Mayor riesgo de obesidad y diabetes | 19 SEP 19

La falta de sueño afecta el metabolismo de las grasas

La restricción del sueño afectaba la respuesta lipídica posprandial
Autor: Kelly M. Ness1, Stephen M. Strayer2, Nicole G. Nahmod, et al Fuente: The Journal of Lipid Research doi: 10.1194/jlr.P094375  Four nights of sleep restriction suppress the postprandial lipemic response and decrease satiety

Sociedad Americana de Bioquímica y Biología Molecular

Todos estamos un poco cortos de sueño durante la semana laboral. Un nuevo estudio se suma a la creciente evidencia sobre cuán dañina puede ser la falta de sueño. En el Journal of Lipid Research, los investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania informan que solo unos días de privación del sueño pueden hacer que los participantes se sientan menos llenos después de comer y metabolizar la grasa en los alimentos de manera diferente.

Se sabe que la interrupción del sueño tiene efectos nocivos sobre el metabolismo desde hace algún tiempo. Orfeu Buxton, profesor de Penn State y uno de los autores principales del nuevo estudio, contribuyó a gran parte de la investigación que demuestra que la restricción del sueño a largo plazo pone a las personas en un mayor riesgo de obesidad y diabetes. Sin embargo, dijo Buxton, la mayoría de esos estudios se han centrado en el metabolismo de la glucosa, que es importante para la diabetes, mientras que relativamente pocos han evaluado la digestión de los lípidos de los alimentos.

Kelly Ness, ahora becaria postdoctoral en la Universidad de Washington, dirigió el estudio cuando era una estudiante graduada en el laboratorio de Buxton. Después de que los participantes pasaron una semana durmiendo lo suficiente en casa, dijo, los 15 hombres sanos de 20 años ingresaron al laboratorio de sueño para el estudio de diez noches. Durante cinco de esas noches, los participantes no pasaron más de cinco horas en la cama cada noche.

Durante el estudio, dijo Ness, ella y otros investigadores recopilaron datos, pero también pasaron tiempo "interactuando con los sujetos, jugando con ellos, hablando con ellos, ayudando a mantenerlos despiertos, comprometidos y positivos".

Para descubrir cómo el incómodo horario afectó el metabolismo, los investigadores dieron a los participantes una cena estandarizada alta en grasas, un tazón de chili mac, después de cuatro noches de restricción de sueño. "Fue muy apetecible, ninguno de nuestros sujetos tuvo problemas para terminarlo, pero muy calóricamente denso", dijo Ness. La mayoría de los participantes se sintieron menos satisfechos después de comer la misma comida rica mientras estaban privados de sueño que cuando la habían descansado bien.

Luego, los investigadores compararon muestras de sangre de los participantes del estudio. Descubrieron que la restricción del sueño afectaba la respuesta lipídica posprandial, lo que conducía a una eliminación más rápida de los lípidos de la sangre después de una comida. Eso podría predisponer a las personas a aumentar de peso. "Los lípidos no se evaporaban, estaban siendo almacenados", explicó Buxton.

La semana laboral simulada terminó con una noche simulada de viernes y sábado cuando los participantes podían pasar diez horas en la cama poniéndose al día con los ojos cerrados. Después de la primera noche, comieron un último plato de chili mac. Aunque el manejo metabólico de las grasas de los alimentos por parte de los participantes fue ligeramente mejor después de una noche de recuperación del sueño, no se recuperaron al nivel saludable inicial.

Este estudio fue altamente controlado, lo que lo convierte en un modelo imperfecto para el mundo real, dijo Ness. Se centró en jóvenes sanos, que generalmente tienen un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, y todos los participantes eran hombres. Los investigadores también se preguntaron si dar más tiempo de recuperación cambiaría la magnitud de la recuperación que observaron.

No obstante, de acuerdo con Buxton, el estudio brinda una perspectiva valiosa sobre cómo manejamos la digestión de las grasas. "La importancia de este estudio se basa en su relevancia traslacional. Una comida rica en grasas por la noche, a la hora de la cena, y comida real, ¿no algo infundido en la vena? Esa es una exposición típica. Eso es muy estadounidense".

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: