Como complemento de los agonistas de la dopamina | 06 SEP 19

Rasagilina en la enfermedad de Parkinson

La rasagilina ha demostrado su eficacia como monoterapia, como un complemento de los agonistas dopaminérgicos y como un complemento de la L-dopa en pacientes que experimentan fluctuaciones motoras
Autor/a: Hauser R.A., Silver D. y colaboradores Mov Disord. 2014 Jul;29(8):1028-34
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencias bibliográficas
Texto principal

Introducción

Los agonistas dopaminérgicos a menudo se usan como monoterapia de primera línea para el control sintomático de la enfermedad de Parkinson (EP). Sin embargo, la monoterapia con éstos generalmente se vuelve inadecuada en unos pocos años,  momento en el cual debe aumentarse la dosis los mismos o agregarse otros medicamentos.

Esto puede ser problemático ya que las dosis más altas de agonistas dopaminérgicos se asocian con un mayor riesgo de eventos adversos, como los trastornos del control de los impulsos, somnolencia diurna excesiva, sueño de aparición súbita, edema y alucinaciones.

La L-dopa también se utiliza a menudo en esta etapa, pero se asocia con el desarrollo de complicaciones motoras. Esta es a menudo la razón principal por la que se inicia la terapia de la EP con agonistas dopaminérgicos, especialmente en pacientes más jóvenes, como estrategia para demorar la utilización de L- dopa.

La rasagilina actúa reduciendo el metabolismo de la dopamina del cuerpo estriado, y este mecanismo de acción proporciona un fundamento para la terapia complementaria a los agonistas dopaminérgicos para proporcionar un beneficio sintomático adicional, al tiempo que mantiene una buena tolerabilidad y retrasa aún más el inicio de la terapia con L-dopa.

Faltan datos prospectivos que examinen el efecto de la rasagilina cuando se agrega a la monoterapia con agonistas dopaminérgicos (es decir, en ausencia de L-dopa). El objetivo de este estudio fue, por lo tanto, determinar la eficacia clínica, la seguridad y la tolerabilidad de la rasagilina una vez al día como terapia complementaria para los pacientes con EP temprana que no se controlan de manera óptima con la monoterapia con agonistas dopaminérgicos.


Pacientes y métodos

Se realizó un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado por placebo de 18 semanas de rasagilina 1 mg/d como complemento de la terapia con agonistas dopaminérgicos (ropinirol 6 mg /d o pramipexol 1.0 mg / d) a pacientes con EP temprana cuyas condiciones no se controlaron adecuadamente con su régimen de tratamiento actual.

No se permitieron los inhibidores concomitantes de la monoaminooxidasa (MAO) dentro de los 60 días anteriores al inicio del estudio y los medicamentos contraindicados para el uso de rasagilina. El uso concomitante de antidepresivos fue a discreción del investigador.

En la visita 1, los pacientes se sometieron a pruebas de detección y de referencia y los pacientes que cumplieron con los criterios de elegibilidad se asignaron al azar 1: 1 a la adición de rasagilina 1 mg/día o placebo respectivamente. Las visitas de estudio posteriores se realizaron en las semanas 9 (visita 2) y 18 (visita 3).

La variable primaria de eficacia fue el cambio en la puntuación total de UPDRS (suma de las partes I, II y III) desde el inicio hasta la semana 18, comparando los grupos de rasagilina y placebo y la prueba de olfato Brief Smell Identification Test (B-SIT) se realizó al inicio del estudio, la semana 9 y la semana 18.

Las escalas para resultados en la cognición de la EP (SCOPA-cognición) 11 y el cuestionario de la EP de 39 ítems (PDQ-39) se realizaron al inicio del estudio y durante la semana 18. Las reacciones adversas al tratamiento se registraron a lo largo del estudio. La puntuación de somnolencia diurna de SCOPA se obtuvo al inicio del estudio, la semana 9 y la semana 18.


Resultados

La duración media de la EP fue de 2.1 años, y la puntuación total de UPDRS promedio fue de 31.0 ± 13.83; 133 (41,4%) sujetos tomaban ropinirol y 188 (58,6%) tomaban pramipexol. Veintidós pacientes (6,7%) (rasagilina, n = 12 ; placebo, n = 10 ) recibieron amantadina concomitante, y 12 pacientes (3,7%) (rasagilina, n = 7 ; placebo, n = 5 )estaban recibiendo medicación anticolinérgica concomitante.

No hubo diferencias significativas entre los grupos en la proporción de pacientes que requirieron tratamiento con L-dopa de rescate (rasagilina, n  = 6; placebo, n = 5), o en el momento del inicio de la terapia de rescate .

Eficacia

El estudio cumplió su objetivo final primario. Los resultados demostraron una mejora significativamente mayor en el Total (P = 0.222). La media de los puntajes B-SIT de la línea de base de SD fue de 6.1 ± 2.4 y 6.0 ± 2.5 para los grupos de rasagilina y placebo y se mantuvo sin cambios en ambos grupos en la semana 18. Del mismo modo, no se observaron diferencias significativas en el cambio en las puntuaciones de SCOPA-cognición o PDQ-39 entre los grupos.

Seguridad y Tolerabilidad

Trece (8,0%) pacientes en el grupo de rasagilina interrumpieron el estudio debido a EA, en comparación con siete (4,2%) en el grupo de placebo.

Las náuseas provocaron la interrupción del tratamiento en tres pacientes (n = 2 en el grupo de rasagilina y n = 1 en el grupo de placebo), el mareo dio lugar a la interrupción en dos pacientes (ambos en el grupo de rasagilina), y todos los demás efectos adversos que llevaron a la interrupción ocurrieron en un solo paciente.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024