Una vulnerabilidad poco considerada | 27 MAR 20

Pacientes con trastornos de salud mental en la epidemia de COVID-19

Cuando surgen epidemias, las personas con trastornos de salud mental generalmente son más susceptibles a las infecciones
Autor/a: Hao Yao, Jian-Hua Chen, Yi-Feng Xu  Fuente: The Lancet Psychiatry DOI:https://doi.org/10.1016/S2215-0366(20)30090-0 Patients with mental health disorders in the COVID-19 epidemic

Carta de lectores (The Lnacet Psychiatry)

Se han confirmado más de 60000 infecciones en todo el mundo en la epidemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), con la mayoría de estos casos en China. La atención global se ha centrado en gran medida en los pacientes infectados y los respondedores de primera línea, con algunas poblaciones marginadas de la sociedad que se han pasado por alto.

Aquí, escribimos para expresar nuestras preocupaciones con respecto al efecto de la epidemia en las personas con trastornos de salud mental. La ignorancia del impacto diferencial de la epidemia en estos pacientes no solo obstaculizará cualquier objetivo de prevenir una mayor propagación de COVID-19, sino que también aumentará las desigualdades de salud ya existentes.

En China, 173 millones de personas viven con trastornos de salud mental, y el abandono y el estigma con respecto a estas afecciones aún prevalecen en la sociedad. Cuando surgen epidemias, las personas con trastornos de salud mental generalmente son más susceptibles a las infecciones por varias razones.

Primero, los trastornos de salud mental pueden aumentar el riesgo de infecciones, incluida la neumonía. Un informe publicado el 9 de febrero de 2020, que analiza un grupo de 50 casos de COVID-19 entre pacientes hospitalizados en un hospital psiquiátrico en Wuhan, China, ha generado preocupación sobre el papel de los trastornos mentales en la transmisión del coronavirus. Las posibles explicaciones incluyen deterioro cognitivo, poca conciencia del riesgo y esfuerzos disminuidos con respecto a la protección personal en pacientes, así como condiciones confinadas en salas psiquiátricas.

En segundo lugar, una vez infectados con el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo, que da como resultado COVID-19, las personas con trastornos mentales pueden estar expuestas a más barreras para acceder a servicios de salud oportunos, debido a la discriminación asociada con problemas de salud mental en entornos de atención médica. Además, las comorbilidades del trastorno de salud mental a COVID-19 harán que el tratamiento sea más desafiante y potencialmente menos efectivo.

En tercer lugar, la epidemia de COVID-19 ha causado una epidemia paralela de miedo, ansiedad y depresión. Las personas con afecciones de salud mental podrían verse influidas de manera más sustancial por las respuestas emocionales provocadas por la epidemia de COVID-19, lo que resulta en recaídas o empeoramiento de una afección de salud mental ya existente debido a la alta susceptibilidad al estrés en comparación con la población general.

Finalmente, muchas personas con trastornos de salud mental asisten regularmente a consultas externas para evaluaciones y recetas. Sin embargo, las regulaciones nacionales sobre viajes y cuarentena han resultado en que estas visitas regulares se vuelven más difíciles y poco prácticas para asistir.

 

Se han escuchado pocas voces de esta gran pero vulnerable población de personas con trastornos de salud mental durante esta epidemia.

Las epidemias nunca afectan a todas las poblaciones por igual y las desigualdades siempre pueden impulsar la propagación de infecciones. Como profesionales de la salud mental y la salud pública, pedimos la atención adecuada y necesaria a las personas con trastornos de salud mental en la epidemia de COVID-19.


No declaramos intereses en competencia.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí