Errores de pensamiento durante la pandemia de COVID-19 | 28 ABR 20

Sesgos y dificultades para adherir a las medidas preventivas

Ocho dificultades de comportamiento reportadas por la ciencia psicológica, que son relevantes para contextos que requieren juicio bajo incertidumbre
4
6
Autor/a: Donald A Redelmeier, Eldar Shafir Fuente: The Lancet Public Health DOI:https://doi.org/10.1016/S2468-2667(20)30096-7 Pitfalls of judgment during the COVID-19 pandemic
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

La crisis de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) es una pandemia que desafía a la biología humana, la capacidad de los hospitales de atención aguda, la capacidad de recuperación financiera de las economías y la red de comunicación para las personas.

Las estrategias para reducir la transmisión han incluido lavarse las manos repetidamente, distanciarse físicamente y el autoaislamiento. Estas estrategias preventivas están disponibles de inmediato, son altamente asequibles y claramente efectivas; sin embargo, un desafío importante es la necesidad de mantener la adherencia.

El propósito de este comentario es revisar ocho dificultades de razonamiento y de comportamiento reportadas por la ciencia psicológica, que son relevantes para contextos que requieren juicio bajo incertidumbre.

Sugerimos que la conciencia de estas dificultades podría ayudar a mantener el cambio de comportamiento para combatir la crisis COVID-19.

  1. Miedo a lo desconocido
  2. Vergüenza personal
  3. Descuido de los riesgos competitivos (visión en túnel)
  4. Enfermedades invisibles
  5. Ausencia de retroalimentación clara
  6. Sesgo del statu quo.
  7. Normas sociales arraigadas
  8. Sesgo retrospectivo

1. El primer escollo es el miedo a lo desconocido. Un factor tradicional que llama la atención es la respuesta psicológica a las amenazas que son misteriosas1. Esta intensa sensibilidad a las amenazas inciertas (un miedo hipervigilante a lo desconocido) es común y, a menudo, es la raíz de las psicopatologías basadas en el miedo.2  COVID-19 se denotó inicialmente. como el coronavirus de origen desconocido, generando un espectro particularmente siniestro de problemas invisibles.3

Sin embargo, con el tiempo la novedad relativa y el misterio de COVID-19 se desvanecerán, lo que conducirá a una reducción proporcional de la atención. La adaptación a circunstancias familiares significa que la sensación de amenaza se atenuará, junto con el cumplimiento de las recomendaciones de salud pública. Los recordatorios creativos repetidos vinculados a la evolución de la situación son importantes para evitar la complacencia a medida que las personas se van acostumbrando.

2. La segunda trampa es la vergüenza personal. Una estrategia preventiva para COVID-19 es evitar los comportamientos de contacto personal, como colocar una mano en la cara. Esta recomendación es sensata porque la infección viral requiere contacto con una membrana mucosa. Sin embargo, surge una dificultad porque las personas tienen acciones habituales reflejas que son difíciles de suprimir.4

Un lapsus puede interpretarse como un fracaso personal que es visible para otros y causa vergüenza. Además, una infección posterior relacionada con un lapsus anterior podría agregar la culpa. Los líderes de opinión pueden destacar a una de las muchas celebridades que han dado positivo como una forma de mitigar el estigma. Además, las autoridades deben advertir que los lapsus momentáneos son completamente naturales, a menudo superables, y deben ser seguidos por el regreso a los mejores comportamientos.

3. El tercer escollo es el descuido de los riesgos competitivos. COVID-19 es una preocupación abrumadora. Las personas en particular tienden a centrar toda su atención en la amenaza, lo que provoca una visión de túnel que hace que sea fácil descuidar una multitud de consideraciones menos destacadas (aunque no menos peligrosas).5

El sueño organizado, el ejercicio regular y la compañía humana merecen atención continua, lo que es contrario a una abrumadora sensación de que todo lo demás puede esperar. Una forma de abordar este desafío es colaborando con los médicos para mantener el contexto del paciente y alentarlo de manera que promueva la seguridad contra otros daños distintos del coronavirus.

Los pacientes individuales aún necesitan controlar las enfermedades crónicas de manera adecuada mediante el cumplimiento continuo de la toma de medicamentos, dieta y atención periódica. Hacer un seguimiento de los riesgos secundarios sigue siendo importante, incluso durante una pandemia.

4. Otro escollo son las enfermedades invisibles. COVID-19 recibe atención parcialmente porque tiene una prueba objetiva que establece el diagnóstico. Por el contrario, la mayoría de los trastornos de salud mental no pueden rastrearse con una prueba o un signo tangible.

El distanciamiento físico recomendado para COVID-19 también conlleva una desventaja psra las fricciones domésticas potencialmente crecientes debido al aislamiento en el hogar para algunas personas o el aumento de las interacciones en el hogar para otras. Esta situación puede exacerbar un trastorno psiquiátrico crónico (p. Ej., Esquizofrenia paranoide, depresión mayor, abuso de sustancias) junto con un menor acceso a la atención psiquiátrica. El aumento de la atención y la comunicación de la salud mental, que respaldan un entorno hogareño saludable, deberían estar garantizados para un cambio de comportamiento constante.

5. Un escollo adicional es que no se proporciona retroalimentación clara. COVID-19 es inquietante debido al largo período de incubación que incluye una espera prolongada entre la implementación de una intervención y la búsqueda de sus resultados. Estas características son la antítesis de reforzar el comportamiento positivo a través de una retroalimentación rápida e inequívoca (el feedback de la conducta indicada no es inmediatamente visible).6

El retraso en el tiempo también conduce a un intervalo desconcertante marcado por síntomas psicosomáticos y una sensación de fatalidad inminente en las primeras etapas de la crisis.

Estas emociones irritantes son inevitables cuando un riesgo tiene una importancia generalizada, pero de inicio lento. Además, los sentimientos probablemente fluctuarán en etapas posteriores debido a las dificultades para reconocer un falso final del peligro o una segunda ola. Las autoridades deben instar a la precaución de no actuar sobre la base de los informes diarios de la epidemia porque la volatilidad aleatoria podría confundirse con una tendencia real.

6. Otra trampa es que abunda el sesgo del statu quo. El comportamiento humano es impulsado por una fuerte aversión a las pérdidas y un deseo de mantener el status quo, que es un impulso que favorece la recuperación de las pérdidas en lugar de aprovechar las opciones que conducen a resultados superiores.7 Por lo tanto, una sacudida temporal del status quo es una oportunidad para reenfocarse y mirar las cosas de nuevo.

Una vez que disminuye la urgencia inicial, por ejemplo, los hospitales pueden reconsiderar cómo los médicos se adaptan a las nuevas formas de telemedicina. Una sugerencia más radical podría revisar los debates políticos más amplios sobre si las naciones sin atención médica universal podrían volver a una nueva normalidad. En general, algunos avances importantes de salud pública podrían ser más fáciles de implementar durante una epidemia que antes de su inicio o una vez que la epidemia haya disminuido en gran medida.

7. Las normas sociales arraigadas son otra trampa. El comportamiento humano está fuertemente influenciado por normas sociales profundamente arraigadas. Dar la bienvenida a los pacientes con gusto (contacto físico), estar cerca de colegas, cenar con amigos y cuidar a los abuelos son comportamientos que se han promovido y pulido durante toda la vida. Tales normas no son fáciles de cambiar.8

Transmitir y recordar a los pacientes las normas cambiadas por la nueva circunstancia a través de lemas, imágenes y ejemplos personales puede ayudar a facilitar el cambio de comportamiento necesario. Los médicos y las enfermeras son miembros respetados en la comunidad y necesitan ser transmisores de buena información y modelos a seguir para las normas correctas dentro y fuera del hospital. Este enfoque también podría ayudar a contrarrestar la información errónea que puede circular a través de las fuentes de Internet.

8. El sesgo retrospectivo es el último escollo. La pandemia de COVID-19 finalmente desaparecerá. En ese punto, el sesgo retrospectivo llevará a castigar a las autoridades médicas que podrían haber reaccionado de forma exagerada o insuficiente (potencialmente exacerbada por acusaciones políticas adversas de incompetencia). La distribución desigual de los casos dentro de los países y entre ellos generará cargos de desigualdad e injusticia.

No hace falta decir que algunas de las críticas serán correctas y justificadas. Sin embargo, los datos dinámicos y contradictorios podrían dificultar establecer exactamente qué era lo que se sabía en ese preciso momento y de qué manera diferente podrían haber resultado de otra manera.

La mentalidad colectiva de que todos estamos juntos en esto fue un desafío cuando comenzó la pandemia de COVID-19 y podría resultar igualmente difícil de mantener después de que termine. El conocimiento de las dificultades y sesgos de razonamiento o de juicio podría ayudar a facilitar un poco las cosas.


  • Los autores no declaran conflictos de intereses y agradecen a Fizza Manzoor (Universidad de Toronto, ON, Canadá) y a Sheharyar Raza (Universidad de Toronto, ON, Canadá) por sus útiles comentarios.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí