No solo en Japón: nueva definición y abordaje | 14 ENE 20

Hikikomori: aislamiento social extremo

Las herramientas digitales modernas para mejorar la comunicación interpersonal pueden tener el efecto contrario
1
3
Autor/a: Takahiro A. Kato, Shigenobu Kanba, ?Alan R. Teo Fuente: World Psychiatry https://doi.org/10.1002/wps.20705 Defining pathological social withdrawal: proposed diagnostic criteria for hikikomori

Universidad de Salud y Ciencia de Oregon

Los expertos en los fenómenos japoneses del hikikomori dicen que la condición de aislamiento social extremo está más extendida de lo que se reconoció anteriormente y merece una definición clara y consistente para mejorar el tratamiento en todo el mundo.

En un artículo publicado en la edición de febrero de la revista World Psychiatry, los expertos citan la falta de una comprensión clínica amplia de la afección.

Aunque el hikikomori se asocia típicamente con adultos jóvenes en Japón, los investigadores dicen que muchos de los mismos criterios de aislamiento social extendido se aplican a personas de todo el mundo, incluso entre adultos mayores y padres que se quedan en casa.

Los autores escriben que una definición clara y simplificada mejorará el reconocimiento y el tratamiento posterior para las personas que padecen la afección.

El artículo destaca cuatro aspectos clave de la nueva definición propuesta de hikikomori:

  1. Confinado en el hogar: la definición propuesta aclara la frecuencia del tiempo que se pasa fuera del hogar, sin dejar de cumplir con la definición de "marcado aislamiento social".
     
  2. Evitar a las personas: algunas personas eligen evitar situaciones sociales e interacciones no porque estén ansiosas sino porque satisfacen su nivel de comodidad. La definición recientemente sugerida, por lo tanto, elimina la evitación de situaciones sociales como criterio.
     
  3. Mejor definición de angustia: muchas personas diagnosticadas con hikikomori informan que se sienten contentas con su retraimiento social. Sin embargo, a medida que la duración de la retirada social se prolonga, su angustia y sentimientos de soledad aumentan.
     
  4. Otros trastornos: las afecciones de salud mental concurrentes como la depresión no deben excluir a los pacientes de ser evaluados y diagnosticados con hikikomori. "En nuestra opinión, la frecuencia de las afecciones concurrentes aumenta la importancia de abordar el retiro social como un problema de salud", escriben.

"La profesión médica no ha reconocido tradicionalmente el aislamiento social como un problema de salud"

El autor principal, Alan Teo, M.D., profesor asociado de psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregón e investigador y psiquiatra en el Sistema de Atención Médica de Portland VA, dijo que la profesión médica no ha reconocido tradicionalmente el aislamiento social como un problema de salud.

"Hay un problema cultural dentro de la medicina por el cual no le prestamos atención y no creemos que esté en nuestro camino", dijo. "Estos son problemas compartidos, ya sea un Portlander de 80 años que es un receptor de comidas sobre ruedas que vive solo o un joven de 18 años con hikikomori en Japón".

Irónicamente, las herramientas modernas para mejorar la comunicación pueden estar teniendo el efecto contrario.

"Con los avances en las tecnologías digitales y de comunicaciones que proporcionan alternativas a la interacción social en persona, el hikikomori puede convertirse en una preocupación cada vez más relevante", escriben los autores.

Pasar tiempo en línea puede ser perjudicial cuando sustituye la interacción con las personas cara a cara, dijo Teo. Esas relaciones sociales de persona a persona son un aspecto crítico de la salud mental.

"Su vida social es crítica para su calidad de vida; sin embargo, en la atención médica, a menudo nos olvidamos de pensar en eso", dijo Teo. "La vida social cotidiana de una persona es realmente lo que le da sentido y valor".

Las recomendaciones publicadas en World Psychiatry representan una consecuencia de la colaboración anterior entre los tres autores, incluida una perspectiva publicada en la revista Psychiatry and Clinical Neurosciences en 2019.

Además de Teo, los otros autores incluyeron a Takahiro A. Kato, M.D., Ph.D., y Shigenobu Kanba, M.D., Ph.D., de la Universidad de Kyushu en Japón.


Resumen

A fines de la década de 1990, una forma severa y prolongada de retraimiento social típicamente observado entre adolescentes y jóvenes en transición a la edad adulta entró en la conciencia nacional colectiva en Japón. El llamado "hikikomori", ha cambiado en los últimos años de ser visto como un problema típico japonés a un problema que puede tener implicaciones para la salud global. Este cambio ha sido impulsado por la creciente evidencia de hikikomori en estudios epidemiológicos, series de casos clínicos e informes de medios de todo el mundo.

A medida que la atención al hikikomori crece en todas las culturas y países, también lo hace la importancia de establecer una definición clara y consistente del trastorno. Hace aproximadamente una década, se desarrollaron criterios diagnósticos preliminares y una entrevista diagnóstica semiestructurada.

Durante la última década, nosotros y otros en este campo de investigación emergente hemos adquirido una mayor experiencia en la evaluación, el tratamiento y el seguimiento de una serie de personas con hikikomori, así como a sus familiares, en Japón y más allá. Esto ha llevado a una evolución en nuestra comprensión biopsicosocial del trastorno y a una aguda conciencia de las limitaciones de sus definiciones anteriores. Creemos que es hora de proporcionar una propuesta actualizada de criterios de diagnóstico para hikikomori.

Hikikomori es una forma de retraimiento social patológico o aislamiento social cuya característica esencial es el aislamiento físico en el hogar. La persona debe cumplir con los siguientes criterios: a) marcado aislamiento social en el hogar; b) duración del aislamiento social continuo de al menos 6 meses; c) deterioro funcional significativo o angustia asociada con el aislamiento social.

Las personas que solo ocasionalmente abandonan su hogar (2-3 días / semana), que rara vez abandonan su hogar (1 día / semana o menos), o rque ara vez abandonan una habitación individual pueden caracterizarse como leves, moderadas o graves, respectivamente.

Las personas que salen de su hogar con frecuencia (4 o más días / semana), por definición, no cumplen con los criterios para hikikomori.

Debe tenerse en cuenta la duración continua estimada del retiro social. Las personas con una duración de al menos 3 (pero no 6) meses de aislamiento social deben clasificarse como pre-hikikomori.

La edad de inicio suele ser durante la adolescencia o la edad adulta temprana. Sin embargo, el inicio después de la tercera década de la vida no es raro, y las amas de casa y los ancianos que cumplen con los criterios anteriores también pueden recibir el diagnóstico.

Se destacan cuatro aspectos de esta definición revisada de hikikomori.

Primero, el comportamiento de permanecer confinado en el hogar, el aspecto físico de retirarse y permanecer socialmente aislado, sigue siendo la característica central y definitoria de hikikomori. Sin embargo, la definición agrega aclaraciones sobre qué frecuencia de salir de casa todavía califica como "marcado aislamiento social en el hogar".

En segundo lugar, se ha eliminado el requisito de evitar situaciones y relaciones sociales. En nuestras entrevistas que evalúan a las personas para hikikomori, comúnmente informan que tienen pocas relaciones sociales significativas y poca interacción social, pero niegan haber evitado la interacción social. Muchos médicos a menudo se preguntan qué distingue al hikikomori del trastorno de ansiedad social, y esta falta de evitación es una de las principales diferencias.

Tercero, la angustia o el deterioro funcional deben evaluarse cuidadosamente. Si bien el deterioro en el funcionamiento del individuo es vital para que el hikikomori sea una condición patológica, la angustia subjetiva puede no estar presente. Nuestras entrevistas clínicas en profundidad con personas con hikikomori han revelado que muchos realmente se sienten contentos con su retraimiento social, particularmente en la fase anterior de la afección.

Los pacientes con frecuencia describen una sensación de alivio al poder escapar de las dolorosas realidades de la vida fuera de los límites de su hogar. Sin embargo, a medida que la duración del retiro social se prolonga, la mayoría de las personas con hikikomori comienzan a respaldar la angustia, como los sentimientos de soledad4.

Cuarto, hemos eliminado otros trastornos psiquiátricos como criterio de exclusión para hikikomori. Está claro que este trastorno tiende a coexistir con otras afecciones. En nuestra opinión, la frecuencia de las afecciones concurrentes aumenta la importancia de abordar el retiro social como un problema de salud. Es posible que el hikikomori (abstinencia social patológica) coincida con una variedad de trastornos psiquiátricos como contribuyentes a la psicopatología, de manera similar a cómo la catatonia y los ataques de pánico ahora se enumeran como especificadores de varios diagnósticos de trastornos mentales.

Con los avances en las tecnologías digitales y de comunicación que proporcionan alternativas a la interacción social en persona, el hikikomori puede convertirse en una preocupación cada vez más relevante. Esperamos que estos criterios diagnósticos simplificados puedan ayudar a estandarizar la evaluación y fomentar la comparación intercultural de hikikomori.


Hikikomori: Miedo a la vida - Documental de RT

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí