Contra el sarampión, la difteria y el tétanos | 20 JUL 19

OMS: 20 millones de niños no recibieron vacunas vitales en 2018

Nuevas estimaciones revelan un peligroso estancamiento de las tasas mundiales de vacunación debido a los conflictos, la desigualdad y la autocomplacencia
OMS

Veinte millones de niños en todo el mundo –más de 1 de cada 10– no recibieron en 2018 vacunas vitales contra el sarampión, la difteria y el tétanos, según los nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF.

A nivel mundial, la cobertura de inmunización con tres dosis de la vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina (DTP3), y una dosis de la vacuna contra el sarampión, se ha estancado desde 2010 en alrededor del 86%. Aunque esta cifra es elevada, no es suficiente. Se necesita una cobertura del 95% a escala mundial –que abarque a los países y las comunidades– para garantizar la protección contra los brotes de enfermedades que pueden prevenirse con vacunas.

“Las vacunas son una de nuestras herramientas más importantes para prevenir brotes y mantener al mundo seguro”, dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud. “Aunque hoy en día la mayoría de los niños están siendo vacunados, la cifra de los que se quedan atrás es excesiva. Lo que resulta inaceptable es que a menudo quienes no reciben la vacuna son precisamente quienes corren un mayor riesgo: los más pobres, los más marginados, los afectados por los conflictos o las personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares”.

 

La mayoría de los niños no vacunados viven en los países más pobres, y un número desproporcionado se encuentra en estados frágiles o afectados por conflictos.

Casi la mitad viven en sólo 16 países: Afganistán, Chad, Etiopía, Haití, Iraq, Malí, Níger, Nigeria, Pakistán, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Siria, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Yemen.

Si estos niños se enferman corren el riesgo de sufrir graves consecuencias para su salud, y son quienes menos probabilidades tienen de acceder a tratamientos y cuidados que pueden salvar sus vidas.

Los brotes de sarampión revelan lagunas arraigadas en la cobertura, a menudo a lo largo de muchos años

Las disparidades en el acceso a la vacuna siguen siendo considerables entre los países y dentro de cada uno de ellos, independientemente de su nivel de ingresos. Esto ha dado lugar a brotes devastadores de sarampión en muchas partes del mundo, incluidos países que tienen altas tasas generales de vacunación.

En 2018 se registraron casi 350.000 casos de sarampión en todo el mundo, más del doble que en 2017.

“El sarampión es un indicador en tiempo real de los lugares donde tenemos más trabajo que hacer para combatir las enfermedades prevenibles”, dijo Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF. “Debido a que el sarampión es tan contagioso, un brote indica que las comunidades están dejando de recibir las vacunas debido al acceso, los costos o, en algunos lugares, la autocomplacencia. Tenemos que agotar todos los esfuerzos para inmunizar a cada niño”. 

Diez países con la mayor tasa registrada de incidencia de casos de sarampión (2018) Cobertura con la primera dosis de sarampión (2010) Cobertura con la primera dosis de sarampión (2018)
1. Ucrania 56 91
2. República Democrática del Congo 74 80
3. Madagascar 66 62
4. Liberia 65 91
5. Somalia 46 46
6. Serbia 95 92
7. Georgia 94 98
8. Albania 99 96
9. Yemen 68 64
10. Rumania 95 90

Ucrania encabeza una lista diversa de países con la tasa de incidencia de sarampión más alta registrada en 2018. Aunque el país ha logrado vacunar a más del 90% de sus bebés, la cobertura ha sido reducida durante varios años, lo que ha dejado a un gran número de niños mayores y adultos en situación de riesgo.

En otros países con alta incidencia y alta cobertura hay grupos significativos de personas que no han recibido la vacuna contra el sarampión en el pasado. Esto demuestra que una baja cobertura a lo largo del tiempo, o la existencia de comunidades determinadas de personas no vacunadas, pueden desencadenar brotes mortales.

Datos de cobertura de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) disponibles por primera vez

También hay datos por primera vez sobre la cobertura de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), que protege a las niñas contra el cáncer de cuello uterino más adelante en sus vidas. En 2018, en 90 países donde vive 1 de cada 3 niñas se había incorporado la vacuna contra el VPH en los programas nacionales. Sólo 13 de ellos son países de bajos ingresos. Esto lleva a que las personas que tienen un mayor riesgo de sufrir los efectos devastadores del cáncer de cuello uterino sean quienes tienen menos probabilidades de recibir la vacuna.

La OMS y UNICEF, junto con asociados como Gavi, la Alianza para la Vacunación, están apoyando a los países para que fortalezcan sus sistemas de inmunización y la respuesta a los brotes, entre otras cosas mediante la vacunación sistemática de todos los niños, la realización de campañas de emergencia, y la capacitación y el equipamiento de los trabajadores de la salud. Todas estas medidas son esenciales para la prestación de servicios de salud de buena calidad en el nivel primario.

Acerca de los datos

Desde 2000, la OMS y UNICEF elaboran conjuntamente estimaciones anuales de la cobertura nacional de inmunización de los Estados Miembros. Además de producir las estimaciones de la cobertura de inmunización para 2018, el proceso de estimación de la OMS y UNICEF examina toda la serie histórica de datos sobre inmunización con la información más reciente disponible.

Datos y cifras

  • La inmunización previene enfermedades, discapacidades y defunciones por enfermedades prevenibles mediante vacunación, tales como el cáncer cervical, la difteria, la hepatitis B, el sarampión, la paroditis, la tos ferina, la neumonía, la poliomielitis, las enfermedades diarreicas por rotavirus, la rubéola y el tétanos.
     
  • La tasa mundial de cobertura de la vacunación se mantiene en el 86%. En los últimos años no se han registrado cambios significativos.
     
  • El uso de vacunas nuevas o infrautilizadas está aumentando.
     
  • Se calcula que si se mejorara la cobertura vacunal mundial se podrían evitar 1,5 millones de muertes.
     
  • Se estima que 19,4 millones de lactantes de todo el mundo aún no han sido vacunados contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3).

La cobertura vacunal mundial —la proporción de niños de todo el mundo que reciben las vacunas recomendadas— se ha estancado en los últimos años.

Durante 20187, se administraron tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina (DTP3) al 86% de los niños de todo el mundo (unos 116,2 millones), a fin de protegerlos contra graves enfermedades infecciosas que podrían provocarles trastornos y discapacidades graves, e incluso la muerte. Para 2018, 129 países habían alcanzado por lo menos el 90% de cobertura con la vacuna DTP3.

Cobertura vacunal mundial en 2018

La Haemophilus influenzae tipo b (Hib) provoca meningitis y neumonía. A finales de 2018, la vacuna contra la Hib se había introducido en 191 países. Se estima que la cobertura mundial con tres dosis de la vacuna contra Hib es de un 72%. Hay grandes disparidades entre las regiones. En la Región de las Américas y la Región de Asia Sudoriental, se calcula que la cobertura es del 87%, mientras que en la Región del Pacífico Occidental es solo del 23%.

La hepatitis B es una infección viral que afecta al hígado. A finales de 2018, la vacunación de los lactantes contra la hepatitis B se había introducido a escala nacional en 1897 países. Se estima que la cobertura mundial con tres dosis de vacuna contra la hepatitis B es del 84%, y asciende hasta el 93% en el Pacífico Occidental. Además, 109 países han introducido la vacunación de los recién nacidos con una dosis en las primeras 24 h de vida, y la cobertura mundial es del 42%.

El papilomavirus humano —la infección viral más común del aparato reproductor— puede provocar cáncer cervicouterino y otros tipos de cáncer y verrugas genitales tanto en hombres como en mujeres. A finales de 2018, la vacuna contra el papilomavirus humano se había introducido en 90 países; en cuatro de ellos, se había introducido solo en partes del territorio.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa, causada por un virus que, generalmente, provoca fiebre alta y erupción, y puede ocasionar ceguera, encefalitis y defunción. A finales de 2018, el 86% de los niños habían recibido una dosis de la vacuna contra el sarampión antes de cumplir los 2 años; por otra parte 171 países habían incluido una segunda dosis como parte de la inmunización sistemática, y el 69% de los niños recibieron dos dosis de conformidad con el calendario vacunal de su país.

La meningitis A es una enfermedad infecciosa que puede provocar daño cerebral grave y suele ser mortal. A finales de 2018, 8 años después de su introducción, más de 280 millones de personas en los países africanos afectados por la enfermedad habían sido vacunadas con MenAfriVac, una vacuna revolucionaria desarrollada por la OMS y el Programa de Tecnología Sanitaria Apropiada (PATH). En 2012, esta vacuna fue la primera aprobada para estar fuera de la cadena de frío, durante periodos de hasta 4 días y a temperaturas de hasta 40 °C. Ghana y el Sudán fueron los dos primeros países que integraron la vacuna MenAfriVac en su plan de vacunación sistemática en 2016, seguidos de Burkina Faso, Chad, Malí, Níger y la República Centroafricana en 2017, y Côte d'Ivoire y Gambia en 2018.

La parotiditis es una enfermedad viral muy contagiosa que causa una dolorosa inflamación en los laterales de la cara, debajo de los oídos (las glándulas parótidas), fiebre, cefalea y dolores musculares. Puede desencadenar una meningitis viral. A finales de 2018, la vacuna contra la parotiditis se había introducido a escala nacional en 122 países.

Las enfermedades por neumococos son la neumonía, la meningitis y la bacteriemia febril, además de la otitis media, la sinusitis y la bronquitis. A finales de 2018, la vacuna antineumocócica se había introducido en 145 países (en tres de ellos, se había introducido en partes del territorio), y la cobertura mundial de la tercera dosis estimada era del 47%.

La poliomielitis es una enfermedad viral altamente infecciosa que puede provocar parálisis irreversible. En 2018, el 85% de los lactantes de todo el mundo recibieron tres dosis de la vacuna antipoliomielítica. La poliomielitis, que es objeto de medidas para su erradicación mundial, se ha eliminado en todos los países salvo en Afganistán, Nigeria y el Pakistán. Algunos países libres de poliomielitis se han infectado por virus importados, y todos los países, especialmente los que padecen conflictos e inestabilidad, siguen en situación de riesgo hasta que la enfermedad se haya erradicado completamente.

Los rotavirus son la causa más común de enfermedades diarreicas graves entre los niños pequeños en todo el mundo. A finales de 2018, la vacuna contra los rotavirus se había introducido en 101 países (en cuatro de ellos, se había introducido en partes del territorio) y la cobertura mundial estimada era del 35%.

La rubéola es una enfermedad viral generalmente leve en los niños, si bien la infección al comienzo del embarazo puede dar lugar a muerte fetal o síndrome de rubéola congénita, que a su vez puede provocar daños en el cerebro, el corazón, los ojos y los oídos. A finales de 2018, la vacuna contra la rubéola se había introducido a escala nacional en 168 países y la cobertura mundial estimada era del 69%.

El tétanos es una enfermedad provocada por una bacteria que crece en ausencia de oxígeno, por ejemplo, en heridas sucias o en el cordón umbilical si no se lo mantiene limpio. Las esporas de C. tetani están presentes en el medio ambiente, independientemente de la ubicación geográfica. La bacteria produce una toxina capaz de causar graves complicaciones, e incluso la muerte. El tétanos materno y neonatal sigue siendo un problema de salud pública en 13 países, principalmente en África y Asia.

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica viral grave transmitida por mosquitos infectados. Hasta 2018, la vacuna contra la fiebre amarilla se había introducido en los programas de inmunización sistemática de lactantes de 36 de los 40 países y territorios de África y las Américas amenazados por esa enfermedad. En estos 40 países, se estima una cobertura vacunal del 49%.

Principales retos

Se calcula que en 2018, 19,4 millones de lactantes de todo el mundo quedaron fuera del alcance de los servicios de inmunización sistemática, por ejemplo la DTP3. Alrededor del 60% de ellos viven en 10 países, a saber: Angola, Brasil, Etiopía, Filipinas,  India, Indonesia, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo y Vietnam.

El seguimiento de los datos a nivel subnacional es fundamental para ayudar a los países a priorizar y adaptar las estrategias de vacunación y los planes operacionales para colmar las lagunas en materia de inmunización y hacer llegar a todas las personas vacunas que pueden salvarles la vida.

El examen de 2018 abarca 39 años de estimaciones de la cobertura, de 1980 a 2018. La cobertura DTP3 se utiliza como indicador para evaluar la proporción de niños vacunados y se calcula para los niños menores de un año. El número estimado de niños vacunados se calcula a partir de los datos demográficos proporcionados por la publicación de las Naciones Unidas Perspectivas de la población mundial de 2019.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí