Respuesta evolutiva a la dieta (efecto Yo - Yo) | 20 OCT 19

Incertidumbre ambiental y aumento de peso

Los intentos recurrentes de hacer dieta, al indicarle al cuerpo que el suministro de alimentos a menudo es insuficiente, conducirá a un mayor almacenamiento de grasa
Autor/a: A. D. Higginson, J. M. McNamara Fuente: Evolution, Medicine, and Public Health, Volume 2016, Issue 1, January 2016, Pages 369–380, https://doi.org/10.1093/emph/eow031 An adaptive response to uncertainty can lead to weight gain during dieting attempts

Resumen

Antecedentes y objetivos:

Los intentos de los pueblos de perder peso con dietas bajas en calorías a menudo resultan en un aumento de peso debido a un exceso de sobrecompensación durante los lapsos.

Los animales generalmente responden a un cambio en la disponibilidad de alimentos ajustando su esfuerzo de alimentación y alterando la cantidad de reservas de energía que almacenan. Pero en muchas situaciones la disponibilidad de alimentos a largo plazo es incierta, por lo que los animales pueden intentar estimarlos para decidir el nivel apropiado de almacenamiento de grasa.

Metodología:

Reportamos los resultados de un modelo conceptual de alimentación en el que el animal sabe si la comida es actualmente abundante o limitada, pero no conoce la proporción de tiempo en que habrá abundancia a largo plazo y tiene que aprenderla.

Resultados:

Si el suministro de alimentos es limitado la mayor parte del tiempo, como durante los ciclos de intentos de dieta, la respuesta óptima es ganar mucho peso cuando la comida es abundante.

Conclusiones e implicaciones:

Esto implica que los intentos recurrentes de hacer dieta, al indicarle al cuerpo que el suministro de alimentos a menudo es insuficiente, conducirá a un mayor almacenamiento de grasa que si los alimentos fueran siempre abundantes.

Nuestros resultados arrojan luz sobre el fenómeno generalizado de aumento de peso durante el ciclo de peso e indican posibles intervenciones que pueden reducir la incidencia de obesidad.

Introducción

Las personas con sobrepeso y obesidad con frecuencia pueden perder peso, pero no pueden mantener esas pérdidas a largo plazo, por lo que una gran proporción de las personas están a dieta en un momento dado.

La pérdida y el aumento de peso repetidos se denominan dietas yo-yo o ciclos de peso. Mientras que la mayoría de las personas pueden perder peso durante las dietas, el aumento de peso entre las dietas es proporcional al peso perdido e incluso puede conducir a un nuevo aumento de peso a largo plazo.

Si bien el ciclo de peso per se no está asociado con problemas de salud, el aumento de peso tiene muchas implicaciones para la salud. Existen muchos mecanismos que sustentan el comportamiento alimentario que pueden contribuir al aumento de peso.

Algunas investigaciones se han centrado en los mecanismos fisiológicos que causan un aumento de peso a largo plazo en respuesta a los intentos repetidos de dieta, como los cambios en la producción de hormonas reguladoras, que pueden cambiar la respuesta del cuerpo a las señales del tejido adiposo.

Si bien es esencial comprender los mecanismos, la búsqueda de tratamientos para la obesidad implicará lograr una comprensión holística de los sistemas reguladores. Un modelo descriptivo que imita los fenómenos de ciclismo supone que el aumento de peso se detiene en algún máximo y la pérdida de peso se detiene en algún mínimo. Pero este modelo no aclara por qué, en términos evolutivos, un sistema se diseñaría como se supone.

Una perspectiva evolutiva puede ayudar a dilucidar las causas del sobrepeso y la obesidad. Los argumentos evolutivos se centran en la utilidad de la grasa como fuente de energía ante la escasez de alimentos y los costos de transportar la grasa almacenada.

"Una respuesta adaptativa a la incertidumbre puede conducir al aumento de peso durante los intentos de dieta".

Los modelos de comportamiento adaptativo que consideran la grasa como un medio para reducir el riesgo de inanición han tenido un gran éxito al predecir el almacenamiento de energía en animales. Estos modelos generalmente no intentan capturar las complejidades del mecanismo fisiológico y psicológico que controlan la alimentación, sino que proporcionan explicaciones funcionales de los valores de los estados que surgen de tales mecanismos, como la cantidad de energía que se almacena.

Los enfoques evolutivos para comprender la obesidad generalmente suponen que los humanos tendrán sistemas fisiológicos y cognitivos que evolucionaron en entornos naturales (ancestrales) y que no han cambiado desde entonces, y sabemos que pueden surgir comportamientos desadaptativos de diversos tipos a partir de estrategias adaptativas en ambientes naturales. La evidencia sugiere que el uso de energía en los entornos occidentales es similar al de los cazadores-recolectores, lo que sugiere que el consumo excesivo de alimentos en lugar de los estilos de vida sedentarios causa obesidad.

Los humanos parecen tener controles sofisticados sobre el almacenamiento de grasa que actúan para mantener el peso en algún objetivo, pero la variación en el peso corporal dentro de las poblaciones indica que este objetivo debe diferir entre los individuos. No se ha aclarado por completo por qué los individuos pueden diferir de esta manera.

Los datos existentes muestran que, si bien una proporción significativa de la variación en el índice de masa corporal es atribuible a factores genéticos, existen fuertes efectos de los factores socioeconómicos. Esto indica que el aprendizaje puede desempeñar un papel importante en la determinación de los objetivos de las personas.

Aquí, evaluamos cómo el aumento de peso después de los intentos de dieta podría ser una respuesta adaptativa que implica aprender sobre el medio ambiente.

Nuestro modelo prueba el concepto de que el aumento de peso puede ser una respuesta a un entorno al que el sistema subconsciente evolucionado para controlar el almacenamiento de energía ya no se adapta.

El modelo

Suponemos que los humanos han evolucionado en entornos donde el suministro de alimentos fluctúa entre limitado y abundante, pero también que hay momentos, años o estaciones, donde la proporción de tiempo en que los alimentos son abundantes es mayor o menor. Por lo tanto, el nivel actual de disponibilidad de alimentos no es suficiente para inferir la disponibilidad de alimentos a largo plazo.

Es una característica omnipresente de los entornos naturales que la disponibilidad de alimentos varía con el tiempo y muestra una autocorrelación positiva y nuestra formulación captura esto de la manera más simple posible.

Modelamos un animal hipotético que utiliza reservas energéticas para satisfacer todas sus necesidades y trata de aprender sobre la disponibilidad de alimentos a largo plazo observando las fluctuaciones a corto plazo. Este animal se adapta a las condiciones a lo largo de la historia evolutiva en las que el suministro de alimentos fluctúa. Estamos interesados en las consecuencias si los intentos de dieta son interpretados por el cerebro subconsciente como tales fluctuaciones.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022