Una guía para la práctica | 10 ENE 21

Cáncer de vejiga en mujeres

Se presenta el caso de una mujer de 76 años con aumento de la frecuencia miccional, disuria y orina maloliente.
Autor/a: Dres. Brian D Nicholson, John S McGrath, Willie Hamilton BMJ 2014;348:g2171

Viñeta clínica:

Se presenta el caso de una mujer de 76 años con aumento de la frecuencia miccional, disuria y orina maloliente. No se han identificado bacterias en dos cultivos de orina realizados. De todas maneras el tratamiento empírico con antibióticos ha mejorado los síntomas.  Luego de 3 meses la paciente tuvo un episodio de hematuria por el cual fue derivada al especialista y se le diagnosticó carcinoma transicional de vejiga.


¿Cuáles son los tipos de cáncer de vejiga?

En los países desarrollados el 90 % de los carcinomas son transicionales y el resto escamosos.

En zonas endémicas  el  70% de los casos son carcinomas escamosos relacionados a esquistosomiasis.

El 20% de los tumores invadieron el músculo al momento del diagnóstico lo que indica un mal pronóstico.

Los factores de riesgo son: fumar, infección crónica, radioterapia, y (antes de ser regulados)  los colorantes industriales.

¿Por qué se demora  en su diagnóstico?

El cáncer de vejiga es más común en hombres y en las mujeres se demora mucho para su diagnóstico. La English National Audit of Cancer Diagnosis in Primary Care (2009-10) estimó que 435 mujeres experimentaron una demora mayor que los hombres en el diagnóstico de cáncer. Existe poca información en los servicios de atención primaria de Inglaterra que explique las razones de este retraso.

No existe una herramienta efectiva para detectarlo. En general el diagnóstico es sintomático, siendo la hematuria  el síntoma más común presente en ambos sexos en atención primaria (razón de probabilidad 59,95%, intervalo de confianza 51 a 57).

La razón de probabilidad resume cuantas veces los pacientes con cáncer de vejiga tendrán un determinado hallazgo en relación a los pacientes sin cáncer. Una probabilidad (ratio) menor a 10 (o menor a 0,1) es considerado como un fuerte factor de evidencia para confirmar (o descartar) el diagnóstico.

Un dato recurrente que aparece en un estudio de pacientes ambulatorios con hematuria es el   retraso en el diagnóstico luego de su aparición en las mujeres. Este estudio fue realizado con una muestra de 7649 individuos mayores de 65 años en los EE.UU (relación mujer/hombre 1:2,43).

El tiempo promedio de diagnóstico fue de 85,5 días en mujeres (intervalo de confianza 95% 81,3 a 89,4) comparado con 73,6 días (71,2 a 76,1) en hombres (P<0.001). Esta diferencia parece persistir en el tiempo, las mujeres tuvieron un tiempo de retraso en el diagnóstico del 26% a los 3 meses de la consulta, 16% a los 6 meses y 23% a los 9 meses.

Durante las investigaciones  a las mujeres se les realizaron más análisis de orina (1.39 vs 1.19 P<0.001) y cultivos de orina (0,83 vs. 0,53, P<0.001) y tuvieron más resultados positivos para infecciones urinarias (odds ratio 2.32, 95% intervalo de confianza 2.07 a 2.59; P<0.001) además,  recibieron más antibióticos (40,1% v 35,4 %P <0.001), y fueron sometidas a la realización de menos estudios por imágenes (odds ratio 0.80, 0.71 a 0.89, P<0.001).

El cáncer de vejiga también se asocia con desórdenes miccionales y dolor abdominal.  Información proveniente del sistema de atención primaria y de los servicios de ginecología de Europa indican que las mujeres con éstos síntomas  frecuentemente son  tratadas empíricamente sin una correcta evaluación clínica en el 47% de los casos, comparado con 19% en los hombres,  en el año anterior al diagnóstico (P<0,05).

A pesar que esta información no proviene totalmente del sistema de atención primaria, se extrae que la investigación prolongada y el tratamiento para infecciones urinarias en repetidas consultas (sin resolución de los síntomas) es un problema que ocurre con más frecuencia en mujeres.

¿Por qué esto es importante?

A pesar de las reconocidas diferencias de sexo que influyen en la biología tumoral, anatomía de la vejiga y de la exposición ambiental y hormonal que contribuyen a diferentes resultados, existe evidencia de un correlato entre el retraso en atención primaria y un peor pronóstico.

¿Cuán común es el cáncer de vejiga en mujeres?
  • Es el séptimo cáncer más común en el Reino Unido y el número 11 más común en mujeres
  • En el año 2010 se diagnosticaron 10324 nuevos casos de cáncer de vejiga en Inglaterra, con una proporción mujer: hombre de 2:5 y 4900 muertes.
  • Se espera en promedio que un médico general atenderá a una mujer con cáncer de vejiga cada 3,5 años.
  • La edad promedio de diagnóstico es de 71 años.

Datos prospectivos del Reino Unido recogidos a partir de 1537 casos de cáncer de vejiga (1340 en estadío detallado y 633 en estadío detallado +  causa de muerte) mostraron una asociación que indica que a mayor tiempo que transcurre entre el inicio de los síntomas y la derivación al especialista  aumenta un 5% la incidencia de cáncer de vejiga con invasión de tejido  muscular, (p=0.04).

La sobrevida a los 5 años fue menos en aquellas mujeres  que al momento del diagnóstico tenían invadido el musculo. (P<0.001).

Este estudio no distinguió entre el retraso en la consulta y el retraso en la derivación al especialista, el mayor retraso antes de derivar al paciente (>14 vs <14 días) resulto en un aumento del riesgo de muerte  y un 5% menos de sobrevida a los 5 años. (P=0.02). Los pacientes con demora en su derivación al especialista parecen tener enfermedad  más avanzada, con peores resultados.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022