Lipoproteínas aterogénicas | 13 DIC 19

Colesterol no HDL elevado asociado con un mayor riesgo cardiovascular

Reducir el Colesterol no HDL-c tiene el potencial de reducir ese riesgo, con el mayor beneficio entre los jóvenes
Autor: Fabian J Brunner, MD, Christoph Waldeyer, MD, Francisco Ojeda, PhD, Prof Veikko Salomaa, MD, et al. Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(19)32519-X Application of non-HDL cholesterol for population-based cardiovascular risk stratification

El colesterol no HDL, como su nombre lo indica, simplemente resta la cifra del colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL o colesterol «bueno») de la cifra del colesterol total.

Un nivel óptimo de colesterol no HDL es de menos de 130 miligramos por decilitro (mg/dL) o 3,37 milimoles por litro (mmol/l).

Resumen

Las lipoproteínas aterogénicas (que contienen apolipoproteína B) median la asociación de la hipercolesterolemia con la enfermedad cardiovascular (ECV). La medición del colesterol no HDL (no HDL-c) para capturar la cantidad total de lipoproteínas aterogénicas es simple y está clínicamente disponible.

Para evaluar los efectos de la elevación de Colesterol no HDL-c en un primer evento CV (enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular isquémico), los investigadores analizaron datos del Consorcio Multinacional de Riesgo Cardiovascular (38 cohortes de América del Norte, Europa y Australia).

Los participantes con ECV previa fueron excluidos.

Durante un seguimiento máximo de 44 años en 398.846 individuos (edad media, 51; 49% mujeres), ocurrieron 54.542 eventos CV mayores.

  • El colesterol no HDL-c se asoció con mayores tasas de eventos CV, y esto fue cierto para todas las edades, ambos sexos y diferentes perfiles de factores de riesgo.
     
  • En las mujeres, las tasas fueron del 8% para no HDL-c <100 mg / dL y del 34% para ≥220 mg / dL; en hombres, fueron 13% y 44%, respectivamente.

Dividiendo la población de estudio en grupos de derivación y validación, los autores crearon una herramienta para estimar el beneficio a los 75 años de una reducción del 50% en el no HDL-c; la herramienta tuvo en cuenta el sexo, la edad y el número de factores de riesgo CV. El mayor beneficio potencial se encontró en el grupo de edad más joven.

En personas de <45 años con niveles de HDL-c no 145 a <185 mg / dL y al menos dos factores de riesgo, reducir a la mitad el nivel de no HDL-c podría hipotéticamente reducir los riesgos de ECV a largo plazo del 16% al 4% en mujeres y del 29% al 6% en hombres.



Asociación continua específica por sexo del colesterol no HDL y la enfermedad cardiovascular
 

Investigación en contexto
Evidencia antes de este estudio

Las concentraciones sanguíneas de colesterol no HDL y LDL se aceptan como factores de riesgo cardiovascular causales y constituyen una piedra angular de la predicción del riesgo de enfermedad cardiovascular en la población general. El beneficio de las intervenciones hipolipemiantes para la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares se demuestra mediante estudios de aleatorización mendeliana, estudios prospectivos de cohortes epidemiológicas y ensayos aleatorios.

Para el presente estudio, evaluamos las recomendaciones hechas por las directrices europeas y estadounidenses y sus referencias subyacentes para las estrategias de reducción de lípidos en la prevención primaria.

Además, revisamos las calculadoras de riesgo cardiovascular según lo recomendado por estas pautas (Evaluación sistemática del riesgo coronario [PUNTUACIÓN] y Ecuaciones de cohortes agrupadas). Encontramos muy pocos datos que describan el efecto del colesterol basal no HDL y LDL en los resultados a largo plazo o incluso de por vida.

La evaluación del riesgo cardiovascular se basó principalmente en un seguimiento a medio plazo de 10 años. Todos los ensayos aleatorios identificados para la intervención hipolipemiante en la prevención primaria cardiovascular no excedieron un seguimiento de 7 años y, además, especialmente los individuos jóvenes estuvieron subrepresentados en esos estudios.

Valor agregado de este estudio

Hasta donde sabemos, nuestro estudio proporciona el análisis más completo del riesgo a largo plazo de enfermedad cardiovascular relacionada con el colesterol no HDL y ofrece una herramienta fácilmente aplicable para evaluar las probabilidades a largo plazo de eventos de enfermedad cardiovascular asociados con el colesterol no HDL. Sobre la base de un enfoque de derivación y validación para la predicción de riesgos, nuestros datos proporcionan información multinacional sólida.

Mediante el uso de un conjunto de datos de cohorte conjunto multinacional actualizado basado en la población, proporcionamos un modelo que calcula el beneficio potencial de una estrategia temprana de reducción de lípidos en individuos sin enfermedad cardiovascular prevalente en un rango de categorías de colesterol no HDL.

Implicaciones de toda la evidencia disponible

Hay evidencia de los resultados positivos en las intervenciones hipolipemiantes en individuos con enfermedad cardiovascular o aquellos con concentraciones de colesterol muy altas. Nuestros datos amplían el conocimiento actual y destacan el impacto del colesterol no HDL en los resultados de enfermedades cardiovasculares a muy largo plazo.

Una simulación de la reducción temprana del colesterol no HDL en un rango de categorías de concentración de lípidos estima la reducción del riesgo en la población general.

El cumplimiento de los objetivos para la reducción global de la morbilidad y mortalidad por enfermedades cardiovasculares requerirá una mayor conciencia del valor de la determinación temprana del colesterol y una evaluación cuidadosa de las estrategias potenciales para la reducción de las concentraciones de lípidos a lo largo de la vida.

Interpretación

  • Las concentraciones de colesterol no HDL en sangre están fuertemente asociadas con el riesgo a largo plazo de enfermedad cardiovascular aterosclerótica.
     
  • Proporcionamos una herramienta simple para la evaluación individual de riesgos a largo plazo y el beneficio potencial de una intervención temprana para reducir los lípidos.
     
  • Estos datos podrían ser útiles para la comunicación médico-paciente sobre estrategias de prevención primaria.

Comentario

Aunque este no fue un ensayo clínico y, a pesar de una población de estudio deficiente en diversidad racial y étnica, los datos respaldan lo que sabemos: los niveles más bajos de lipoproteínas aterogénicas se asocian con un menor riesgo de CV.

Lo que este estudio agrega son datos para apoyar las intervenciones tempranas para reducir la carga de por vida de los lípidos aterogénicos.

Aunque la disminución de lípidos es importante en todos los pacientes, podría tener grandes efectos en una persona joven que enfrenta muchos años de daño vascular por hiperlipidemia.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí