Orígenes evolutivos y funciones | 20 SEP 19

¿Qué es la respuesta sistémica al stress?

El sistema de respuesta al estrés fue moldeado por la selección natural para ajustar la fisiología y el comportamiento a las circunstancias. Una perspectiva que cambiará su forma de pensar
Autor/a: R.M. Nesse, S. Bhatnagar, B. Ellis Fuente: Stress: Concepts, Cognition, Emotion, and Behavior http://dx.doi.org/10.1016/B978-0-12-800951-2.00011-X Evolutionary Origins and Functions of the Stress Response System

Introducción

Una comprensión completa de cualquier rasgo requiere conocer su historia evolutiva, cómo le ha dado una ventaja selectiva y las compensaciones y costos involucrados.

El sistema de respuesta al estrés fue moldeado por la selección natural para ajustar la fisiología y el comportamiento a las circunstancias cambiantes, especialmente en relación con el uso de energía y las amenazas ambientales y oportunidades.

Aspectos destacados

• La selección moldeó el sistema de regulación del estrés para expresar la respuesta al estrés cuando los beneficios son mayores que los costos.

• En muchas situaciones, los costos de expresar una respuesta al estrés son bajos en comparación con los costos de no expresar la respuesta si hay una amenaza importante, por lo que se esperan falsas alarmas en el sistema normal (el "principio del detector de humo").

• La selección ha conformado mecanismos que ajustan el umbral y la magnitud de las respuestas al estrés en función de la experiencia previa.

Utilidad del sistema de respuesta al estrés

La gran mayoría de las investigaciones sobre el estrés ha investigado sus causas, mecanismos y efectos. En cambio, un enfoque evolutivo aborda dos preguntas muy diferentes y relativamente descuidadas:

(1) ¿Cómo el sistema de respuesta al estrés (SRS) ofrece una ventaja selectiva?

(2) ¿Cuál es la historia evolutiva del SRS?

Las respuestas a estas preguntas proporcionan una base en la medicina darwiniana para comprender por qué la respuesta al estrés es como es y por qué causa tanto sufrimiento y enfermedad. La primera y más importante contribución de una perspectiva evolutiva sobre el estrés es un enfoque claro en su utilidad.

El SRS es una adaptación compleja, sofisticada y cuidadosamente regulada que ha sido moldeada por la selección natural porque sus ventajas deben ser sustanciales para superar sus enormes costos.

La idea de que el estrés es útil no es en absoluto nueva. De hecho, la misma frase que Hans Selye eligió para describirlo, "El Síndrome de Adaptación General", enfatiza su utilidad. A pesar de este énfasis temprano en sus beneficios, ya que la idea de "estrés" ha entrado en la imaginación popular, ha habido un tendencia a enfatizar sus peligros de modo que el hecho fundamental de la utilidad de la respuesta al estrés a menudo se descuida.

El estrés y otras defensas

Otras defensas también se confunden a menudo con los problemas contra los que protegen. Las capacidades del dolor, la fiebre, los vómitos, la tos y la inflamación a menudo se consideran problemas médicos, aunque un momento de reflexión revela que son reacciones protectoras útiles. La ubicuidad de la ilusión de que las defensas son anormalidades surge de varias fuentes.

  1. Primero, las defensas a menudo se asocian con algún tipo de sufrimiento y, por lo tanto, parecen no ser adaptativas. Desafortunadamente, sin embargo, la incomodidad es probablemente un aspecto del mecanismo que las hace útiles.
     
  2. En segundo lugar, las defensas se asocian de manera confiable con situaciones desventajosas, por lo que el sesgo de asociación hace que parezca que son el problema.
     
  3. Finalmente, a menudo es posible usar drogas para bloquear la expresión de muchas defensas con muy poco daño, fomentando la ilusión de que las defensas son inútiles.

De hecho, bloquear una defensa puede ser dañino. Por ejemplo, suprimir la tos para un paciente con neumonía dificulta la eliminación de la infección y puede provocar la muerte. Detener la diarrea de una persona con una infección intestinal grave puede provocar complicaciones.

Sin embargo, bloquear la fiebre generalmente tiene poco efecto sobre la velocidad de recuperación de un resfriado. Cuando bloquear una defensa no es peligroso, esto se debe a que el cuerpo tiene mecanismos de protección de respaldo (backup) y porque el mecanismo de regulación parece estar configurado como un disparador que expresa la defensa ante el menor indicio de amenaza ("detector de humo").

El primer paso para comprender el valor adaptativo del estrés no es especificar su función, sino comprender las situaciones en las que la respuesta al estrés es útil.

¿Es el estrés, entonces, lo mismo que la excitación para la acción?

No exactamente. Tan pronto como se estableció un estado genérico de excitación, la selección natural probablemente comenzó a diferenciarlo en subtipos para enfrentar mejor los diferentes tipos de desafíos. Aquí nuevamente, la bifurcación principal es clara. La excitación es útil en dos situaciones diferentes: amenazas y oportunidades.

Esta división también está representada en nuestros sistemas nerviosos. Como Gray y otros han señalado, el cerebro parece tener sistemas moderadamente distintos para la inhibición del comportamiento y para la búsqueda de recompensas.

Se dice que los comportamientos correspondientes son defensivos o apetitivos y están asociados con sentimientos de miedo / dolor o placer. En psicología, la misma división se reconoce en los distintos estados cognitivos descritos como "promoción" en comparación con "prevención".

La filogenia de la respuesta al estrés

Todos los vertebrados tienen la molécula de propiomelanocortina que da lugar no solo a la hormona adrenocorticotrópina (ACTH), sino también a péptidos similares a los opiáceos.

Las personas que tienen respuestas menores al estrés pueden ser menos vulnerables a las enfermedades relacionadas con el estrés, pero pueden ser menos capaces de lidiar con algunos factores estresantes.

La respuesta sistémica al estrés (SRS) responde no solo a amenazas y desafíos, sino también a nuevos estímulos y oportunidades sociales positivas (por ejemplo, recompensas inesperadas o emocionantes, oportunidades para mejorar el estado, posibles parejas sexuales).

Por ejemplo, en un estudio naturalista en una isla caribeña, se documentaron niveles de cortisol significativamente elevados entre los niños durante los 2 días previos a Navidad, en comparación con un período de control, pero solo entre los niños que tenían altas expectativas de regalos u otras actividades emocionantes.

En términos más generales, la SRS parece mediar los efectos de las influencias ambientales, operando como un amplificador (cuando es muy sensible) o un filtro (cuando no responde). Esta doble función del SRS es captada por el concepto de sensibilidad biológica al contexto. La falta de respuesta a la adversidad y los trastornos relacionados con el estrés pueden estar asociados con la incapacidad de aprovechar las oportunidades.

La resiliencia es un concepto dinámico que, en cierta medida, debe ser específico para el ambiente y del estresor.

Un individuo resistente a un tipo de estímulo estresante puede ser vulnerable a otro. Más interesante aún, un perfil de respuesta que era resistente en un contexto ambiental puede producir vulnerabilidad porque el perfil de respuesta es óptimo para otro entorno. Por lo tanto, los sistemas que ajustan la capacidad de respuesta del SRS dan una ventaja selectiva (sensibilidad al contexto).

A largo plazo, la activación de respuestas autónomas, neuroendócrinas, metabólicas y del sistema inmunitario durante la ontogenia proporciona información sobre las amenazas y oportunidades que probablemente se encuentren a lo largo de la vida. Con el tiempo, esta información se integra en los puntos de ajuste y los patrones de reactividad del SRS de un individuo.

Por lo tanto, comprender el impacto a largo plazo del estrés durante el desarrollo requiere atención a los cambios en el entorno de un individuo desde la adolescencia hasta la edad adulta. El impacto de un tipo específico de estrés en los mecanismos de regulación de la SRS durante el desarrollo puede ser ventajoso cuando el entorno permanece igual, pero desventajoso si el entorno cambia. La falta de correspondencia entre la experiencia de la vida temprana y el entorno adulto puede causar respuestas excesivas o deficientes a estresores experimentados más tarde en la vida.

Los humanos muestran diferencias sexuales consistentes en el tipo de eventos que provocan una respuesta SRS y en los correlatos fisiológicos y conductuales de la respuesta.

  • Los hombres tienden a mostrar más activación hipotalámica-pituitaria-adrenal (HPA) que las mujeres en tareas relacionadas con el logro (que pueden provocar motivos relacionados con el estado).
     
  • Las mujeres muestran una mayor activación de HPA en situaciones que implican rechazo social.

Las respuestas al estrés en animales adultos se ven profundamente afectadas por el estrés prenatal y las variaciones en la atención materna.

Los efectos de las diferencias en el cuidado materno se transmiten de generación en generación: los hijos que experimentan un alto cuidado materno exhiben respuestas de estrés más bajas y brindan un alto cuidado materno por sí mismos.

Tales efectos serían adaptativos cuando los hijos experimentan un entorno similar al de sus padres. Las madres que brindan poca atención al cuidado de sus hijos tienden a tener una gran reactividad de respuesta al estrés, al igual que sus hijos cuando se convierten en adultos.

Sin embargo, los descendientes criados en forma cruzada con otras madres muestran patrones de respuesta al estrés más similares a los de sus madres adoptivas. Tales resultados sugieren que la capacidad de respuesta al estrés y el cuidado materno están influenciadas por las experiencias tempranas y por factores genéticos.

Dicha regulación se observa en otros mamíferos e incluso en plantas.  Algunas transmisiones entre generaciones pueden estar mediadas por mecanismos epigenéticos facultativos que evolucionaron para ajustar el sistema en función de las experiencias de la vida temprana, y otras pueden surgir de mecanismos de aprendizaje más generales.

Dificultades para definir el estrés

La mente humana parece estar preparada para intentar formar categorías claras con límites definidos, tal vez porque nos comunicamos con palabras y esto requiere dividir el mundo en categorías, incluso cuando eso no es natural.

Esto lleva a una tendencia a tratar de hacer distinciones claras entre diferentes estados que, de hecho, pueden superponerse considerablemente. Los estados de excitación defensiva, por ejemplo, son diferentes de los estados de excitación para buscar comida, pero esta diferenciación no es completa. Por ejemplo, la secreción de cortisol es provocada por oportunidades y amenazas. De hecho, el cortisol incluso participa en los mecanismos de recompensa.

Por lo tanto, cualquier intento de definir el stress en términos de excitación del cortisol está condenado. De hecho, cualquier intento de definir el estrés o el SRS puede ser un ejercicio de frustración, por la razón evolutiva de que el sistema no tiene límites definidos o una sola función.

Lo más cercano que podemos llegar a una característica definitoria es el tipo de situaciones en las que las respuestas al estrés han dado una ventaja selectiva, y esas situaciones no están definidas de forma precisa. Después de todo, la respuesta sistémica al estrés no fue diseñada por un ingeniero, sino que fue moldeada por un proceso de pequeños cambios. La larga e insatisfactoria historia de intentos de definir el estrés, y el deseo expresado por muchos investigadores de que el término desaparecería tarde o temprano, surge de esta dificultad.

Incluso después de que la excitación defensiva se diferenciara considerablemente de la excitación apetitiva, hubo indudablemente ventajas de diferenciar aún más los subtipos de respuestas al estrés para enfrentar desafíos específicos.

Por lo tanto, diferentes situaciones (un depredador, un lugar alto, una lesión, una infección, una hambruna, la pérdida de una batalla de estado y hablar en público) parecen haber dado forma a respuestas defensivas algo diferentes. Estas respuestas solo se diferencian parcialmente de una respuesta más genérica por lo que tienen características superpuestas con funciones en común.

Por las mismas razones, los intentos de distinguir claramente diferentes tipos de trastornos de ansiedad son tan frustrantes como los intentos de definir el estrés en sí. Serán útiles los nuevos intentos de estudiar los trastornos de ansiedad en el contexto de la ansiedad normal.

¿Cómo ayuda la respuesta sistémica al stress?

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022