No solo los genes, el contacto también | 16 OCT 19

Interacción madre bebé: cambios epigenéticos y receptores de ocitocina

Cuando las madres eran más interactivas con su bebé durante una actividad de juego, ocurrían cambios epigenéticos en el ADN del bebé que daban como resultado mayores niveles del receptor de oxitocina. Los bebés también fueron menos temperamentales más de un año después
Autor: Virginia and Tobias Grossmann Fuente: Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences Mothers’ behavior influences bonding hormone oxytocin in babies

La oxitocina es una hormona extremadamente importante, involucrada en la interacción social y la unión en mamíferos, incluidos los humanos. Nos ayuda a relacionarnos con los demás. Fortalece la confianza, la cercanía en las relaciones y puede desencadenarse por el contacto visual, la empatía o el tacto agradable. Es bien sabido que los niveles de oxitocina de una nueva madre pueden influir en su comportamiento y, como resultado, en el vínculo que establece con su bebé.

Un nuevo estudio epigenético realizado por Kathleen Krol y Jessica Connelly de la Universidad de Virginia y Tobias Grossmann del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas ahora sugiere que el comportamiento de las madres también puede tener un impacto sustancial en el desarrollo de los sistemas de oxitocina de sus hijos.

La infancia marca una fase dinámica y maleable del desarrollo postnatal. Muchos sistemas corporales se están conectando, madurando o modificando, a menudo configurando nuestras trayectorias psicológicas y conductuales en la edad adulta.

La naturaleza juega un papel obvio, moldeándonos a través de nuestros genes. Pero también estamos fuertemente influenciados por nuestras interacciones, con otras personas y con nuestro entorno.

"Es bien sabido que la oxitocina participa activamente en los primeros procesos sociales, perceptivos y cognitivos, y que influye en los comportamientos sociales complejos", dice Tobias Grossmann. "Sin embargo, en este estudio nos preguntamos si el comportamiento de la madre también podría tener una influencia decisiva en el desarrollo del sistema de oxitocina del bebé. Los avances en biología molecular, en particular la epigenética, han permitido recientemente investigar la interacción de la naturaleza y la crianza. , en este caso, cuidado infantil, con todo detalle. Eso es exactamente lo que hemos hecho aquí ".

Los científicos observaron una interacción de juego libre entre las madres y sus hijos de cinco meses. "Recolectamos muestras de saliva de la madre y el bebé durante la visita y luego, un año después, cuando el niño tenía 18 meses. Estábamos interesados en explorar si la participación de la madre, en la sesión de juego original, tendría influencia en el gen del receptor de oxitocina del niño, un año después. El receptor de oxitocina es esencial para que la hormona oxitocina ejerza sus efectos y el gen puede determinar cuántos se producen", explica Kathleen Krol, becaria postdoctoral de Hartwell en el Laboratorio de Connelly en la Universidad de Virginia que realizó el estudio junto con Tobias Grossmann en MPI CBS en Leipzig.

Una mayor participación materna parece tener el potencial de regular al alza el sistema de oxitocina en los bebés.

"Descubrimos que se habían producido cambios epigenéticos en el ADN del bebé, y que este cambio fue predicho por la calidad de la participación de la madre en la sesión de juego. Si las madres estaban particularmente involucradas en el juego con sus hijos, había una mayor reducción en la metilación del ADN del gen del receptor de oxitocina un año después. La disminución de la metilación del ADN en esta región se ha asociado previamente con una mayor expresión del gen del receptor de oxitocina. Por lo tanto, una mayor participación materna parece tener el potencial de regular al alza el sistema de oxitocina en la descendencia humana ", explica el científico.

"Es importante destacar que también descubrimos que los niveles de metilación del ADN reflejaban el temperamento infantil, lo cual nos informaron los padres. Los niños con niveles de metilación más altos a los 18 meses, y presumiblemente niveles más bajos de receptor de oxitocina, también eran más temperamentales y estaban peor. equilibrado."

Los resultados de este estudio proporcionan un ejemplo sorprendente de cómo no estamos simplemente unidos por nuestros genes, sino que son el producto de una interacción delicada entre nuestros planos y experiencias.

La interacción social temprana con nuestros cuidadores, ciertamente sin excluir a los padres, puede influir en nuestro desarrollo biológico y psicológico a través de cambios epigenéticos en el sistema de oxitocina. Estos y otros hallazgos relacionados resaltan la importancia de la crianza de los hijos en la promoción de la salud intergeneracional.
 

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí