Riesgo promedio de mortalidad CV de 2 a 6 veces mayor | 25 NOV 19

Pacientes con cáncer: mayor riesgo de morir por enfermedad CV y ACV

De las tendencias a la transformación: donde la cardio-oncología marca la diferencia
Autor: Joerg Herrmann Fuente: European Heart Journal, ehz781, https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehz781  From trends to transformation: where cardio-oncology is to make a difference

Sociedad Europea de Cardiología / Crédito: European Heart Journal

Según una nueva investigación publicada en el European Heart Journal [1], más de uno de cada diez pacientes con cáncer no muere de cáncer sino de problemas cardíacos y vasculares.

Para algunos tipos de cáncer, como el de mama, próstata, endometrio y cáncer de tiroides, aproximadamente la mitad morirá de enfermedad cardiovascular (ECV).

El Dr. Nicholas Zaorsky, oncólogo radiólogo, y la Dra. Kathleen Sturgeon, profesora asistente en ciencias de la salud pública, tanto en el Colegio de Medicina de Penn State como en el Instituto de Cáncer de Penn State, Hershey, Pensilvania, EE. UU., y sus colegas compararon la población general de EE. UU. con más de 3.2 millones de pacientes estadounidenses que habían sido diagnosticados con cáncer entre 1973 y 2012.

Utilizaron la información contenida en la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales (SEER) para observar las muertes por ECV, que incluían enfermedades cardíacas, presión arterial alta, enfermedad cerebrovascular, arterias bloqueadas y daño a la aorta, la arteria principal que transporta sangre desde el corazón al resto del cuerpo. Ajustaron sus análisis para tener en cuenta los factores que podrían afectar los resultados, como la edad, la raza y el sexo, y analizaron específicamente 28 tipos diferentes de cáncer.

Entre los 3.234.256 pacientes con cáncer, el 38% (1.228.328) murió de cáncer y el 11% (365.689) murió de ECV. Entre las muertes por ECV, el 76% se debió a una enfermedad cardíaca, y el riesgo de morir por ECV fue mayor en el primer año después de un diagnóstico de cáncer y entre pacientes menores de 35 años.

La mayoría de las muertes por ECV ocurrieron en pacientes con cánceres de mama (un total de 60,409 pacientes) y próstata (84,534 pacientes), ya que se encuentran entre los cánceres más comunes para ser diagnosticados. En 2012, el 61% de todos los pacientes con cáncer que murieron de ECV fueron diagnosticados con cáncer de mama, próstata o vejiga.

La proporción de sobrevivientes de cáncer que murieron por ECV fue mayor en la vejiga (19% de los pacientes), laringe (17%), próstata (17%), útero (16%), intestino (14%) y mama (12%).


Ilustración de los tres grupos de pacientes con cáncer que se pueden clasificar en función de la dinámica de la mortalidad por cáncer y enfermedades cardiovasculares (ECV).
Los enfoques de cardio-oncología probablemente tendrán el mayor impacto en el grupo 2 y en particular en el grupo 3. La red de cardio-oncología incluye no solo a oncólogos / hematólogos y cardiólogos, sino también a médicos generales y médicos de atención primaria, especialmente considerando los riesgos a largo plazo. se extiende hasta décadas después de completar la terapia contra el cáncer. CV cardiovascular; FRCV, factor (es) de riesgo cardiovascular.

Los pacientes que tenían más probabilidades de morir de cáncer que de ECV eran aquellos con los cánceres más agresivos y difíciles de tratar, como el cáncer de pulmón, hígado, cerebro, estómago, vesícula biliar, páncreas, esófago, ovario y mieloma múltiple.

Este es el estudio más grande y completo que analiza las muertes por enfermedad cardiovascular entre pacientes con 28 tipos de cáncer con más de 40 años de datos.

Otros estudios más pequeños han analizado el riesgo de muerte por ECV en algunos cánceres específicos, pero ninguno ha analizado tantos cánceres con un seguimiento tan largo.

El Dr. Sturgeon dijo: "Estos hallazgos muestran que una gran proporción de ciertos pacientes con cáncer morirán de enfermedades cardiovasculares, incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, aneurismas, presión arterial alta y daño a los vasos sanguíneos. También encontramos que entre los sobrevivientes con cualquier tipo de cáncer diagnosticado antes de los 55 años, el riesgo de muerte cardiovascular fue más de diez veces mayor que en la población general.

"Los sobrevivientes de cáncer con cáncer de mama, laringe, piel, linfoma de Hodgkin, tiroides, testículos, próstata, endometrio, vejiga, vulva y pene, tienen la misma probabilidad de morir de enfermedades cardiovasculares que de su cáncer inicial. El riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares es varias veces mayor que el de la población general en el primer año de diagnóstico, a veces, este riesgo disminuye, pero para la mayoría, este riesgo aumenta a medida que se sigue a los sobrevivientes durante diez años o más puede estimular a los sobrevivientes de cáncer a implementar comportamientos de estilo de vida saludables que no solo disminuyan su riesgo de enfermedad cardiovascular, sino también el riesgo de recurrencia del cáncer".

El Dr. Zaorsky dijo: "Los médicos deben ser conscientes de que la mayoría de las muertes por enfermedades cardiovasculares ocurren en pacientes diagnosticados con cáncer de mama, próstata o vejiga. Por lo tanto, las clínicas que apuntan a abrir centros de" cardio-oncología "probablemente deberían centrarse en la inclusión de estos sitios, seguidos por los otros sitios enumerados anteriormente Además, los médicos de atención primaria y los cardiólogos pueden tratar de controlar las enfermedades cardiovasculares de manera más agresiva en los sobrevivientes de cáncer.

"A medida que aumenta el número de sobrevivientes de cáncer, la tasa de muertes cardiovasculares seguirá aumentando".

Dijo que la razón por la cual los pacientes con cáncer tenían más riesgo de morir por enfermedad cardiovascular dentro del primer año de diagnóstico podría ser porque cuando ingresaron al sistema hospitalario, también se detectaron otras enfermedades y problemas, como enfermedades cardíacas, disfunción pulmonar e insuficiencia renal. También podría explicarse por el tratamiento agresivo que sigue a un diagnóstico de cáncer.

El Dr. Sturgeon concluyó: "Esperamos que estos hallazgos aumenten la conciencia en pacientes, médicos de atención primaria, oncólogos y cardiólogos sobre el riesgo de enfermedad cardiovascular en pacientes con cáncer y la necesidad de una atención cardiovascular más temprana, más agresiva y mejor coordinada".

Las limitaciones del estudio incluyen el hecho de que no se conocía el tipo de tratamientos que recibieron los pacientes, incluido si tenían o no terapias que pudieran ser más tóxicas para el corazón; la base de datos SEER no proporciona información sobre otras enfermedades y factores de riesgo (como fumar, consumo de alcohol, obesidad); no se investigó el papel desempeñado por el estado socioeconómico en el riesgo de muerte cardiovascular después de un diagnóstico de cáncer.

El estudio se realizó en la población de los EE. UU., Por lo que los riesgos pueden variar en diferentes poblaciones; Los autores creen que sus hallazgos son más aplicables a Canadá, Europa y Australia porque los cánceres y las causas de muerte entre los pacientes con cáncer son similares.

En un editorial acompañante [2], el Dr. Jörg Herrmann, cardiólogo de la Clínica Mayo, Rochester, Minnesota, EE. UU., Escribe: "El importante trabajo de Sturgeon et al. Confirma que los pacientes con cáncer tienen un promedio de 2-6 veces mayor ECV riesgo de mortalidad que la población general. Este es un mensaje clave que todo cardiólogo necesita escuchar.

En segundo lugar, el riesgo de mortalidad por ECV es evidente en todo el proceso de atención del cáncer, e implica una fase aguda (riesgo temprano) y una fase crónica (riesgo tardío). En vista de tales consecuencias graves y persistentes, un enfoque de manejo reactivo que entra en juego únicamente cuando surgen presentaciones clínicas y complicaciones ya no está en orden. Más bien, uno abogaría por un enfoque proactivo que comience antes de que se administre cualquier terapia contra el cáncer y continúa durante toda la vida a partir de entonces. es de creciente importancia".


Referencias

1] "A population-based study of cardiovascular disease mortality in US cancer patients", by Kathleen M. Sturgeon et al. European Heart Journal. doi:10.1093/eurheartj/ehz766

[2] "From trends to transformation: where cardio-oncology is to make a difference," by Joerg Herrmann. European Heart Journal. doi:10.1093/eurheartj/ehz781

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí