Un hallazgo frecuente | 06 OCT 19

Dilatación del conducto biliar común después de la cirugía bariátrica

Cambio en el diámetro del conducto biliar común, basado en imágenes no invasivas después de una derivación gástrica en Y de Roux y de una gastrectomía en manga
Autor/a: Mehta N, Strong AT, Stevens T, El Hayek K, Nelson A, Owoyele A y col. Surg Endosc 2019; 33(8): 2531-2538
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1
Introducción

La dilatación biliar mayor a 6-8 mm en un paciente con una vesícula intacta, o por encima de los 10 mm en un paciente colecistectomizado, sugiere una posible obstrucción biliar e induce a un mayor estudio [1,2].

Las etiologías obstructivas incluyen a la coledocolitiasis, estenosis biliar, y masas intrínsecas o extrínsecas a la vía biliar [3]. La dilatación biliar puede ser el signo inicial de presentación de una enfermedad maligna del páncreas o del conducto biliar, que a menudo es detectada en estadios avanzados y conlleva un pobre pronóstico.

La resonancia magnética (RMN), que puede reconstruir digitalmente el árbol biliar, es una prueba diagnóstica no invasiva frecuentemente utilizada, pero puede omitir pequeñas masas/litiasis y patología de la ampolla [4]. El próximo paso en la evaluación es el ultrasonido endoscópico (USE) y/o la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE).

La realización de un procedimiento estándar de USE o CPRE después de un bypass gástrico en Y de Roux (BGYR) puede ser desafiante debido a la anatomía alterada, requiriendo una CPRE mediante enteroscopía transgástrica con balón, o un acceso biliar guiado por USE.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021