Señales por "debajo del radar" de la conciencia | 16 AGO 19

¿Podemos controlar voluntariamente lo que comemos?

Rutas neurofisiológicas que conducen a la obesidad: debajo de la conciencia y más allá del control individual
Autor/a: Deborah A. Cohen Fuente: Diabetes. 2008 Jul; 57(7): 1768–1773. doi: 10.2337/db08-0163 Neurophysiological Pathways to Obesity: Below Awareness and Beyond Individual Control

¿Quién decide qué comemos? Un artículo publicado en la revista DIABETES en el año 2008 que en IntraMed pensamos que vale la pena rescatar para volver a pensar en sus conclusiones que mantienen plena vigencia en nuestros días.

"Quien decidirá lo que comemos será quien tenga el poder de interactuar con la sensorialidad. El que domine las aferencias, dominará los comportamientos." Dr. Julio Montero

Resumen

  • Una epidemia mundial de obesidad está ocurriendo simultáneamente con aumentos continuos en la disponibilidad y saliencia (relevancia) de los alimentos en el medio ambiente. La obesidad está aumentando en todos los grupos socioeconómicos y niveles educativos y ocurre incluso entre las personas con los niveles más altos de educación y experiencia en nutrición y campos relacionados.
     
  • Dadas estas circunstancias, es plausible que el consumo excesivo de alimentos ocurra de una manera que desafíe la percepción personal o esté por debajo de la conciencia individual.
     
  • El entorno alimentario actual estimula respuestas reflejas automáticas que aumentan el deseo de comer y aumentan la ingesta calórica, lo que hace que sea extremadamente difícil para las personas resistirse, especialmente porque pueden no ser conscientes de estas influencias.

Introducción

Dado que las personas tienen una capacidad limitada para moldear el entorno alimentario individualmente y no tienen la capacidad de controlar las respuestas automáticas a las señales relacionadas con los alimentos que se perciben inconscientemente, corresponde a la sociedad en su conjunto regular el entorno alimentario, incluido el número y los tipos de alimentos. señales relacionadas, tamaños de porciones, disponibilidad de alimentos y publicidad de alimentos.

Existe un consenso cada vez mayor de que la epidemia mundial de obesidad es el resultado del aumento de la urbanización y la globalización, junto con cambios significativos en el entorno alimentario. La obesidad fue inicialmente más alta en los países desarrollados, pero los países en desarrollo se están poniendo al día rápidamente.

El pensamiento dominante sobre la obesidad es que la prevención y el tratamiento son una cuestión de autocontrol y de que las personas toman decisiones alimenticias más sabias.

Sin embargo, si este es realmente el caso, implica que hace 30 años, antes de que aumentara la obesidad, la población tenía más autocontrol y tomaba decisiones más sabias, y desde entonces, nuestra capacidad colectiva de autocontrol debe haber disminuido. También sugiere que las personas que viven en otros países con tasas más bajas de obesidad tienen más autocontrol que los estadounidenses.

Así como las suposiciones de que un cambio en la genética y / o el metabolismo es responsable del aumento de la obesidad en las últimas tres décadas son inverosímiles debido a la falta de evidencia de mutaciones durante este corto período de tiempo.

La idea de que los niveles de responsabilidad personal, conocimiento, inteligencia o el carácter moral de la mayoría de la población están disminuyendo rápidamente tampoco es una explicación creíble de este fenómeno.

Es poco probable que la naturaleza de las personas haya cambiado tan dramáticamente. Sin embargo, lo que ha cambiado dramáticamente es el entorno en el que vivimos.

La disponibilidad y asequibilidad de los alimentos ha aumentado, debido a una combinación de avances tecnológicos en la conservación y el envasado de alimentos, una mayor producción de alimentos y rendimientos de los cultivos, y la disminución de los costos de los alimentos en relación con el ingreso total. En muchas partes del mundo, los alimentos están disponibles para todas las clases socioeconómicas las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

Además, si bien la publicidad de alimentos no es nueva, una mayor sofisticación en el marketing, incluido el desarrollo de la marca, el uso ampliado de máquinas expendedoras y otros mecanismos de autoservicio, tecnologías como el seguimiento del movimiento ocular y la aplicación de la psicología social, se utilizan ampliamente. aumentar la compra por impulso y las ventas de alimentos altamente procesados. Las técnicas son cada vez más sofisticadas, personalizadas y dirigidas a aumentar su eficacia.

¿Podrían los aumentos en la disponibilidad de alimentos, la saliencia de los alimentos y la sofisticación del marketing moderno explicar la epidemia de obesidad?

Si es así, debe haber vías neurofisiológicas dentro de los humanos que faciliten el consumo de alimentos disponibles. Además, estos mecanismos deberían afectar a todos los grupos de población de manera similar, independientemente de los ingresos o el nivel de educación.

Aunque las personas con un mayor nivel de educación tienen tasas más bajas, la prevalencia del sobrepeso y la obesidad está aumentando en las personas bien educadas en aproximadamente la misma tasa que en las personas menos educadas. No es inusual ver a médicos, enfermeras y dietistas con conocimientos expertos sobre nutrición y control de peso que tienen sobrepeso u obesidad.

Por lo tanto, es probable que los mecanismos que afectan la ingesta de alimentos no sean una cuestión de toma de decisiones consciente basada en el conocimiento, sino que operan por debajo del nivel de conciencia individual y más allá del control individual.

Este artículo revisará la interacción entre el entorno alimentario y la neurofisiología humana para proporcionar evidencia inicial de que, en gran medida, la obesidad es la consecuencia de respuestas automáticas y en gran medida incontrolables a un entorno con disponibilidad excesiva de alimentos y señales agresivas e implacables que causan personas comer demasiado.

Se proponen diez posibles vías neurofisiológicas que, junto con aumentos sin precedentes en la disponibilidad de alimentos y la comercialización de alimentos, podrían explicar cómo y por qué las personas consumen más calorías de las que gastan, especialmente sin su plena conciencia o control de su comportamiento. Los mecanismos incluyen:

1) Respuesta refleja fisiológica a los alimentos e imágenes de los alimentos.

2) Preferencias innatas de azúcar y grasa.

3) Estrategias de supervivencia cableadas en el cerebro, que incluyen comportamientos de alimentación en respuesta a la variedad y la novedad alimentaria, también sin conciencia.

4) Incapacidad para juzgar el volumen o las calorías, ya sea a través de la percepción visual o señales internas de saciedad.

5) Tendencia natural a conservar energía.

6) Neuronas espejo que llevan a las personas a imitar el comportamiento de otros humanos, a menudo sin conciencia.

7) Activación automática del estereotipo.

8) Respuestas condicionadas que resultan en el deseo de comida cuando se confrontan con señales relacionadas con productos comestibles.

9) Respuestas automáticas al cebado.

10) Capacidad cognitiva y control autorregulador limitados.


Respuesta fisiológica refleja a la alimentación y a las señales de productos comestibles: las comida nos hace hambirentos

Los estudios del cerebro han demostrado que cuando a las personas se les muestra una imagen de los alimentos, secretan dopamina en el cuerpo estriado dorsal, lo que produce antojos y motivaciones para comer.

Las sensaciones asociadas con la dopamina para obtener y consumir los alimentos disponibles (motivación) pueden no distinguirse fácilmente de las verdaderas sensaciones de hambre causadas por un nivel bajo de glucosa en sangre.

Aunque de magnitud más débil, los eventos neurofisiológicos desencadenados a la vista de los alimentos afectan la misma parte del cerebro y parecen idénticos a los que experimentan los drogadictos cuando se muestran imágenes de sus drogas de elección. En ambos casos, el cuerpo estriado dorsal está activo y secreta dopamina.

Si bien los estudios de la secreción de dopamina y los comportamientos alimenticios son limitados, en conjunto, indican que el entorno externo es responsable de desencadenar la secreción de dopamina en individuos con peso normal y obesos y que esta respuesta refleja no se puede evitar cuando las personas están expuestas a alimentos o a imágenes de comida.

Dado el crecimiento en el número de puntos de venta de alimentos y máquinas expendedoras, mayor publicidad de alimentos y mayores ventas de alimentos en sitios que no están principalmente en negocios para vender alimentos (por ejemplo, ferreterías, librerías, lavaderos de autos), las personas no pueden evitar fácilmente esta fuente de estimulación de dopamina y las sensaciones de hambre inducidas artificialmente asociados en la sociedad moderna.

Preferencias innatas para el azúcar y la grasa: límites al autocontrol

Las personas nacen con preferencias naturales por los dulces. Cuando se les ofrecen diferentes líquidos, los recién nacidos beben mayores cantidades de soluciones dulces que el agua corriente o las soluciones agrias.

Las personas también prefieren las grasas porque también activan el sistema de recompensa del cerebro; Las grasas también reducen las señales de saciedad fisiológica.

Las ventas de artículos hechos principalmente de grasas y azúcares representan el segmento de más rápido crecimiento y proporcionan las mayores ganancias para la industria alimentaria.

Debido a que el azúcar y las grasas son favorecidas impulsivamente, son fáciles de vender, especialmente cuando se utilizan técnicas para promover comportamientos impulsivos. Por esta razón, los supermercados suelen colocar artículos como los dulces en los pasillos de pago para tentar a las personas mientras esperan en la cola. Cuanto más tiempo estén expuestas las personas a estos alimentos deseados por naturaleza, más difícil será para ellos resistirse.

El autocontrol (la capacidad de resistir las tentaciones), por otro lado, se fatiga como un músculo y la mayoría de las personas no pueden controlarse sin cesar sin pagar un precio a corto plazo o perder el control a largo plazo.

En un estudio, se descubrió que las personas a las que primero se les pidió que se resistieran a las galletas con chips de chocolate durante 20 minutos redujeron significativamente el rendimiento al resolver un rompecabezas, y se dieron por vencidos después de un promedio de 8 minutos en comparación con 21 minutos para aquellas personas a las que no se les mostró ninguna galleta.

El fracaso a largo plazo es el resultado típico para la mayoría de las personas que inicialmente pierden peso con dietas; generalmente lo recuperan dentro de 6 meses a 1 año.

Estrategias de supervivencia con circuitos cerebrales incluidos que producen conducta de forrajeo

Los seres humanos evolucionaron como cazadores-recolectores, lo que significaba que para sobrevivir, recolectaban alimentos en abundancia cuando estaban disponibles.

Una estrategia de supervivencia fue seleccionar variedades de alimentos en lugar de depender de una sola fuente. Por lo tanto, las personas son por naturaleza omnívoras, capaces de consumir una amplia variedad de plantas y animales. Cuanto más variada sea la dieta humana, mayor será la probabilidad de obtener la amplia variedad de micronutrientes y vitaminas que nuestros cuerpos necesitan para un funcionamiento óptimo.

Como consecuencia de estas estrategias de supervivencia atávicas, las personas responden a la variedad consumiendo grandes cantidades totales de alimentos.

La industria alimentaria es muy consciente de cuán atraídos por la variedad somos las personas y, como consecuencia, presenta más de 10.000 nuevos productos alimenticios procesados anualmente. Por ejemplo, las personas que ofrecían una combinación de 10 colores de gominolas consumían un 43% más que las que ofrecían una combinación de siete colores. Sin embargo, los individuos mismos generalmente no son conscientes de cómo la variedad influye en la cantidad de alimentos que consumen.

La abundancia es otro factor que influye en el consumo. Cuando las personas reciben grandes cantidades de alimentos, consumen mayores cantidades. En un estudio, las personas que recibieron porciones más grandes consumieron un 30% más que las que recibieron porciones más pequeñas.

Los supermercados explotan la respuesta humana a la abundancia y variedad al dedicar grandes cantidades de espacio en los estantes a una amplia variedad de bebidas endulzadas con azúcar agregado, bocadillos salados y galletas altamente rentables.

Si bien la calidad de los nutrientes dentro de estos elementos puede no variar significativamente, el empaque, los sabores, los nombres y otras características de los otros productos varían y el subconsciente humano puede percibir falsamente que representan una variedad nutricional.

Si las personas se alimentan automáticamente en respuesta a la disponibilidad, en el mercado actual, obtendrán más fácilmente refrigerios ricos en energía y ricos en calorías con poco valor nutritivo. En los supermercados, se estima que los "alimentos chatarra" ocupan ∼33% de todo el espacio en los estantes.

Las tiendas de conveniencia a menudo llevan tales refrigerios mientras almacenan pocos o muy pocos alimentos nutritivos como frutas y verduras, que, en el mejor de los casos, ocupan una fracción de todo el espacio en los estantes.

Las técnicas simples, como aumentar la prominencia o saliencia con las góndolas del pasillo final o al nivel de los ojos, pueden aumentar las ventas hasta cinco veces y en estas estanterías generalmente se almacenan los artículos de alto beneficio que tienen un bajo valor nutricional.

Inhabilidad para evaluar el volumen y la calidad de las señales

Los estudios han demostrado que los humanos carecen de la capacidad de estimar el volumen y las cantidades de las porciones en función de la apariencia.

Por ejemplo, en dos estudios, tanto adultos como niños subestimaron la cantidad de líquido en vasos cortos y anchos. Además, las personas no pueden estimar con precisión las calorías en varios alimentos y subestimar las calorías según el contexto en el que se presentan los alimentos.

El tamaño de las porciones de alimentos en restaurantes ha aumentado desde la década de 1970, y una comida típica en restaurantes ahora proporciona de dos a cinco veces más calorías de las necesarias. Dado que las personas no pueden juzgar el tamaño de las porciones o la densidad de energía, no es sorprendente que sin saberlo puedan consumir demasiadas calorías.

Además, las personas no tienen señales internas que les permitan regular con precisión la cantidad de calorías que consumen ni compensan comiendo menos en una comida si han comido en exceso en otra. El volumen de alimentos, en lugar de las calorías, hace que las personas se sientan más llenas, mientras que las calorías son importantes para el aumento de peso. En un estudio, el grupo que consumió dos porciones de sopa densa y baja en energía al día tuvo un 50% más de pérdida de peso que el grupo que recibió las mismas calorías que los refrigerios de alta densidad energética.

Si bien los mecanismos homeostáticos internos trabajan para mantener constante el peso corporal del adulto, estos mecanismos pueden ser anulados fácilmente por factores externos, denominados "respuestas hedónicas", que son estimuladas por factores externos que incluyen señales visuales, olfativas y auditivas.

Tendencia natural para conservar energía

Además de estar programados para responder a los alimentos con el deseo de comer, los humanos también están diseñados para conservar energía a través de atajos o métodos y dispositivos que ahorran trabajo. Esto significa que las personas se sienten automáticamente más atraídas por los alimentos que son convenientes en comparación con los alimentos que requieren trabajo para prepararse.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022