Su epidemiología: prevalencia y factores de riesgo | 30 JUN 20

Prevalencia global de la disfunción eréctil

La disfunción eréctil constituye una gran carga para la sociedad debido a su alta prevalencia e impacto en la calidad de vida, y también es un factor de riesgo para la ECV, la demencia y la mortalidad por todas las causas
Autor/a: Anna Kessler, Sam Sollie y colaboradores BJU Int. 2019 Jul 2

Introducción

La disfunción eréctil (DE) representa un problema de salud en aumento que causa un impacto significativo en la calidad de vida (CV) de los hombres en todo el mundo. Se estima que 322 millones de hombres en todo el mundo se verán afectados por la disfunción eréctil en 2025, un aumento de 152 millones de hombres respecto del año 1995.

Esto también se refleja en una creciente carga económica. El gasto anual en EE. UU. en tratamientos para la DE fue de $ 330 millones en 2000, comparado con $ 185 millones en 1994 (excluyendo los costos farmacéuticos.

La DE también afecta significativamente la calidad de vida de las parejas de hombres. Las parejas de hombres con DE experimentan una menor satisfacción sexual, correlacionada con el grado de DE en su pareja.

La fisiología para lograr y mantener una erección implica la integración de vías psicológicas, hormonales, neurológicas y vasculares. La DE es, por lo tanto, un síntoma de una amplia gama de patologías.

A menudo se clasifica en etiologías orgánicas (endócrinas, neurológicas, vasculares y estructurales) y psicógenas; sin embargo, ambas están a menudo muy interconectados y son difíciles de discernir.

El principal factor de riesgo asociado con la disfunción eréctil es la edad, y la prevalencia creciente de la disfunción eréctil está relacionada con el envejecimiento global de la población. Otros factores de riesgo asociados de forma independiente con la disfunción eréctil son la diabetes, la enfermedad cardiovascular (ECV), la depresión y la hipertrofia prostática benigna (HPB).

También se ha encontrado que la presencia de DE es un predictor de ECV, demencia y mortalidad por todas las causas.

La prevalencia de la disfunción eréctil es difícil de estimar debido al rango de definiciones utilizadas. La conferencia de desarrollo de consenso de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés) celebrada en 1993, definió la DE como "la incapacidad de lograr o mantener una erección suficiente para un desempeño sexual satisfactorio". Sin embargo, el desafío sigue siendo medir la DE con precisión en los estudios basados en la población, particularmente dada la naturaleza subjetiva de esta definición.

El Índice Internacional de Función Eréctil (IIEF) es un cuestionario autoadministrado desarrollado para detectar el tratamiento en los ensayos clínicos. Consta de 15 ítems categorizados por cinco dominios de funcionamiento sexual y, por lo tanto, representa una carga significativa para los encuestados.

Por lo tanto, posteriormente se desarrolló una versión abreviada del IIEF, la versión de cinco ítems del IIEF (IIEF-5) o Inventario de salud sexual para hombres (SHIM), con alta sensibilidad y especificidad en la detección de la DE en sujetos de ensayos clínicos para el citrato de sildenafil.

Derby et al. trataron de desarrollar una herramienta simple para evaluar la disfunción eréctil en estudios basados en la población. Se creó un cuestionario de un solo ítem y se evaluó contra el IIEF en el Massachusetts Male Aging Study (MMAS), un estudio de cohorte prospectivo de Boston, EE. UU.

Se encontró un alto acuerdo entre el cuestionario derivado de MMAS y el IIEF. Los cuestionarios derivados de IIEF y MMAS son las herramientas más comunes utilizadas para identificar ED en estudios basados en la población; sin embargo, otras herramientas todavía existen y se utilizan con frecuencia. Esto sigue siendo una limitación importante para la traducibilidad de los resultados del estudio.


Objetivo

Evaluar la prevalencia global de disfunción eréctil (DE); así como su asociación con el envejecimiento fisiológico y patológico mediante el examen de la relación entre la DE y la enfermedad cardiovascular (ECV), la hiperplasia prostática benigna (HPB) y la demencia. También buscamos caracterizar las discrepancias causadas por el uso de diferentes herramientas de cribado.


Métodos

Se realizó una búsqueda en los estudios basados en la población que investigan la prevalencia de DE y la asociación entre la DE y la ECV, la HPB y la demencia en la población general.


Resultados

Selección de estudios

La búsqueda inicial de estudios sobre la prevalencia global de la disfunción eréctil arrojó resultados de 1501 trabajos, después de que se eliminaron los duplicados y se aplicaron los filtros (n = 799) se analizaron 702 registros.

Uso de cuestionarios

De los 41 estudios extraídos, 15 (36.6%) usaron el IIEF, 10 (24.4%) usaron el cuestionario derivado de MMAS y 16 (39.0%) usaron otras herramientas.

Prevalencia de disfunción eréctil

La prevalencia global global fue de 13,1 a 71,2%. La prevalencia por continente fue la siguiente:

  • América del Norte, 20.7%
  • Europa, 16.8–65.4%
  • Oceanía, 40,3–42%
  • Asia, 13,1–71,2%
  • África, 24–58.9%

Todos los estudios demostraron una tendencia a aumentar la prevalencia de la disfunción eréctil con la edad. Los hombres jóvenes (menores de 40 años) tenían una prevalencia excepcionalmente alta de DE.

Disfunción eréctil y enfermedad CV

En comparación con los hombres sin DE, los hombres con DE tenían un mayor riesgo de cardiopatía isquémica (1,08–1,87), insuficiencia cardíaca (5,19–8,00), hipertensión arterial (HTA; 0,89–3,60), dislipidemia (1.14–5.48), enfermedad vascular periférica (0.93–2.37), accidente cerebrovascular (1.43–3.30), angina (1.26), síndrome metabólico (1.35–1.52) y diabetes (0.58–8.94)

El riesgo de ECV se asoció positivamente con la gravedad de la disfunción eréctil y el aumento de la edad.  La prevalencia de ECV fue mayor en los hombres con DE y esto se correlacionó con la gravedad de la DE.

La incidencia de eventos de ECV por 100 personas / año en hombres con rigidez eréctil normal fue de 5,1 (IC del 95%: 4,2 a 6,1) en comparación con la rigidez reducida de 10,1 (IC del 95%: 7,4 a 13,8), y rigidez muy reducida de 19,0 (IC del 95%: 11,5).

Los hombres con DE también tuvieron un mayor riesgo de mortalidad por todas las causas (OR 1.26, IC 95% 1.01–1.57), así como la mortalidad por ECV (OR 1.43, IC 95% 1.00–2.05).

Solo un estudio no encontró un aumento significativo en la prevalencia de diabetes, HTA, ECV y dislipidemia en hombres con DE.

Disfunción eréctil e hipertrofia prostática benigna

Los hombres con DE tienen 1,33–6,24 veces más probabilidades de tener HPB que los hombres sin DE.

La prevalencia de la disfunción eréctil y la HPB varió del 5,2% al 40% y la prevalencia se asoció positivamente con el aumento de la edad.

El riesgo de BPH y DE también se correlacionó con la gravedad de la HPB; los hombres con HPB grave (IPSS ≥20) tenían 5.86–6.24 veces más probabilidades de tener DE que los hombres con HPB moderada (IPSS 8–19) a 1.7–4.41.

De manera similar, la prevalencia de la HPB y la DE se asoció con la gravedad de la DE, la prevalencia de la HBP en hombres sin DE fue del 10% en comparación con el 16%, 16%, 23% y 26% para la DE leve, leve-moderada, moderada y grave respectivamente.

Disfunción eréctil y demencia

Sólo se encontró un estudio que investigó la asociación entre la DE y la demencia en la población general. Yang et al. realizó un estudio de cohorte longitudinal de 4153 casos de DE al inicio y 20.765 controles seleccionados al azar de la Base de Datos de Investigación de Seguros de Salud de Taiwán. Durante el período de seguimiento de 7 años, el 2,5% de los casos desarrollaron demencia en comparación con el 1,5% de los controles.

Los participantes con DE tenían 1.68 veces más probabilidades de desarrollar demencia que los controles (cociente de riesgo [HR] 1.68, IC 95% 1.34– 2.10; P <0.001).


Discusión

La presente revisión identificó que la prevalencia global de la DE fue de 13,1 a 71,2%, de 15,5 a 69,2% y de 3 a 76,5%, según lo determinaron los estudios que utilizaron el IIEF / IIEF-5, el cuestionario derivado de MMAS u otros cuestionarios, respectivamente. .

Prevalencia global

Se ha encontrado que el rango de prevalencia de la disfunción eréctil varía ampliamente, lo que puede reflejar las diferencias en las edades de la población de cada estudio. Martins et al. estudiaron a jóvenes de 18 a 40 años en Brasil y encontraron una prevalencia general de 35.0% de DE, mientras que Moreira et al. también estudiaron a personas de 40 a 70 años en Brasil y encontraron una prevalencia general de DE de 45.9%.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022