Lo que se necesita saber | 13 ABR 20

Enfermedad por coronavirus 2019 en niños

Los médicos de atención pediátrica pueden ayudar a preparar sus consultorios, instalaciones y comunidades para el aumento de la enfermedad por COVID-19
Autor/a: Sonja A. Rasmussen y Lindsay A. Thompson Fuente: JAMA Pediatrics  Coronavirus Disease 2019 and Children What Pediatric Health Care Clinicians Need to Know

Introducción

La aparición de una enfermedad por coronavirus no vista previamente en humanos, ahora llamada enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), ha captado la atención de los EE. UU. y el mundo. El virus se identificó por primera vez en Wuhan, China, después de que se identificó un brote de neumonía de causa desconocida en diciembre de 2019, y la mayoría de los primeros casos informaron exposición a un mercado de animales vivos.

La situación de COVID-19 está evolucionando rápidamente con un número creciente de casos y países involucrados. A partir del 25 de marzo de 2020, se han confirmado más de 425.000 casos a nivel mundial en 170 países y regiones, incluidos más de 55.000 casos en los Estados Unidos.


Antecedentes

Los coronavirus causan una amplia gama de enfermedades, que van desde el resfriado común hasta la enfermedad grave y mortal. Han surgido tres coronavirus que causan enfermedades graves en humanos en los últimos 20 años: el virus que causa el SARS, que surgió en China en 2002; el virus que causa el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS), que surgió en la península arábiga en 2012; y el virus que causa COVID-19 (SARS-CoV-2).

Las manifestaciones comunes de COVID-19 en adultos incluyen fiebre, tos, mialgia, dificultad para respirar, dolor de cabeza y diarrea. Según los datos de más de 72 000 pacientes de China, la mayoría (81%) estaban levemente afectados, el 14% tenía manifestaciones graves (p. Ej., Con disnea o saturación de oxígeno en la sangre ≤93%), y el 5% estaba gravemente enfermo (p. insuficiencia respiratoria o shock séptico).

Los factores de riesgo de enfermedad grave fueron la edad avanzada y las enfermedades subyacentes. La tasa de letalidad en China fue del 2,3%, aunque este número podría ser una sobreestimación porque se podrían haber perdido casos leves o asintomáticos.

Se cree que la transmisión de COVID-19 se produce principalmente a través de gotitas respiratorias formadas cuando una persona con una infección tose o estornuda, que puede ser inhalada por contactos cercanos, que luego se infectan.

Otros tipos de transmisión (p. Ej., transmisión de fómites, transmisión fecal-oral) podrían ser posibles. La mediana del período de incubación es de 5 días (rango, 2-14 días).

En este momento, la atención de pacientes con enfermedades graves es de apoyo, ya que no se dispone de terapias aprobadas por la FDA de EE. UU. Aunque el desarrollo de la vacuna está en curso, se espera que una vacuna no esté lista para una distribución amplia durante al menos un año.


¿Qué se sabe sobre COVID-19 en niños?

Los niños suelen ser más susceptibles a las complicaciones de la gripe, sin embargo, hasta ahora, han experimentado tasas de enfermedad COVID-19 inferiores a las esperadas, y las muertes en niños parecen ser poco frecuentes. En más de 72.000 casos totales de China, el 1,2% correspondió a pacientes de 10 a 19 años, e incluso menos (0,9%) a pacientes menores de 10 años.

Solo 1 muerte en este estudio estuvo en el rango de edad adolescente, y no murieron niños en el rango de edad de 0 a 10 años. En un análisis separado de 2143 casos pediátricos confirmados y sospechosos de China, los bebés tenían el mayor riesgo de enfermedad grave (10,6%), en comparación con los niños mayores (4,1% para los de 11 a 15 años; 3,0% en los de 16 o más años).

Entre los niños que se enferman, las manifestaciones de COVID-19 parecen ser similares a las de los adultos. Entre 28 pacientes pediátricos reportados por Shen y Yang, la edad de varió de 1 mes a 16 años.

  • Varios pacientes estaban asintomáticos en el momento del diagnóstico e identificados como parte de las investigaciones de contacto.
     
  • Varios pacientes tenían fiebre, fatiga, tos seca y otros síntomas respiratorios; las manifestaciones gastrointestinales fueron poco frecuentes.

La transmisión es probablemente la misma que la observada en adultos.

  • Hasta el momento, no se ha identificado evidencia convincente de transmisión intrauterina, pero solo se ha descrito en un pequeño número de embarazos.
     
  • Se desconoce si COVID-19 puede transmitirse a través de la lactancia materna.
     
  • Entre 6 madres cuyas muestras de leche materna fueron analizadas para el SARS-CoV-2, todas las muestras fueron negativas.

A pesar de la baja frecuencia de enfermedad y muerte por COVID-19 en niños en China, existen razones para permanecer vigilantes sobre la infección en niños. Las tasas más bajas de lo esperado de niños afectados por COVID-19 en China podrían deberse a una menor exposición al virus, una menor infección con el virus debido a la inmunidad a otros coronavirus o una menor probabilidad de enfermedad, incluso cuando están infectados con el virus.

Si los niños están infectados pero son asintomáticos, podrían servir como fuente de transmisión a los adultos.

Se reportó al menos 1 niño sin síntomas pero con una alta carga viral de SARS-CoV-2, lo que sugiere que es posible la transmisión de niños asintomáticos.

La forma en que los niños estadounidenses experimentan COVID-19 aún no se ha detallado, aunque no se informaron ingresos o muertes en la unidad de cuidados intensivos entre personas menores de 19 años entre 4226 pacientes con COVID-19 en los EE. UU. hasta el 16 de marzo de 2020.

En un pequeño estudio de China, 7 de 20 pacientes pediátricos que estaban enfermos con COVID-19 tenían antecedentes de una enfermedad congénita o adquirida, llevando a los autores a sugerir que los niños con enfermedades subyacentes podrían ser más susceptibles.

Alrededor del 10% de los niños en los Estados Unidos tienen asma; muchos niños viven con otras enfermedades pulmonares, cardíacas, neuromusculares o genéticas que afectan su capacidad para manejar enfermedades respiratorias, y otros niños están inmunodeprimidos debido a una enfermedad o su tratamiento. Es posible que estos niños experimenten COVID-19 de manera diferente a sus contrapartes de la misma edad que están saludables.


Consideraciones para los médicos de atención pediátrica

Los médicos de atención pediátrica pueden ayudar a preparar sus consultorios, instalaciones y comunidades para el aumento de la enfermedad por COVID-19.

Se deben hacer adaptaciones especiales para aislar a los niños que están potencialmente enfermos con COVID-19 de aquellos que están bien en la sala de espera, especialmente enfocándose en minimizar las exposiciones para aquellos con necesidades especiales de atención médica.

En comunidades con transmisión generalizada, puede estar justificado limitar la visita de niños sanos al sistema de atención médica por razones no urgentes (por ejemplo, cirugías no urgentes), mientras se continúa viendo a recién nacidos y bebés para atención preventiva y niños más pequeños que necesitan vacunas. Esta acción requerirá una sólida selección telefónica y el aumento de las consultas a distancia.

Diferenciar la posible enfermedad de COVID-19 de otras enfermedades, como la influenza, será difícil hasta que las pruebas para COVID-19 estén más ampliamente disponibles. En comunidades con transmisión generalizada, son apropiadas las intervenciones de mitigación comunitaria, como el cierre de escuelas, la cancelación de reuniones masivas y el cierre de lugares públicos.

Si se requieren estas medidas, los pediatras deben abogar para aliviar las consecuencias no deseadas o la expansión inadvertida de las disparidades de salud en los niños, como encontrar formas de mantener la nutrición para aquellos que dependen de los almuerzos escolares y proporcionar servicios de salud mental en línea para el control del estrés de las familias, cuyas rutinas pueden ser severamente interrumpidas por un período prolongado de tiempo.


   Conclusiones

  • Los datos sugieren que los efectos en los niños son menos severos que los de los adultos, sin embargo, quedan muchas preguntas, especialmente sobre los efectos en los niños con necesidades especiales de atención médica.
     
  • La vigilancia de COVID-19 en la población pediátrica, incluidos los estudios de seroprevalencia, es necesaria para comprender mejor su influencia en los niños.
     
  • Los médicos deben trabajar con directores de escuelas y la comunidad para implementar intervenciones que retrasen la propagación de la enfermedad y prevengan enfermedades graves y la muerte, a la vez que aseguren minimizar las consecuencias no deseadas de estas intervenciones en los niños.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí