Sentir es ver, es creer... | 06 OCT 19

Interocepción: cómo entendemos las sensaciones internas de nuestro cuerpo

"Nuestros cerebros no evolucionaron para reaccionar ante el mundo que nos rodea, sino para predecir lo que nos sucederá a continuación"
9
14
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Es común concebir el cerebro como un órgano diseñado para reaccionar a los estímulos del mundo exterior. Un libro pesado se cae de una mesa junto a usted y su cerebro le permite ver, escuchar y sentir el impacto. Sin embargo, mire un video silenciado de un libro que se cae de una mesa, y su cerebro aún puede generar una versión de estas sensaciones, lo que hace que salte al golpe ilusorio del libro golpeando el suelo a pesar de que las señales que normalmente procesaríamos como sonido o vibración están ausentes.

Esto se debe a que nuestros cerebros no evolucionaron para reaccionar ante el mundo que nos rodea, sino para predecir lo que nos sucederá a continuación, explica la presidenta de APS, Lisa Feldman Barrett, de la Northeastern University.

"Los cerebros no evolucionaron para la racionalidad", dijo Barrett.

“No evolucionaron para que pienses o percibas el mundo con precisión. Ni siquiera evolucionaron realmente para que lo veas, oigas o sientas. Los cerebros evolucionaron para regular un cuerpo para que pudiera moverse alrededor del mundo de manera eficiente".

La tarea central de un cerebro que trabaja al servicio del cuerpo es la alostasis: regular los sistemas internos del cuerpo anticipándose a las necesidades y preparándose para satisfacerlas antes de que surjan.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021