ayudarlas a evitar comportamientos que ya no se consideran socialmente responsables. En esta sección, discutimos los roles de confianza y cumplimiento con los líderes, liderazgo de identidad efectivo y miembros del grupo de apoyo.

Confianza y cumplimiento

Durante una pandemia, los funcionarios de salud a menudo necesitan persuadir a la población para que realice una serie de cambios de comportamiento y sigan las políticas de salud destinadas a la contención, por ejemplo, honrar la cuarentena o informar voluntariamente para pruebas médicas. Por su naturaleza y el alcance de la población, tales medidas pueden ser difíciles de aplicar.

La investigación de la crisis del ébola en África occidental de 2014–2015 sugiere que alistar voces locales para ayudar a generar compromiso y confianza en los funcionarios de salud puede aumentar el éxito de tales medidas de salud pública. Por ejemplo, las instalaciones especializadas de tratamiento del ébola que emplearon a los enlaces comunitarios y los movilizadores sociales para crear conciencia y resolver conceptos erróneos se asociaron con un aumento en la notificación de casos de ébola193.

La evidencia correlacional de Liberia también sugiere que los esfuerzos explícitos del gobierno para llegar a la población, como el escrutinio puerta a puerta, están asociados con el cumplimiento de las políticas de gestión de crisis, como la prohibición de reuniones194.

La confianza en las instituciones y los gobiernos también puede desempeñar un papel importante. Por ejemplo, la confianza en el gobierno de Liberia se correlacionó con las decisiones de acatar las políticas obligatorias de distanciamiento social195 y el uso de clínicas para la atención durante el brote de Ébola196. La confianza también se relacionó con las decisiones de adoptar medidas preventivas como las vacunas contra el ébola en la República Democrática del Congo197.

Por el contrario, la falta de confianza en los funcionarios de salud pública puede tener efectos negativos en la utilización de los servicios de salud198. Se necesita información confiable y mensajes de salud pública de los líderes nacionales y los funcionarios centrales de salud. Pero las voces locales pueden amplificar estos mensajes y ayudar a construir la confianza que se necesita para estimular el cambio de comportamiento.

Liderazgo de identidad

Los estudios experimentales aclaran lo que los líderes pueden hacer para promover la confianza que conduce a la cooperación. Una prioridad para los líderes es crear un sentido de identidad social compartida entre sus seguidores199.

Una gran cantidad de investigaciones sugiere que las personas tienden a preferir líderes que cultivan la sensación de que "estamos todos juntos en esto", 200. En parte, dicho liderazgo da a las personas un sentido de autoeficacia colectiva y esperanza201. Sin embargo, lo que es más importante, proporciona una plataforma psicológica para que los miembros del grupo coordinen los esfuerzos para combatir los factores estresantes202.

Sin liderazgo, existe el riesgo de que las personas eviten los actos de ciudadanía y en su lugar adopten una filosofía de "todos para sí mismos".

Los líderes que son vistos como prototipos del grupo ('uno de nosotros') y que actúan por el interés del grupo en su conjunto ('trabajando para nosotros'), en lugar de para sí mismos o para otro grupo, tienden a obtener una mayor influencia203 204. Las acciones que dividen al líder de los seguidores o que sugieren que el líder no está preparado para compartir las cargas de los seguidores pueden ser corrosivas para su capacidad de moldear el comportamiento de los seguidores205.

Por ejemplo, los líderes que amenazan a las personas con sanciones como una forma de disuadir comportamientos no deseados pueden hacer que las personas se sientan desconfiadas y, paradójicamente, reducir su disposición a hacer lo que se les dice206. Los líderes y las autoridades que tratan a las personas con respeto y que comunican que confían en que las personas hagan lo que se les ordena, tienden a tener más éxito en lograr la cooperación207.

Elevar el grupo sin degradar a los demás

Desarrollar un fuerte sentido de identidad social compartida puede ayudar a coordinar los esfuerzos para gestionar las amenazas202 y fomentar el compromiso y la adhesión dentro del grupo a las normas208. Los líderes pueden hacer esto, por ejemplo, siendo una fuente de "elevación moral".

Mostrar visiblemente actos prosociales y desinteresados ??puede incitar a los observadores a actuar también con amabilidad y generosidad209.

De esta manera, los líderes pueden funcionar como modelos a seguir y motivar a las personas a poner sus propios valores en acción210,211. Tener políticos respetados, celebridades y líderes comunitarios que modelen comportamientos y sacrificios ejemplares podría ayudar a promover el comportamiento y la cooperación prosociales.

Los esfuerzos excesivos para fomentar un sentido de unidad nacional promoviendo la imagen de la nación como el manejo excepcional de la situación puede ser contraproducente, especialmente si no hay una base objetiva para esto. Una creencia inflada en la grandeza nacional (es decir, "narcisismo colectivo'') puede ser desadaptativa de varias maneras. Por ejemplo, se asocia con un mayor enfoque en la defensa de la imagen del país que en el cuidado de sus ciudadanos213,214. También se correlaciona con ver a los grupos externos como una amenaza y culparlos de las desgracias grupales215.

Para aumentar la disposición de las personas a tomarse en serio una pandemia e involucrarse con otras naciones para derrotarla, los ciudadanos y los líderes pueden necesitar aceptar que su país está en riesgo, al igual que otros, y encontrar formas de compartir recursos y experiencias a través de las fronteras nacionales.


*Ver las referencias bibliográficas en el documento original: https://www.nature.com/articles/s41562-020-0884-z#Bib1

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí