El valor del contexto | 07 JUN 20

La personalidad no solo se trata de quién sos, sino también de dónde estás

El primer desafío es poner en duda la tendencia a ver los rasgos de personalidad como partes de nuestras identidades que son inevitables y surgen desde adentro.
5
1
Autor/a: Dorsa Amir  Fuente: Aeon Magazine Personality is not only about who but also where you are

En el campo de la psicología, la imagen es canónica: un niño sentado frente a un malvavisco, resistiendo la tentación de comerlo. Si reúne la fuerza de voluntad para resistir el tiempo suficiente, será recompensada cuando el experimentador regrese con un segundo malvavisco. Usando esta "prueba de malvavisco", el psicólogo nacido en Austria Walter Mischel demostró que los niños que podían resistir la gratificación inmediata y esperar un segundo malvavisco lograron mayores logros en la vida. Lo hicieron mejor en la escuela, obtuvieron mejores puntajes en el SAT e incluso manejaron su estrés con mayor habilidad.

Los estudios pioneros de Mischel en Stanford en California y más tarde en la Universidad de Columbia en Nueva York tuvieron un profundo impacto en la comprensión profesional y popular de la paciencia, sus orígenes y su papel en nuestras vidas. La gente razonó a partir de estos estudios de los años setenta y ochenta que debe haber alguna característica individual profunda, algún rasgo de personalidad, que establezca a los niños para mayores logros a lo largo de la vida. Pero, ¿y si esa no fuera la conclusión correcta para sacar de estos estudios?

¿Qué pasa si la paciencia, y tal vez otras características de la personalidad, son más un producto de dónde estamos que de quiénes somos?

Al tratar de estudiar la relación entre el entorno y las características de nuestra personalidad, los investigadores enfrentan dos grandes desafíos.

El primer desafío es poner en duda la tendencia a ver los rasgos de personalidad (patrones de comportamiento que son estables en el tiempo) como partes de nuestras identidades que son inevitables y surgen desde adentro. Si bien es cierto que las personas son los productos de genes que interactúan con el medio ambiente (la respuesta a la pregunta '¿Es la naturaleza o la crianza?' Es siempre 'Sí'), el trabajo del psicólogo Nick Haslam de la Universidad de Melbourne y otros investigadores ha demostró que las personas se equivocan en la dirección de la naturaleza, al ver los rasgos de personalidad como mucho más fijos. En otras palabras, es más probable que diga que su amiga Jane solo es una persona paciente y siempre lo sería, incluso en un entorno donde no es la mejor estrategia, por ejemplo, en una situación peligrosa donde el mañana no está garantizado. Se podría decir que la paciencia es algo que proviene de su interior, no del mundo que la rodea.

El otro desafío se refiere a los psicólogos que han estado estudiando durante el siglo pasado. Si bien los académicos saben bastante sobre cómo se desarrollan los rasgos, ese conocimiento deriva de la investigación sobre un subconjunto muy específico y peculiar de los humanos: los que viven en sociedades industrializadas. Como se cuantificó en un estudio que ahora se llama "Las personas más WEIRED del mundo" (2010), el antropólogo Joseph Henrich y su equipo de la Universidad de Columbia Británica mostraron que aproximadamente el 96 por ciento de los sujetos en estudios de psicología provenían de llamadas sociedades 'WEIRED', o aquellas que son occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas.

Un sesgo hacia las sociedades WEIRED es problemático por varias razones. Primero, las personas en estas sociedades son un pobre representante del ser humano promedio, ya que representan países que representan solo alrededor del 12 por ciento de la población mundial. Pero esta asimetría hacia las sociedades industrializadas es problemática por otra razón: representa un ambiente fundamentalmente diferente de aquellos en los que evolucionaron los seres humanos.

Si nuestro entorno da forma a nuestras personalidades, ¿cómo capturamos este importante proceso?

Aquí, el método de Mischel era correcto: ir directamente a la infancia, uno de los períodos más sensibles y flexibles del desarrollo de la personalidad. Recientemente, mis colaboradores y yo hicimos exactamente eso, diseñando un estudio para observar dos rasgos de interés: cuán paciente es alguien y cuán tolerante es a la incertidumbre. Llevamos nuestra investigación a cuatro sociedades diferentes en todo el mundo: a India, Estados Unidos, Argentina y, lo que es más importante dado nuestro esfuerzo por combatir el sesgo WIRED, a los niños shuar indígenas que viven en el Ecuador amazónico.

Las comunidades Shuar que visitamos eran remotas: la única forma de llegar a ellas era dar un largo y tortuoso paseo en canoa por el río Morona. Muchos de los shuar que visitamos en estas regiones aún mantienen una forma de vida más tradicional: cazar animales salvajes, cultivos de jardín, pescar. Los bienes industrializados no son tan críticos para su forma de vida. Al menos no todavía.

Para medir qué tan paciente era un niño, utilizamos un experimento similar a la prueba de malvavisco de Mischel, que ofrece a los niños de 4 a 18 años la posibilidad de elegir entre un dulce hoy o un número creciente de dulces si estaban dispuestos a esperar un día. Si pudieras reunir la paciencia, serías rico en dulces al día siguiente. Por incertidumbre, tuvieron que elegir entre una bolsa segura que siempre pagaba un dulce o una bolsa arriesgada que les daba solo una posibilidad entre seis de obtener más dulces.

Encontramos mucha variación, especialmente entre los shuar y las otras tres comunidades. Los niños en los EE. UU., Argentina e India se comportaron de manera similar, tendiendo a ser más pacientes y más tolerantes a la incertidumbre, mientras que los Shuar mostraron un patrón de comportamiento muy diferente. Eran más impacientes y más cautelosos de la incertidumbre; casi nunca escogieron la bolsa arriesgada.

En un estudio de seguimiento al año siguiente, observamos las comunidades Shuar y encontramos los mismos patrones. Los niños shuar que vivían cerca de las ciudades se parecían más a los estadounidenses que los niños shuar en la selva. Algo sobre vivir cerca de las ciudades, y tal vez algo sobre la industrialización en general, parecía estar dando forma al comportamiento de los niños.

Para comprender por qué la industrialización puede ser una fuerza influyente en el desarrollo del comportamiento, es importante comprender su legado en la historia humana. El advenimiento de la agricultura hace 10.000 años desencadenó quizás la transformación más profunda en la historia de la vida humana. Ya no dependìan de la caza o de la recolección para sobrevivir, las personas formaron sociedades más complejas con nuevas innovaciones culturales. Algunas de las innovaciones más importantes implicaron nuevas formas de acumular, almacenar y comercializar recursos. Un efecto de estos cambios, desde el punto de vista de la toma de decisiones, fue una reducción de la incertidumbre.

En lugar de depender de recursos difíciles de predecir, como las presas, los mercados nos permitieron crear grupos de recursos más grandes y más estables.

Como resultado de estos cambios más amplios, los mercados también podrían haber cambiado nuestras percepciones de accesibilidad. En las sociedades WEIRD con más recursos (recuerde que la R en WEIRD significa ricos), los niños pueden sentir que pueden permitirse mejores estrategias como la paciencia y la búsqueda de riesgos. Si tienen mala suerte y sacan una canica verde y no ganan ningún dulce, está bien; no les costó tanto. Pero para los niños Shuar en la selva tropical con menos recursos, la pérdida de ese dulce es un problema mucho mayor. Prefieren evitar el riesgo.

Con el tiempo, estas estrategias exitosas pueden estabilizarse y convertirse en estrategias recurrentes para interactuar con nuestro mundo. Entonces, por ejemplo, en un entorno donde los costos de espera son altos, las personas pueden ser constantemente impacientes.

Otros estudios apoyan la noción de que el entorno configura más la personalidad de lo que se pensaba. En el trabajo entre los adultos indígenas Tsimané en Bolivia, los antropólogos de la Universidad de California, Santa Bárbara encontraron un débil apoyo al llamado modelo de variación de la personalidad de los "Cinco Grandes", que consiste en la apertura a la experiencia, la conciencia, la extraversión, la amabilidad y el neuroticismo. Patrones similares vinieron de campesinos senegaleses rurales y de Aché en Paraguay. Resulta que el modelo de personalidad de los Cinco Grandes es extraño.

En otro artículo reciente, el antropólogo Paul Smaldino de la Universidad de California, Merced, y sus colaboradores siguieron estos hallazgos, relacionándolos con los cambios que fueron catalizados por la industrialización. Argumentan que, a medida que las sociedades se vuelven más complejas, conducen al desarrollo de más nichos, o roles sociales y ocupacionales que las personas pueden tomar. Los diferentes rasgos de personalidad tienen más éxito en algunos roles que en otros, y cuantos más roles existan, más diversos tipos de personalidad pueden convertirse.

Como todos estos nuevos estudios sugieren, nuestros entornos pueden tener un profundo impacto en nuestros rasgos de personalidad. Al expandir el círculo de sociedades con las que trabajamos y al acercarnos a las nociones esencialistas de la personalidad con escepticismo, podemos comprender mejor lo que nos hace quienes somos.Aeon counter – do not remove

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí