Una fuente potencial de infección | 21 ABR 20

Aislamiento de SARS-CoV-2 a partir de secreciones oculares

Con detección prolongada de ARN viral
Autor/a: Francesca Colavita, PhD; Daniele Lapa, PhD; Fabrizio Carletti, PhD; Eleonora Lalle, PhD; Licia Bordi, PhD; Patrizia Marsella, PhD, et al. Fuente: Ann Intern Med. 2020. DOI: 10.7326/M20-1176 SARS-CoV-2 Isolation From Ocular Secretions of a Patient With COVID-19 in Italy With Prolonged Viral RNA Detection

Antecedentes:

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el nuevo síndrome respiratorio agudo grave-coronavirus-2 (SARS-CoV-2) que se originó en China en diciembre de 2019, fue reconocida recientemente como una amenaza pandémica por World Health Organización, con el potencial de sobrecargar rápidamente los sistemas de atención médica y causar una mortalidad sustancial en todo el mundo

La transmisión de persona a persona ocurre principalmente a través de gotitas respiratorias, pero se están investigando otras rutas, porque se ha detectado el SARS-CoV-2 en varios fluidos corporales. Hasta ahora, pocos datos están disponibles en muestras oculares de pacientes con COVID-19, aunque ocasionalmente se ha informado de conjuntivitis entre los síntomas de COVID-19, similar a las infecciones causadas por otros coronavirus humanos.

Durante la epidemia de SARS, la exposición ocular a fluidos infecciosos se asoció con un mayor riesgo de transmisión de SARS-CoV a los trabajadores de la salud. Aunque el ARN del SARS-CoV se encontró ocasionalmente en muestras oculares durante la fase temprana de la enfermedad, se desconoce su infectividad.

Con respecto al COVID-19, se pensó que la exposición ocular sin protección era responsable de las infecciones que ocurrieron en la Clínica de fiebre de Wuhan en enero de 2020; además, se detectó ARN del SARS-CoV-2 en las secreciones conjuntivales recogidas del único paciente con conjuntivitis de 30 pacientes con COVID-19 de un hospital en China.

Sin embargo, se necesitan más estudios para evaluar el potencial infeccioso del ARN del SARS-CoV-2 detectado en las muestras oculares y para determinar si la transmisión puede ocurrir a través de las secreciones oculares.

Objetivo:

Presentar la detección temprana de SARS-CoV-2 infeccioso en fluidos oculares de un paciente con el primer caso confirmado de COVID-19 en Italia, que había sido hospitalizado en el Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas "L. Spallanzani ”(INMI) en Roma.

Métodos y hallazgos:

La paciente, una mujer de 65 años, viajó desde Wuhan, China, a Italia el 23 de enero de 2020 y fue ingresada el 29 de enero de 2020, 1 día después del inicio de los síntomas. Al ingreso a la unidad de alto aislamiento en INMI, ella presentó tos no productiva, dolor de garganta, coriza y conjuntivitis bilateral.

No tuvo fiebre hasta el día 4, cuando comenzó la fiebre (38 ° C), náuseas y vómitos. La infección con SARS-CoV-2 se confirmó realizando un ensayo de reacción en cadena de la polimerasa de transcripción inversa en tiempo real (RT-PCR) en muestras de esputo en el día de admisión, seguido de secuenciación del gen M viral ( Número de acceso GenBank MT008022), y aislamiento de virus en la línea celular Vero E6 (2019-nCoV / Italy-INMI1).

La secuencia completa del genoma se obtuvo de la muestra clínica y / o del cultivo aislado (números de acceso de GISAID EPI_ISL_410545 y EPI_ISL_410546). Al ingreso, no se detectaron otras infecciones respiratorias (QIAstat-Dx® Respiratory Panel; Qiagen).

El día 3 después del ingreso al hospital, debido a la persistencia de la conjuntivitis, se recogió un hisopo ocular y se detectó ARN viral (Ct, 21,6).

Las muestras oculares posteriores recolectadas con una frecuencia casi diaria resultaron positivas hasta el día 21, con una disminución de la concentración del virus. La conjuntivitis mejoró enormemente el día 15 y aparentemente se resolvió el día 20.

Cinco días después de que se volvió indetectable, el ARN del SARS-CoV-2 se detectó nuevamente (Ct, 36,25) en la muestra de hisopo ocular recolectada el día 27. El ARN del SARS-CoV-2 se detectó en hisopos oculares días después de que era indetectable en hisopos nasales). Además, los valores de Ct detectados en las muestras oculares tardías fueron más bajos que los observados en los hisopos nasales, lo que sugiere una replicación sostenida en la conjuntiva.

Con el objetivo de demostrar que los genomas virales detectados en hisopos oculares representaban virus infecciosos, la primera muestra ocular con ARN positivo se inoculó en células Vero E6 y se observó un efecto citopático a los 5 días del postinoculo. La replicación viral se confirmó por RT-PCR en tiempo real en ARN purificado del medio de crecimiento celular gastado.

Discusión:

Descubrimos que los fluidos oculares de pacientes infectados con SARS-CoV-2 pueden contener virus infecciosos y, por lo tanto, pueden ser una fuente potencial de infección.

Estos hallazgos resaltan la importancia de las medidas de control, como evitar tocarse la nariz, la boca y los ojos y lavarse las manos con frecuencia. Una implicación relacionada es la importancia del uso apropiado del equipo de protección personal para los oftalmólogos durante el examen clínico, porque la mucosa ocular puede ser no solo un sitio de entrada de virus sino también una fuente de contagio.

Además, observamos que la afectación ocular del SARS-CoV-2 puede ocurrir temprano en el curso de COVID-19, lo que sugiere que las medidas para prevenir la transmisión a través de esta ruta deben implementarse lo antes posible.

Se necesitan estudios futuros para definir los tipos de células oculares humanas capaces de soportar la replicación viral y los mecanismos subyacentes al tropismo ocular del SARS-CoV-2.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: