Un espectro de condiciones superpuestas | 24 AGO 21

Síndrome de dolor de vejiga en mujeres

Una afección de dolor pélvico crónica y común que afecta a un estimado de 7.9 millones de mujeres en los Estados Unidos
Autor/a: Larissa Bresler, MD; Lauren C.Westbay, MD; Colleen M. Fitzgerald, MD Fuente: AMA. 2019;322(24):2435-2436. doi:10.1001/jama.2019.16927 Bladder Pain Syndrome inWomen
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

El síndrome de dolor de vejiga (BPS) es una afección de dolor pélvico crónica común que afecta a un estimado de 7.9 millones de mujeres en los Estados Unidos.1

Aunque la nomenclatura para el BPS sigue siendo controvertida, la Asociación Americana de Urología define BPS / cistitis intersticial como "una sensación desagradable (dolor , presión, molestias) percibidas como relacionadas con la vejiga urinaria, asociadas con síntomas del tracto urinario inferior de más de seis semanas de duración, en ausencia de infección u otras causas identificables". 1

Los pacientes pueden presentarse a varios médicos diferentes y describir" brotes de empeoramiento de los síntomas provocados por el estrés, las relaciones sexuales, la menstruación o la dieta.

El síndrome de dolor de vejiga se comprende de manera incompleta e incluye un espectro de condiciones de dolor superpuestas en lugar de una anormalidad urotelial distinta.

Las etiologías propuestas incluyen lesión de la capa de glucosaminoglucano de la vejiga con inflamación neurogénica resultante, anormalidad autoinmune, disfunción epitelial y agentes infecciosos, así como sensibilización periférica, sensibilización central, o ambas, descritas como aumento de la sensibilidad a los estímulos nociceptivos.1

La presentación de los síntomas puede ser variable, lo que sugiere que BPS es una enfermedad multifactorial con etiologías superpuestas impulsadas por complejos circuitos neuronales pélvicos.

Faltan criterios diagnósticos definitivos y medidas de investigación que se correlacionen con los resultados del tratamiento. Esta complejidad causa un retraso diagnóstico significativo y diagnósticos erróneos y, a menudo, requiere un tratamiento coordinado de varios subespecialistas.

Se deben excluir otras afecciones que pueden imitar BPS, incluidas la endometriosis, las infecciones del tracto urinario y la enfermedad inflamatoria pélvica.

Se deben registrar las características y la duración del dolor y los factores de exacerbación y mitigación, como los desencadenantes de la dieta, el llenado y vaciado de la vejiga, los hábitos intestinales, las relaciones sexuales y la menstruación. El abuso físico o sexual también debe ser evaluado.

La historia debe incluir detalles sobre el uso de medicamentos que pueden causar cistitis (como medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, ciclofosfamida y ketamina), cirugía pélvica previa, infecciones de transmisión sexual, tumores malignos y afecciones asociadas con BPS (como el síndrome del intestino irritable, vulvodinia, endometriosis, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica y enfermedades autoinmunes).

Examen físico

El examen físico debe incluir exámenes abdominales y pélvicos. Se debe completar un examen musculoesquelético para evaluar las contribuciones lumbares, de cintura pélvica y de cadera al dolor, junto con un examen neurológico enfocado de las extremidades inferiores. 

Se ha encontrado dolor y disfunción miofascial del piso pélvico (PFMP) en hasta el 85% de los pacientes con BPS.2 Por lo tanto, se debe realizar un examen muscular del piso pélvico como un componente adicional del examen pélvico, vaginal y / o rectal (dependiendo de síntomas comórbidos) en posición de litotomía dorsal.

El examen debe incluir la palpación enguantada de los músculos elevadores del ano, evaluar la sensibilidad, las bandas apretadas y los puntos gatillo, así como el tono muscular basal, la contracción voluntaria e involuntaria y la relajación.

Exámenes complementarios

Las pruebas de laboratorio básicas deben incluir un análisis de orina y urocultivo.

Las pruebas urodinámicas deben reservarse para mujeres en las que se sospecha una enfermedad neurológica relevante.

Se espera que la cistoscopia y la biopsia de vejiga tengan hallazgos normales en la mayoría de los pacientes con BPS y no son necesarios para el diagnóstico.

En general, la cistoscopia se puede reservar para la evaluación de la hematuria y para las mujeres con antecedentes significativos de tabaquismo, antecedentes personales o familiares de neoplasias genitourinarias o el fracaso de las terapias conservadoras.

Las lesiones de Hunner, lesiones inflamatorias eritematosas de la mucosa que a menudo tienen vasos que irradian hacia el centro, son notables en la cistoscopia en el 11% al 16% de los pacientes con BPS y se asocian con síntomas de vejiga más graves. 4 La hematuria terminal, glomerulaciones y hemorragias de vejiga petequial encontradas por la cistoscopia no son sensibles ni específicas para BPS.

Los especialistas pueden considerar un desafío anestésico de la vejiga con instilación de lidocaína diluida para ayudar con el diagnóstico y el tratamiento futuro si un paciente mejora los síntomas después de la instilación.1,4

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023