Desde el amor a los ladrones de billeteras | 26 ENE 20

Tocar: vivir a través del tacto

El poder "oculto" del tacto en términos de su capacidad para impulsar nuestro comportamiento y emociones
Autor/a: Alberto Gallace Fuente: The Psychologist Living with touch

A pesar de ser una modalidad sensorial relativamente poco investigada, el tacto está involucrado en la gran mayoría de nuestras actividades diarias, desde comer y caminar hasta besar y abrazar. El poder "oculto" del tacto en términos de su capacidad para impulsar nuestro comportamiento y emociones ahora se ha demostrado en una serie de estudios científicos.

El tacto también contribuye a diferenciarnos del mundo externo, y es probable que tenga el mayor impacto en nuestro placer y bienestar.

Ningún otro sentido puede excitarte como el tacto. (Field, 2001, p.57)

Justo antes de la octava semana de gestación, un embrión puede desarrollar sensibilidad a la estimulación táctil (por ejemplo, Bernhardt, 1987; Gottlieb, 1971): comienza a tocarse. Mientras que el sistema visual requiere un desarrollo prolongado para ser completamente efectivo, el sentido del tacto es quizás la matriz primordial sobre la cual comienza a formarse la conciencia de nosotros mismos como individuos, separados del mundo externo.

La piel y sus receptores también constituyen el más grande de nuestros órganos sensoriales. Para cuando llegue a la edad adulta, el hombre promedio tendrá alrededor de 18.000 centímetros cuadrados de piel, lo que representa alrededor del 16-18 por ciento de su peso corporal total (ver Montagu, 1971). Nuestra piel se diferencia físicamente del ambiente externo, manteniendo la integridad de nuestros órganos y protegiéndolos de amenazas externas (tanto biológicas como físicas). Al mismo tiempo, los receptores táctiles integrados en la superficie de nuestro cuerpo ayudan a diferenciarnos del mundo exterior desde un punto de vista psicológico también. De hecho, cada vez que tocamos un objeto podemos sentir que tanto la percepción entrante del objeto como la presencia de nuestro cuerpo se diferencian de él. Se podría decir que donde comienza nuestro toque, ¡estamos!

El sentido del tacto protege nuestro cuerpo al indicar un peligro potencial y al exigirnos que respondamos rápidamente. Richard Gregory, uno de los investigadores más influyentes en el mundo de la percepción visual, una vez escribió que "una imagen no puede ser atacada y comida [...], y tampoco  puedemos alimentarnos de imágenes" (Gregory, 1967, p.370) . Es decir, mientras la visión (y la audición) nos informan sobre los estímulos "distales", nuestro sentido del tacto nos informa sobre las cosas que están ocurriendo en la última frontera entre nosotros y el mundo exterior. Sin embargo, el tacto no solo es nuestro último sistema de defensa, sino que también proporciona nuestra conexión principal con el mundo externo, tanto social como físicamente.

El sentido del tacto no puede considerarse una modalidad unitaria. De hecho, lo que comúnmente definimos como "táctil" es el producto de la integración entre diferentes señales neuronales que ocurren en diferentes etapas del procesamiento de la información en el cerebro. Más específicamente, nuestra experiencia sensorial del tacto resulta de la actividad de los sistemas responsables del procesamiento de presión, temperatura, posición articular, sentido muscular y movimiento (ver Berkley y Hubscher, 1995; Iggo, 1977; McGlone y Spence, 2010).

El dolor también ofrece una contribución importante a esta compleja red de señales sensoriales, incluso si aún hay poco acuerdo entre los investigadores y filósofos sobre si debe considerarse como una modalidad sensorial separada o más bien como una submodalidad del tacto (por ejemplo, Auvray et al. , 2010).

Muy a menudo no somos conscientes de la importancia del tacto en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, incluso las actividades más simples, como caminar o alimentarse, requieren una gran cantidad de procesamiento táctil. La importancia del tacto para la supervivencia está ampliamente documentada por el hecho de que la falta total de sensaciones táctiles en humanos es un fenómeno muy raramente reportado. Es decir, la evolución parece haber protegido este sentido de daños o alteraciones graves.

Las personas que carecen de sensaciones táctiles (pero críticamente no tienen control motor), debido a un daño en su sistema nervioso periférico o central, experimentan dificultades increíbles para controlar su movimiento; incluso sostener un tenedor y autoalimentarse puede convertirse en un gran desafío para ellos (por ejemplo, Cole, 1991; Cole y Paillard, 1995). Sin embargo, incluso en estos casos, ciertas señales provienen de la superficie de la piel (por medio de fibras conductoras neurales no dañadas), como el dolor y las sensaciones térmicas, aún se conservan.

El tacto afecta todos los dominios de nuestra vida, desde la alimentación hasta la caminata, desde el comportamiento sexual hasta las relaciones sociales.

Sorprendentemente, sin embargo, esta modalidad sensorial ha recibido mucho menos interés de investigación por parte de los científicos, en comparación con otros sentidos como la visión y la audición. En las últimas décadas, la tendencia parece haber cambiado de alguna manera y ahora más investigadores que nunca están comenzando a participar en el estudio del tacto.

Esta nueva ola de interés parecería reflejar nuevos descubrimientos sobre nuestra conciencia del tacto (por ejemplo, Gallace & Spence, 2008, 2010a), y su papel en hacer que nuestras experiencias sean reales (comprender la sensación de poseer nuestro cuerpo: ver Moseley et al., 2012), y más emocionalmente atractivo (ver Gallace & Spence, 2010b).

Teniendo en cuenta que los avances tecnológicos ahora nos permiten reproducir virtualmente incluso entornos complejos, la posibilidad de aumentar el realismo de estas simulaciones (y / o la sensación de poseer el avatar dentro de ellas) por medio del sentido táctil es algo que ciertamente contribuye a impulsar la investigación. interés en el estudio de esta modalidad sensorial hoy en día (ver Gallace et al., 2011; Gallace et al., 2007b). En comparación con otros sentidos, el tacto ciertamente tiene una serie de limitaciones, así como algunas peculiaridades importantes, que contribuyen a que sea un sentido particularmente interesante de estudiar.

El "carterista" explicado

En un subterráneo abarrotado el lunes por la mañana, alguien se topa contigo. Apenas lo notas. Unas pocas paradas después, de repente te das cuenta de que tu billetera se ha ido. ¡Has sido robado! ¿Cómo pudo haber ocurrido eso? ¿Cómo podría algo tan importante como que tu billetera se te salga del bolsillo nunca haya pasado desapercibido?

A menudo pensamos en nuestra percepción en términos de una grabadora o una cámara de video, algo que registra pasivamente todos los hechos que ocurren en el mundo externo, y luego nos sorprendemos mucho cuando falla nuestra conciencia de tales hechos. Sin embargo, la mayoría de los estímulos externos que caen sobre nuestras superficies receptoras (ya sean visuales, táctiles, auditivas, gustativas u olfativas) no tienen acceso a nuestra conciencia.

Sería inútil procesar toda esa información cuando no sea estrictamente relevante para nuestro comportamiento actual, o incluso futuro. Nuestros sistemas perceptivos y cognitivos están estructurados con el propósito expreso de seleccionar y procesar conscientemente solo relativamente poca información de la gran cantidad de estimulación típicamente disponible en cualquier momento.

Desde un punto de vista ecológico, uno de los tipos de información más relevantes es un cambio en el estado de nuestro entorno, que puede indicar la presencia de algo que es potencialmente relevante (o quizás peligroso), y que podría necesitar una adaptación o modulación de nuestro comportamiento actual y futuro. Nuestra billetera en nuestro bolsillo es, desde el punto de vista del tacto, una señal constante y, como tal, no necesita ser monitoreada constantemente. Al igual que la silla debajo de nuestro trasero, de hecho, nuestro sistema sensorial táctil ha reducido progresivamente su respuesta neuronal a estímulos constantes, por lo que tienden a desvanecerse de nuestra conciencia.

¿Pero qué hay de la billetera que se nos escapa del bolsillo?

Eso es un cambio y, por lo tanto, se le debe dar prioridad en nuestro procesamiento neuronal. Sin embargo, la información de diferentes fuentes sensoriales compite en el cerebro por el acceso a la conciencia (Desimone y Duncan, 1995). La señal neural generada por un golpe en el hombro compite con la señal generada por la billetera que se desliza suavemente de su bolsillo. En este caso, el golpe, al ser más destacado y / o fuerte, podría ganar la competencia. Luego experimentará una falla en su conciencia táctil, o más, lo que se conoce como "ceguera al cambio táctil" o "entumecimiento del cambio" (por ejemplo, Gallace et al., 2006, 2007a).

Curiosamente, la conciencia del tacto también se deteriora cuando estamos distraídos visualmente. Sé de un psicólogo sueco que se sorprendió al ver a una mujer exponerse a él en la calle en Estocolmo, ¡solo para darse cuenta un momento o dos después de que había sido robado! Investigaciones posteriores han confirmado que los estímulos visuales, pero críticamente no auditivos, son efectivos para reducir nuestra capacidad de informar la presencia de cambios táctiles en la superficie del cuerpo (por ejemplo, Auvray et al., 2008). Este resultado a menudo se toma para apoyar la idea de que la visión es el sentido "dominante", el que a menudo gana la competencia por el acceso al procesamiento y los recursos de atención en nuestro cerebro.

Sin embargo, tenga en cuenta que la investigación más reciente sugiere que puede no haber "un" sentido dominante, como tal, sino que la modalidad sensorial que domina sobre los demás en una situación dada es la que lleva la información más precisa (por ejemplo, Ernst & Bancos, 2002). Entonces uno podría preguntarse dónde y bajo qué condiciones el tacto se convierte en el sentido más relevante y la información que proporciona la señal más relevante o precisa disponible. Quizás la presencia de estímulos táctiles resulta en una falla de la conciencia visual cuando se consideran los aspectos más sociales e interpersonales del tacto. Considere posiblemente la línea más cursi en la historia del cine, ya que Carrie y Charles se besan en "Cuatro bodas y un funeral": ‘¿Sigue lloviendo? No me había dado cuenta".

El "toque dorado"

El sentido del tacto no solo es relevante para nuestras interacciones con objetos externos sino también, y aún más importante, para nuestras interacciones con otros seres humanos (ver Gallace y Spence, 2010b; Hertenstein et al., 2006).

Un fuerte apretón de manos, una palmada alentadora en la espalda, una caricia sensual, un empujón para llamar la atención, un beso tierno o un suave roce del hombro son interacciones sociales táctiles muy familiares e importantes. Solo podemos tratar de imaginar la tristeza de una vida sin ellos. Tal vida se describe efectivamente en la película de ciencia ficción "Demolition Man", donde el director, Marco Brambilla, imaginó una sociedad futurista donde se evita y se sanciona fuertemente cada contacto táctil.

Algunos podrían argumentar que nuestra sociedad ya se está moviendo en esa dirección, lo que resulta en lo que Tiffany Field, directora del Touch Research Institute en Florida, ha descrito memorablemente como 'hambre de contacto' (ver Field, 2001), el deseo insatisfecho de las personas por más toque social. Entonces, ¿por qué las interacciones sociales táctiles son importantes para nuestro bienestar, y qué pueden decirnos la psicología y las neurociencias cognitivas sobre ellas?

Los estudios en animales han demostrado que el tacto es una forma importante de comunicación en muchas especies diferentes (ver Hertenstein et al., 2006). Las madres tigres y ratas lamen y acarician a sus crías, los chimpancés se acicalan y los cachorros se pelean entre ellos. Incluso entre los insectos, el tacto juega un papel muy importante. Se ha demostrado que las langostas del desierto transforman su comportamiento de una fase solitaria poco vista a una fase gregaria enjambrante en función del contacto táctil recíproco de las patas traseras (Anstey et al., 2009). En el reino animal, el tacto se usa para consolar, determinar el dominio y establecer vínculos. Por lo tanto, no es sorprendente que el tacto parezca ser aún más importante en aquellas especies que pueden definirse como "animales sociales". Por ejemplo, para muchas especies de primates que viven en grandes grupos, se ha demostrado que el contacto entre individuos contribuye a formar vínculos y a mantener pacíficas las relaciones dentro del grupo (por ejemplo, Weber, 2005).

En lo que respecta a los humanos, varios estudios han investigado el papel del contacto social táctil en el desarrollo neurocognitivo. En particular, Weiss et al. (2004) han demostrado que aquellos bebés cuyas madres usaron un toque más estimulante durante el cuidado tenían mejores habilidades visomotoras al año de edad. Además, los bebés de madres que los tocaron con frecuencia tenían un desarrollo motor grueso más avanzado. De manera similar, se ha informado evidencia que sugiere que la angustia causada por ciertos procedimientos médicos puede reducirse sustancialmente al proporcionarle sacarosa al bebé, seguido de un abrazo más lactancia o un chupete administrado durante el procedimiento (Bellieni et al., 2007).

En adultos, muchos estudios han demostrado que el contacto social ejerce un efecto poderoso en el comportamiento de las personas e incluso en sus opiniones. En un experimento ahora famoso, Crusco y Wetzel (1984) estudiaron los efectos del toque social accidental en un restaurante. Las camareras en su estudio recibieron instrucciones de tocar brevemente a los clientes, ya sea en la mano, en el hombro, o no tocarlos al devolver el cambio al final de la comida. Crusco y Wetzel descubrieron que la "tasa de propinas" de los clientes era significativamente mayor en las condiciones de contacto que en la condición de no contacto.

Varios experimentos similares ahora han demostrado que el contacto social también es efectivo para influir positivamente en las opiniones de las personas sobre un servicio o persona determinada (Gallace & Spence, 2010b). También se ha demostrado que las personas que se tocan accidentalmente tienen más probabilidades de aumentar su cumplimiento o comportamiento cívico, como devolver una moneda dejada en una cabina telefónica por la persona que llama anteriormente. Este efecto, ahora conocido como el "efecto táctil de Midas", se produce tanto si la persona tocada lo recuerda como si no.

¿Cuáles son los mecanismos neurocognitivos que subyacen a los efectos sorprendentemente poderosos del toque social?

La ciencia ha comenzado recientemente a investigar esta importante pregunta. En particular, varios estudios han abordado el papel del tacto en la mediación de la liberación de ciertas hormonas, como la oxitocina, implicadas en una variedad de comportamientos de unión de mamíferos (por ejemplo, Carter, 1998, Insel, 2000). De hecho, la investigación en humanos parecería sugerir que la liberación de oxitocina ayuda a las parejas a formar vínculos de relación duraderos. Tenga en cuenta también que el nivel de oxitocina aumenta considerablemente durante el parto, quizás también ayudando a crear un vínculo temprano entre las madres y sus bebés.

Varios estudios han demostrado que el contacto sexual, así como el afecto físico no sexual, que involucra contacto táctil (como frotarse la espalda y abrazos) es efectivo para inducir la liberación de oxitocina (por ejemplo, Uvanas-Moberg et al., 2005; ver también Shermer, 2004).

Estos estudios también han demostrado que las mujeres que informan haber recibido más abrazos de sus parejas en el pasado tienen niveles más altos de oxitocina y una presión arterial significativamente más baja que aquellas que no tienen muchos antecedentes de abrazos por parte de sus parejas (Light et al. , 2005). Es decir, el papel mediador del tacto en la liberación de oxitocina podría desempeñar un papel importante para afectar nuestras interacciones sociales.

Curiosamente, investigaciones recientes han demostrado de manera convincente que ciertas fibras y receptores neuronales en la piel humana parecen codificar específicamente un toque agradable (ver McGlone et al., 2007, 2012 para revisiones). Es importante señalar aquí que estas fibras responden más vigorosamente a la caricia lenta de la piel, una estimulación que se asemeja a una caricia real. Además, el tacto agradable mediado por la activación de estas fibras parecería requerir la participación de áreas cerebrales relativamente más antiguas (desde un punto de vista evolutivo), como la corteza orbitofrontal. Es decir, el aspecto más social del tacto podría ser muy efectivo en términos de provocar ciertos comportamientos y ciertas emociones mediante la mediación de las partes más primordiales de nuestro cerebro.

Cuando el tacto impulsa el comportamiento

Casi todos los días compramos algo, ya sea nuestro almuerzo, un reloj nuevo, un sombrero, un periódico o un boleto de tren. En la gran mayoría de los casos, no compramos imágenes o sonidos, sino objetos físicos que se pueden tocar y explorar con nuestras manos. Incluso cuando un producto se puede comprar en forma "virtual" o no tangible, como la música descargada de Internet, todavía extrañamos el placer de tener el CD físico en nuestras manos.

Varios estudios han demostrado claramente que el tacto juega un papel muy importante cuando se trata de comprar algo.

Por ejemplo, McCabe y Nowlis (2003) informaron que los consumidores preferían seleccionar esos productos de los minoristas que permitían que sus productos fueran tocados, especialmente productos para los cuales el aporte táctil es importante para la evaluación (por ejemplo, ropa o electrónica portátil). De hecho, cuando el grupo de supermercados del Reino Unido Asda retiró el envoltorio de varias marcas de papel higiénico en sus tiendas para que los compradores pudieran sentir y comparar las texturas, la venta de la marca en la tienda aumentó significativamente. Un viaje al supermercado hoy en día confirmará fácilmente que muchos productos tienen aberturas en sus paquetes, o piezas de su contenido pegadas en el empaque para que el cliente potencial las toque.

Un estudio reciente confirmó el valor de la información táctil disponible para nuestro comportamiento de compra, incluso cuando esta información no es estrictamente relevante para el objeto a comprar. A los participantes en un estudio de Ackerman y colegas (2010) se les pidió que se sentaran en una silla de madera dura o una silla acolchada, y se les pidió que imaginaran comprar un auto nuevo con un precio de $ 16.500 y negociar un precio más bajo. En esta tarea de negociación, se les permitió hacer dos ofertas por el automóvil (la segunda oferta debía hacerse asumiendo que el concesionario había rechazado la primera oferta del participante). Los participantes que se sentaron en la silla dura fueron los que menos se desviaron de su primera oferta rechazada.

El contexto táctil de una situación dada afecta nuestro comportamiento incluso cuando no es directamente relevante para la acción a realizar. Entonces, la próxima vez que alguien le pida que se siente en un cómodo sofá, ¡tal vez debería pensarlo dos veces antes de tomar sus decisiones desde allí, en lugar de hacerlo desde una silla de oficina resistente!

La misma investigación también demostró que el contacto es incluso importante en dominios donde no esperaríamos que fuera relevante, como contratar a un nuevo colaborador en base a su CV. Los autores pidieron a varios transeúntes que evaluaran a un candidato para el trabajo sobre la base de un CV adjunto a un portapapeles ligero (0,34 kg) o pesado (2 kg). Sorprendentemente, incluso si los CV utilizados fueran exactamente los mismos, los participantes que recibieron el CV en el portapapeles más pesado en promedio calificaron al candidato como mejor y con un interés más serio en el puesto que los que recibieron el portapapeles más ligero. Es decir, los conceptos de seriedad y capacidad se transmitieron por medio de las cualidades táctiles del material donde se presentó el CV en lugar de por el contenido del CV mismo. Incluso hay investigaciones (Piqueras-Fiszman et al., 2011; Piqueras-Fiszman & Spence, 2012) que muestran que la percepción de los alimentos puede verse afectada por el peso del plato o recipiente donde se presenta).

En resumen, los resultados de los estudios presentados aquí sugieren claramente que ciertas cualidades táctiles de los objetos, como su peso, textura y dureza, tienen un fuerte efecto en los procesos neurales que siguen inmediatamente al contacto. En particular, la actividad neuronal generada por estos atributos táctiles podría desencadenar en el cerebro del participante los conceptos asociados (por ejemplo, fuerza o peso) y, por lo tanto, afectar su comportamiento y elecciones.

Conclusiones

Un creciente cuerpo de investigaciones recientes en los campos de la psicología y la neurociencia cognitiva ha resaltado que el tacto es una modalidad sensorial muy poderosa, involucrada en todos los aspectos de nuestra vida, que ciertamente merece más atención de la comunidad científica en los años venideros.

A pesar de sus limitaciones, el tacto puede afectar nuestras decisiones, opiniones y comportamiento, incluso cuando no somos plenamente conscientes de ello. Contribuye a nuestro bienestar y al mantenimiento de nuestras relaciones sociales. También protege nuestro cuerpo tanto a nivel físico como psicológico.

El sentido del tacto realmente contribuye a hacer que el mundo externo sea "real" para nosotros. En los últimos años, los fabricantes y anunciantes están considerando cada vez más la importancia de las interacciones táctiles, y el conocimiento que surge de la investigación científica sobre nuestro sentido del tacto se está convirtiendo progresivamente en una base importante para el diseño de productos que sean más atractivos para el usuario. o consumidor. Comprender los mecanismos del procesamiento táctil ciertamente nos ayudará a apreciar la complejidad de este sentido y su increíble valor en nuestra vida.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: