¿Se subestima la diarrea? | 26 MAR 20

Compromiso digestivo: ¿El eslabón perdido en COVID-19?

Se destaca al tracto gastrointestinal como una ruta potencial de invasión y transmisión de SARS-CoV-2
Autor/a: W. Liang, Z. Feng, S. Rao y colaboradores Fuente: Gut Diarrhoea may be underestimated: a missing link in 2019 novel coronavirus

Una serie de casos de neumonía causados por el nuevo coronavirus 2019 (COVID-19) se informan a nivel mundial. Según publicaciones recientes, los síntomas más comunes en pacientes infectados por COVID-19 fueron fiebre y tos. Sin embargo, la incidencia de otras características clínicas difiere en diferentes informes.

Para abordar este problema, los autores recopilaron los datos de tres informes y encontraron que la incidencia de leucopenia, fiebre y diarrea en los tres estudios mostró una diferencia estadísticamente significativa.

Entre estos síntomas, la diarrea mostró el valor p más pequeño (p = 0.016), lo que sugiere que los criterios para diagnosticar la diarrea pueden diferir en diferentes hospitales. Debido a los diferentes criterios, los médicos pueden subestimar el valor de este síntoma en la práctica clínica, y puede afectar la precisión diagnóstica preliminar.

El receptor ACE2 está altamente expresado en el intestino delgado humano

Estudios recientes mostraron que la proteína espiga (S) de COVID-19 compartía el mismo receptor de entrada celular ACE2 que el SARS-CoV. En términos de la importancia de ACE2 en la modulación de la inflamación intestinal y la diarrea, se examinaron los perfiles de expresión de ACE2 en varios tejidos humanos y se descubrió que ACE2 estaba altamente expresado en el intestino delgado humano. Curiosamente, el nivel de ARN de ACE2 fue bastante bajo en los tejidos pulmonares de donantes sanos.

Dado que la distribución de ACE2 puede determinar la ruta de la infección COVID-19, a se evalúa a continuación la expresión de ACE2 en diferentes poblaciones celulares del intestino delgado mediante el análisis de los datos de secuenciación de ARN unicelular (scRNA-Seq). En base a los datos de scRNA-Seq, los autores analizaron 7216 células individuales derivadas del intestino delgado de ratones C57BL/6 normales.

Descubrieron así que los tejidos del intestino delgado contenían al menos ocho grupos de células distintas de acuerdo con sus correspondientes perfiles de expresión de genes marcadores. Por ejemplo, el gen LGR5 se expresó altamente en el grupo de células madre del intestino delgado, y se redujo significativamente en otros grupos de células.

Luego se encontró que ACE2 se expresaba altamente en los enterocitos proximales y distales. Curiosamente, cuando examinaron los perfiles de expresión de otros dos receptores de virus (receptor ANPEP para el virus HCoV-229E y receptor DPP4 para el virus MERS-CoV), se encontró que los niveles de ARN de estos dos receptores de entrada de virus también se expresaron altamente en enterocitos proximales y distales, consistentes con el perfil de expresión de ACE2.

Actualmente, las rutas de infección de COVID-19 siguen siendo esquivas. La distribución del receptor de entrada COVID-19 podría determinar la ruta de la infección, y la ruta de la infección es esencial para comprender la patogénesis, ambas vitales para el control de la infección.

Con base en los hallazgos actuales, los autores han propuesto que:

  1. La incidencia de diarrea se pudo subestimar en investigaciones anteriores.
     
  2. Las células de epitelio del intestino delgado que expresan ACE2 podrían ser más vulnerables al ataque en COVID-19.

En este estudio, se demostró que ACE2 estaba altamente expresado en el intestino delgado, especialmente en los enterocitos proximales y distales. Constantemente, otro grupo ha informado recientemente un patrón de expresión similar en el sistema digestivo humano. Curiosamente, otros receptores de virus como DPP4 mostraron patrones de expresión similares a los de ACE2 en el intestino delgado. DPP4 es un receptor conocido para MERS-CoV a través de la interacción con la proteína espiga MERS-CoV.

De acuerdo a una reciente publicación, Zhou et al informaron que las células del intestino humano que expresan DPP4 eran altamente susceptibles al MERS-CoV y sostenían la replicación viral robusta, sugiriendo que el tracto intestinal humano puede servir como una ruta de infección alternativa para MERS-CoV.

En términos del hecho de que la mayoría de los pacientes en el brote informaron un vínculo con un mercado de animales salvajes, esta observación plantea una pregunta importante sobre si este virus se transmite a través de alimentos contaminados cuando los alimentos llegan al intestino delgado.

Se sabe que ACE2 controla la inflamación intestinal y la diarrea. Por lo tanto, la interacción entre COVID-19 y ACE2 podría interrumpir la función de ACE2 y provocar diarrea

Aquí, los autores encontraron que la incidencia de diarrea difiere significativamente en diferentes informes. Como COVID-19 es altamente homólogo al SARS-CoV y alrededor del 20% al 25% de los pacientes con SARS tienen diarrea, es confuso observar la incidencia relativamente baja (2% –3%) de diarrea en dos cohortes de hospitales en Wuhan. La subestimación puede resultar de que todavía no tenemos un criterio preciso para la diarrea.

La definición de diarrea de la OMS es tener tres o más deposiciones líquidas o sueltas por día o tener más deposiciones que una persona en estado saludable. Hasta cierto punto, este criterio es subjetivo. La evidencia emergente muestra que el ARN del COVID-19 se puede detectar en muestras de heces como en SARS. Según la postulación de las características epidemiológicas del SARS, que se transmite por vía fecal-oral, COVID-19 podría usar el mismo camino para la transmisión.

Tomados en conjunto, los síntomas de la diarrea podrían subestimarse. La información sobre las frecuencias de las deposiciones y la escala de heces de Bristol deben recopilarse cuidadosamente. Cuando los pacientes infectados con diarrea visitan el departamento de gastroenterología, puede aumentar el riesgo de infección de los trabajadores de la salud.

Para reducir la infección asociada a la atención médica, los médicos deben tener cuidado cuando sus pacientes se quejen de diarrea.


Carta de lectores

El SARS-CoV-2 indujo diarrea como síntoma de inicio en pacientes con COVID-19

de Y. Song, P. Liu, X. Shi y colaboradores   http://dx.doi.org/10.1136/gutjnl-2020-320891  

Los autores leyercon con gran interés la reciente publicación de Kumar et al , sobre los síntomas del tracto gastrointestinal (TGI) (vómitos, diarrea y dolor abdominal) entre los niños hospitalizados ingresados ??con la infección por el virus de la influenza A H1N1.  Se concluyó allí que los pacientes con síntomas del TGI no deben ser ignorados por la infectividad del virus, especialmente durante el período del brote.

Ahora, la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) que comienza en Wuhan se ha extendido rápidamente por China y otros países. Según los últimos informes, los síntomas más frecuentes al inicio de la enfermedad incluyeron fiebre, fatiga, tos seca, mialgia y disnea, y los síntomas menos frecuentes fueron dolor de cabeza, dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos. Pocos pacientes inicialmente presentados con solo síntomas del TGI fueron reportados.

El 29 de enero de 2020, un hombre de 22 años se presentó en la clínica local de fiebre, con antecedentes de diarrea y fiebre baja de 4 días. La temperatura más alta fue de 38.3 ° C y la diarrea fue de 3 a 4 veces al día. No se observaron otras anormalidades. Tomó dos tipos de medicamentos chinos patentados para el malestar gastrointestinal durante 3 días, pero que los síntomas no mejoraron significativamente.

  • El examen regular de heces y los cultivos bacterianos mostraron resultados negativos para los patógenos comunes.
     
  • La auscultación pulmonar reveló roncus, y se realizó una radiografía de tórax, que muestra neumonía en los pulmones bilaterales.

Confesó que tenía un historial de una estancia corta en Wuhan el 22 de enero. Teniendo en cuenta su historial de viajes, se realizó un diagnóstico clínico de sospecha de COVID-19 y se notificó de inmediato a los departamentos de salud locales.

Se recogió una muestra de hisopado nasofaríngeo de acuerdo con la guía, y luego el paciente ingresó en sala de aislamiento. El 2 de febrero, se confirmó que la detección de coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) para la muestra de fue positiva mediante un ensayo de PCR de transcriptasa inversa en tiempo real.

También se realizó la detección de patógenos virales que incluyen influenza A y B, parainfluenza, virus sincitial respiratorio, rinovirus, adenovirus y cuatro cepas comunes de coronavirus (HKU1, NL63, 229E y OC43), y todos los resultados fueron negativos.

Al ingreso, el paciente informó diarrea persistente, sin fiebre, sin tos, sin disnea y sin dolor en el pecho. Los signos vitales estaban dentro de los rangos normales. El paciente recibió atención de apoyo y terapia antiviral, incluidas tabletas orales de lopinavir y ritonavir, 6 U dos veces al día y administración oral de tabletas de acetilcisteína para la expectoración. Durante la hospitalización, la temperatura corporal del paciente era normal y tenía menos diarrea.

Además, no hubo alteraciones evidentes en la función hepática y la función de coagulación. Después de los tratamientos antivirales, la diarrea del paciente mejoró y luego desapareció por completo. El 16 de febrero, la detección de ácido nucleico del SARS-CoV-2 se volvió negativa, y el resultado de la TC mostró que la inflamación disminuyó significativamente en ambos pulmones. Se recuperó completamente y fue dado de alta.

Un estudio relevante ha revelado que hasta el 30% de los pacientes con síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) y el 10,6% de los pacientes con SARS tienen diarrea.

También se ha demostrado que el coronavirus MERS sobrevive en jugo gastrointestinal simulado y tiene la capacidad de infectar modelos de organoides intestinales. Hui y Zumla han sugerido que el SARS-CoV puede transmitir por vía fecal-oral.

  • Debido a estas similitudes biológicas del coronavirus y los síntomas informados, como diarrea o vómitos, se debe prestar más atención al papel de los síntomas gastrointestinales en COVID-19.
     
  • Finalmente, los autores destacan la posibilidad del sistema gastrointestinal como una ruta potencial de invasión y transmisión de SARS-CoV-2. Estos hallazgos contribuirían en gran medida a una comprensión integral sobre la transmisión del SARS-CoV-2.
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí